Los cinco productos que empujaron la caída de las exportaciones de Guatemala

La situación comercial para Guatemala no tiene un panorama positivo y los exportadores están en alerta máxima por la caída de las ventas al exterior. Aquí le mostramos los cinco productos que más fueron impactados.

Publicado el
Las ventas de textiles reportaron una caída en 2016. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las ventas de textiles reportaron una caída en 2016. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La contracción de la economía mundial, asociada a factores políticos, precio bajo de las materias primas y el cambio climático son las causas que explican una caída en el ingreso de divisas por exportaciones en el 2016, por segundo año consecutivo.

Los productos más representativos de la economía del país se han venido para abajo. Las ventas están cayendo, mientras que el tipo de cambio también cae y eso complica la previsión de crecimiento.

Los cinco productos que más cayeron

1) Artículos de vestuario

Los textiles dan empleo a más de 80 mil personas en Guatemala y es un sector representativo. Las ventas en el 2016 fueron de US$1 mil 270 millones, una cifra menor a los US$1 mil 325 millones que ese sector había logrado vender en 2015.

2) Azúcar

Guatemala es el tercer mayor productor de azúcar en el mundo y a pesar de las sofisticadas técnicas de producción que ponen al sector por delante de la mayoría de países, las ventas no han estado de lo mejor. En el 2016 se reportaron ingresos por US$817 millones, por debajo de los US$850 millones.

3) Banano

Las ventas por banano representaron ingresos de divisas por US$700 millones en 2016, pero en el periodo anterior fueron US$715 millones los reportados.

4) Café

En el caso de las ventas por café, los ingresos fueron de US$649 millones en 2016 y en 2015 fueron US$663 millones.

5) Productos farmacéuticos

Los productos farmacéuticos vendieron US$317.8 millones en 2016, pero en 2015 las ventas fueron por US$322 millones.

La lectura de ese comportamiento significa que las ventas del país hacia el exterior perdieron competitividad, ya que según lo explica Enrique Lacs Palomo, viceministro de Economía, otros países aprovecharon esos espacios que Guatemala no pudo cubrir.

Las estadísticas señalan que el ingreso de divisas por exportaciones fue de US$10 mil 465.3 millones —Q78 mil 803.7 millones— en el 2016, menor en US$209 millones que se contabilizó en el 2015, cuando sumaron US$10 mil 674.7 millones. En términos absolutos, la caída fue de 2%.

El volumen exportado, registró una leve contracción de 0.2% y el monto fue de 14 millones de kilos.

Perdedores y ganadores

Los productos tradicionales agrícolas que han sido líderes en otros años, como azúcar, café, banano, cardamomo y caucho registraron una caída acelerada.

La misma situación le ocurrió a las exportaciones de artículos de vestuario, que se ha convertido en la principal industria generadora de divisas por ventas.

El petróleo fue uno de los productos que desapareció de la lista de los 25 bienes más importantes de venta, según el Banco de Guatemala.

Por el contrario, hubo sectores ganadores que lograron mejores negocios al exterior respecto del 2015, como aceites y grasas comestibles, bebidas alcohólicas —y vinagres—, plomo, materiales plásticos y frutas frescas y congeladas.

Ciclo

Lacs indicó que en los últimos cinco años se ha registrado un ciclo, en el cual caen las exportaciones, pero luego se recuperan y llegan hasta dos dígitos.

“Los mercados de exportación para Guatemala, siguen en crecimiento económico lento, y esto ocurrió con EE. UU., que es el principal socio”, expuso ayer Lacs Palomo, luego de haber acudid a una citación al Congreso.

Otro factor fue el precio de los bienes en el mercado internacional, que también incidió, subrayó.

“Hay un aterrizón en las exportaciones y no podemos evitar en pensar que algunos de los mercados que teníamos han sido desplazados por proveedores de otros países”, afirmó el viceministro.

En el mercado internacional, dijo el funcionario, siempre hay que pensar que otros países están ganando terreno, porque pueden estar con mejores ventajas competitivas que los exportadores locales.

Clima político

Karin de León, coordinadora de acceso de mercados de la Comisión de Vestuario y Textil (Vestex), afirmó que en el 2016 hubo varios factores que provocaron una leve caída en las exportaciones de artículos de vestuario.

La primera fue la relacionada al ambiente político en Estados Unidos por las elecciones presidenciales, y que generaron expectativas a las grandes cadenas compradoras de ropa como a los consumidores al detalle, que provocó un clima de mayor “prudencia”.

Otra causa está enfocada en el cierre de algunos establecimientos por departamento en Estados Unidos y otras tiendas distribuidoras.

También influyó que algunas empresas compraran ropa a países asiáticos para aprovechar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), del que en enero pasado el presidente Trump decidió retirarse.

“Hay una mezcla de factores, como política y de mercado”, aseguró la ejecutiva.

Impacto natural

Bernardo Rohers, director corporativo de la empresa Agroamérica —firma productora y exportadora de banano—, explicó que las ventas de la fruta cayeron el año pasado por el factor cambio climático.

“En general hubo una menor producción de fruta. ¿Por qué se presentaron los efectos de El Niño? Porque hubo menor disponibilidad de agua para atender los sembrados”, dijo.

El fenómeno climático El Niño, consiste en que hubo un período de mayor sequía y menos lluvias. Y esas condiciones, afirmó Rohers, no solo impactaron a Guatemala, sino a Centroamérica, Colombia y Ecuador, que son países productores.

“El problema fue que no hubo cosechas ni producto que despachar”, subrayó.

Lacs Palomo dijo que para este año se prevé recuperación de participación de mercado, así como de precio de algunas materias primas que Guatemala vende al mundo.

El Banguat señala en su informe que las exportaciones crecerán 4% para ubicarse en lo US$10 mil 883.9 millones, es decir un crecimiento de US$418 millones.

En las importaciones el crecimiento será de 3.5%, o sea, US$594.9 millones más que en el 2016, para cerrar en US$17 mil 592.2 millones.