Una actitud positiva es la clave

Escuchar más y expresarse adecuadamente son dos factores que ayudarán a mejorar las relaciones laborales, el trabajo en equipo y la competitividad de la empresa.

Publicado el
Guatemaltecos han innovado en servicios y cada vez surgen nuevas ideas que apuntalan el emprendimiento. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).
Guatemaltecos han innovado en servicios y cada vez surgen nuevas ideas que apuntalan el emprendimiento. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).

Un estudio de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned) y la Universidad Erasmus de Rotterdam demostró que aquellos colaboradores adictos al trabajo no consiguen mejores rendimientos que quienes no manifiestan esta manía.

Por el contrario, son los empleados que no se obsesionan con el trabajo los que obtienen resultados más positivos.

Estar en un buen ambiente de trabajo, el salario, realizarse personalmente o tener estabilidad son algunos de los motivos para sertirse feliz en la oficina.

Sin embargo, hay errores comunes que podrían conducir al fracaso en el trabajo. Por eso, se hace necesario evaluar la manera de conectarse con los compañeros de trabajo y reconocer los problemas personales para desactivar las dificultades laborales; en resumen, se requiere un cambio de actitud.

Control

Los errores que pueden llevar a un colaborador a fracasar en el trabajo pueden ser de carácter técnico o personales, asociado a las emociones, afirma el consultor corporativo Carlos Luna Rivara.


Los errores técnicos comienzan por ceñirse con rigor a la teoría sin realizar los ajustes necesarios a tiempo.

En cuanto a las emociones, muchas personas carecen de la capacidad de plantear sus ideas, no pueden controlarse y la frustración o enojo es tan grande que los consume. “Mezclar la parte profesional con la personal es un error común que lleva al fracaso en la vida personal y los negocios”, explica Luna Rivara.

La actitud positiva es la clave para enfrentar cualquier adversidad laboral, destaca el consultor.

Para Egor Espinosa, consultor laboral y de recursos humanos, los errores dependen de los puestos que se desempeñen. La fata de concentración en las funciones propiciará accidentes y, por ende, malos resultados para la empresa.

En lo administrativo y gerencial, las faltas más graves son no saber dirigir y no dar seguimiento a los planes estratégicos y los procesos respectivos del negocio. Eso comienza a ejercer una mala presión sobre los colaboradores, lo que propicia un ambiente laboral desagradable.

Actitud

Jorge Martínez, capacitador empresarial, señala que muchas personas poseen conocimiento, pero no habilidades personales, y eso puede llevarlas por el camino del fracaso.

Para no fracasar en la vida laboral y personal hay que dejar de pensar con el hígado, es mejor reconocer los errores y aceptar a los demás como son.

“Es necesario buscar la empatía y el respeto, saber escuchar a los demás antes de hablar. La personalidad se puede transformar, pero todo es cuestión de actitud”, afirma Martínez.

una presencia  positiva y optimista, y trabajo en equipo, contribuyen al éxito personal.

Lo más importante es ser proactivo. Los días siempre presentan retos y hay situaciones que no se pueden controlar, como el tráfico o los accidentes, pero lo que sí se puede manejar es la actitud. Hay que sacar a luz paciencia y bondad, expresa el capacitador gerencial.

En cualquier situación es más fácil notar lo negativo, pues es lo que más rápido salta a la vista. En contraste, es más difícil observar lo bueno de la situación, por eso hay que esforzarse y eso es un beneficio, señala Martínez.

Una de los principales fallas es el exceso de confianza, que muchas veces termina en irresponsabilidad e improvisación, dice el empresario Guillermo González.

Otro error que se comete en todos los niveles empresariales es la impuntualidad y la costumbre de dejar todo a última hora, lamenta González.

La actitud es lo primero que se debe de cambiar, hay que estar claros que vivimos en un mundo globalizado y competitivo, por lo que mediocridad, improvisación y el no aceptar la culpa es importante cambiarlo. “Es necesario crear relaciones laborales de confianza, que generen un mejor ambiente y valor al negocio”, apunta el empresario.

Un buen ambiente permite a las personas entablar mejores relaciones en su trabajo y desarrollar su autonomía y creatividad, afirma el sitio salud180.com. Por eso, adoptar una actitud positiva hará a las personas sentirse más felices en su trabajo.

Nadie quiere trabajar junto a personas pesimistas, desanimadas y que nada esperan de la vida. “Ser proactivo y organizado le permitirá mantener el control, sonreír y mantener la calma”, apunta el sitio universia.es.

Para Espinosa, hay muchas distracciones que pueden provocar errores, pero saber expresarse adecuadamente, aceptar a los demás como son, ser responsable y dinámico es fundamental para alcanzar el éxito en la empresa.