Sí, hay menos agencias bancarias y más cajeros automáticos

Puntos de acceso a servicios financieros subieron a 19 por cada 10 mil habitantes. Pandemia disparó canales electrónicos.

El 20.3% de los puntos de acceso a servicios financieros son cajeros automáticos con 4 mil 120 dispensadores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El 20.3% de los puntos de acceso a servicios financieros son cajeros automáticos con 4 mil 120 dispensadores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Guatemala tiene 19.2 puntos de acceso a servicios financieros por cada 10 mil habitantes, según el reciente boletín de indicadores de inclusión financiera de la Superintendencia de Bancos (SIB).

Los puntos de acceso son agencias, establecimientos y cajeros que, en el primer trimestre del 2021, alcanzaron 20 mil 249.

Los efectos de la pandemia pudieron haber acelerado el uso de canales digitales, según una fuente del sector bancario.

Desglose

De los 20 mil 249 puntos de acceso, el 66.2% son establecimientos de agentes bancarios, con una participación de 13 mil 405; el 20.3% son cajeros automáticos con 4 mil 120 dispensadores y el 13.5% son agencias bancarias con dos mil 274.

Al hacer una comparación con junio del 2018, hay variables interesantes, y en general los puntos de acceso aumentaron 34% en 33 meses.

Las estadísticas detallan que los establecimientos de agentes bancarios incrementaron 65% al pasar de ocho mil 89 a los 13 mil 405 en marzo de este año, que es el acceso que más ha crecido con cinco mil 315 establecimientos.

Los cajeros automáticos crecieron 5.2%, y pasaron de tres mil 917 a cuatro mil 120 dispensadores.

Mientras las agencias bancarias, decrecieron 12.6%, de tres mil 117 registradas en junio del 2018, en marzo de este año se reportaron dos mil 724, según el reporte oficial.

De las dos mil 724 agencias bancarias, el 44.5% se concentra en el área metropolitana con mil 212, seguido de la región suroccidente con 16.4% y 447 agencias, y la región central 263 agencias, o sea 9.7%.

En tanto que los establecimientos de agentes bancarios, la región suroccidente tiene una participación del 24% con tres mil 330; la región metropolitana 19.4% con dos mil 595, y las regiones noroccidente y central con una participación de 11% cada uno con 11 mil 596 y 11 mil 529.

El reporte indica que, por cada 10 mil adultos con cuentas de depósitos o línea de créditos, dos mil 566 están afiliadas a servicios financieros móviles.

Además, que, por cada 10 mil adultos, hay 12 mil 265 cuentas de depósito, y el 11.8% de adultos posee un préstamo bancario.

Por cada 10 mil habitantes en el país hay 19.2 puntos de acceso a servicios financieros. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Pandemia

Fernando Samayoa Delgado, directivo de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG), explicó que los efectos de la pandemia de covid-19 vinieron a cambiar los modos de operación de los bancos.

“Todos los bancos realizaron análisis de cuál era la tendencia del mercado, y hay más bancarización electrónica y la cantidad de transacciones electrónicas ha subido sustancialmente y los clientes se están acostumbrando a pagar electrónicamente”, afirmó el directivo.

En ese sentido, mencionó que ahora las personas están pagando a sus proveedores, clientes, compras electrónicas y pagos de servicios como agua, luz o teléfono todo en los canales electrónicos, y las agencias que se les conoce como de ladrillo y cemento se están reduciendo y se van eligiendo cuáles son las que cuentan con mayores transacciones, cuáles atienden a mayores clientes, tanto propios como externos. También se estudia aquellas agencias que son duplicadas que, por el número de transacciones, ya no hace mérito.

“Los bancos estamos llegando a más clientela, pero con otro mecanismo; ya no como agencia, sino por otros sistemas de bancarización que viene subiendo y que será la tendencia en el futuro”, enfatizó y recordó que ahora hay una visión del cliente digital.

Tendencias

Luis San José, analista de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), declaró que después de la pandemia se observó una situación con  más fuerza de las transacciones digitales, que era una tendencia que venía, pero que agarró fuerza.

Explicó que, en Guatemala, pero sobre todo en áreas urbanas, la tendencia se incrementó, y en el notorio incremento de los establecimientos de agentes bancarios se debe a las necesidades que se tienen en poblaciones rurales, donde no se acostumbra a utilizar tarjeta o transferencia electrónica y estos agentes facilitan las operaciones de depósitos o retiros.

Mientras en los cajeros, hay una migración reciente, de utilizar cheques o dinero en efectivo a emplear tarjetas y que la pandemia los fortaleció a su uso.

El analista de Asíes consideró que para el área urbana podría haber una disminución no tan marcada en los puntos de acceso bancario, pero sí un incremento de las operaciones electrónicas; y, de alguna forma, en las ciudades intermedias se observará el aumento de cajeros automáticos,  pero no a la velocidad del área metropolitana.

Lea también: El 1, 2, 3 de la internacionalización de las empresas (los retos y requisitos para lograrlo)

En el área rural se podrá observar un aumento de los establecimientos de agentes bancarios, y facilitar a los usuarios a no desplazarse de un lugar a otro para poder hacer un depósito o retiro.

Situación

El reporte da cuenta de que hay un millón 332 clientes afiliados a los servicios móviles, de los cuales un millón 201 se concentran en el departamento de Guatemala.

En promedio una operación por servicios móviles es de Q1 mil 137.

Por ejemplo, para una transferencia es de Q1 mil 722, operaciones de pagos de bienes o servicios, Q745; operaciones por pago de servicios básicos Q162 y operaciones por compra de tiempo de aire —para telefonía— Q30.

San José, declaró que los montos aún son marginales, y aún se mantiene la costumbre de acudir a una agencia bancaria a realizar las transacciones, pero una sugerencia es que estas plataformas sean más amigables sobre todo para la población adulta, para hacer una transacción rápida.