Por qué podrían “llover” solicitudes de nuevos pactos colectivos (y cuáles fueron los primeros dos rechazados)

Los efectos del covid-19, y sobre todo en la afectación de la economía familiar, puede ser un argumento válido que utilicen las organizaciones sindicales para solicitar ajustes salariales.

Publicado el
Nuevas demandas salariales del sector público por medio de pactos colectivos o negociaciones podrían presentarse en 2021, según la apreciación de analistas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Nuevas demandas salariales del sector público por medio de pactos colectivos o negociaciones podrían presentarse en 2021, según la apreciación de analistas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Las actuales condiciones están acordes para que organizaciones sindicales del sector público realicen negociaciones de los pactos colectivos ante los efectos del coronavirus siguiendo lo ocurrido en la SAT –entidad que fijó un bono de productividad, se llegue o no a la meta de recaudación–. Esta es la apreciación de analistas.

De los pactos colectivos firmados en los últimos meses, solo se conoce que el de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), que otorgará tres bonos dos de Q2 mil y uno por Q1 mil 500, así como una nivelación salarial a los trabajadores en 2021, argumentando los efectos causados por la pandemia, sin embargo, se conoce que hay otros pactos que están o entrarán en negociación colectiva o bien en otras fases en el sector público.

Denegados

Al consultar a la Dirección Técnica del Presupuesto (DTP) del Ministerio de Finanzas (Minfin), sobre los análisis de la viabilidad presupuestaria de los pactos colectivos durante el periodo 2020-2021 se informó que se han entrado a conocer dos gestiones, las cuales fueron rechazadas.

Los pactos colectivos que entraron a conocer fueron el de la Secretaria de Bienestar Social y de la Defensoría de la Mujer Indígena, “casos en los que se ha indicado que no cuentan con la disponibilidad presupuestaria ni financiera para atender los beneficios salariales que se derivan de los proyectos de Pactos presentados”, se dio a conocer por la DTP.

“En el período 2020-2021, se ha dictaminado que las entidades que han gestionado la suscripción de Pactos Colectivos de Condiciones de Trabajo no cuentan con la viabilidad presupuestaria y financiera para atender los beneficios salariales que se derivan del mismo, los proyectos de Pacto no han generado costos adicionales sobre las finanzas públicas”, se resaltó por la referida Dirección.

En el caso de los pactos que se derivan de sentencia judicial, la DTP informó que las entidades deben analizar la disponibilidad financiera de su presupuesto de egresos vigente para dar cumplimiento a los beneficios económicos del mismo, siendo las máximas autoridades institucionales los responsables de la ejecución.

En 2021 el presidente Alejandro Giammattei no ajustó el salario mínimo para los trabajadores y mantuvo los vigentes del 2020. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Asíes: “No dieron el ejemplo”

Luis Linares López, analista de la Asociación de Investigación Estudios y Sociales (Asíes) y exministro de Trabajo, aseguró que se espera una gran lista de nuevos pactos colectivos, o bien, solicitudes de beneficios adicionales a los trabajadores del sector público ante los efectos causados por la pandemia.

Consideró que también sería un ejemplo y una reacción natural ante la actitud de las autoridades del Ejecutivo, que no adoptaron medidas de contención en cuanto a sus salarios, como sí ocurrió con líderes de otros países que decidieron reducir sus entradas.

“Las autoridades superiores no renunciaron a disminuir sus ingresos salariales, gastos de representación y otras prestaciones en medio de la pandemia; no hubo muestras de solidaridad, ni sacrificio y no se dio el ejemplo de contención”, señaló Linares López.

Advirtió que se esperan compromisos de negociación colectiva, emplazamientos por discusiones de pactos colectivos, y que deberán ser atendidos como lo estable la ley.

La Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (Enei-2 2019), señala que el promedio de ingresos a nivel nacional es mayor para personas asalariadas, que las independientes.

Las personas asalariadas en el urbano metropolitana obtienen ingresos por Q3 mil 657, y los independientes Q3 mil 382.

Según Linares López, se evidencia que, en promedio, los trabajadores del sector público tienen mejores ingresos que en el sector privado.

En 2021, el presidente Alejandro Giammattei congeló el salario mínimo, argumentando los efectos de la crisis, y la tabla salarial es la misma del 2020:

  1. Actividades No Agrícolas: Q92.88 diarios, Q3 mil 075.10 mensual
  2. Actividades Agrícolas: Q90.16 diarios, Q2 mil 992.37 mensual
  3. Exportación y Maquila: Q84.88 diarios, Q2 mil 831.77 mensual

Vienen los grandes pactos

Para Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana (AC), en los próximos meses se entrarán a conocer los pactos colectivos en los Ministerios de Educación y Salud, que son los que pueden mover los grandes desembolsos financieros públicos.

“Lamentablemente las máximas autoridades del Organismo Ejecutivo se pasan los criterios técnicos del propio Ministerio de Finanzas, y lo que hacen históricamente es negociar a cambio de favores políticos ese tipo de autorizaciones sin basarse en los criterios de la DTP”, apuntó.

Aseveró que, con estos pactos, se dejan de lado los criterios técnicos, que ponen en problemas y crisis el financiamiento del presupuesto por la carga que representan.

“Con Joviel Acevedo -dirigente magisterial- siempre ha existido la negociación política a cambio de favores y apoyo, no es nuevo viene de otras administraciones y este Gobierno no es la excepción”, precisó el analista de AC.