Inician el año con un llamado de unidad para orar y ayunar

Levántate Guate promueve por segundo año consecutivo 21 días de ayuno y oración y en el 2022, esta actividad se desarrolla del 11 al 31 de enero. Por medio de Levántate Guate, la iglesia cristiana evangélica en el país invita a los guatemaltecos a que los acompañen para iniciar juntos el año.

Publicado el
Wendy García, pastora Helen de Monterrosa y Pastor Moisés Fuentes, presentaron Levántate Guate 2022.  Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza
Wendy García, pastora Helen de Monterrosa y Pastor Moisés Fuentes, presentaron Levántate Guate 2022. Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza

La iniciativa es promovida por el movimiento Levántate Guate, que comenzó en el 2021 y poco a poco va adquiriendo fuerza, al recibir el apoyo de ministerios y asociaciones evangélicas en todo el país, que se han unido para motivar a todos los guatemaltecos a orar, a través de una guía de oraciones que contienen tres temáticas: restitución y restauración en las familias que han sido golpeadas por la pandemia;  para que haya una manifestación del Reino; y para que se dé una verdadera transformación espiritual y social en el país.

“Hay tantas manifestaciones. Por ejemplo, lo que está pasando en la economía parece increíble. No soy economista, pero hay intercesoras que están en economía. Sabemos qué se esperaba en el país a causa de la pandemia, los números que fuimos viendo, y dijimos: ‘Señor, Tú eres el que da la habilidad para hacer las riquezas’. No es solo la estructura global, sino que, si servimos y buscamos a Dios, Él puede hacer cosas maravillosas. Veo los números en la prensa, que se espera un aumento de 7.5 por ciento; lejos de bajar, seguimos subiendo”, manifestó la pastora Helen de Monterroso.

El lanzamiento de las jornadas de oración tuvo lugar en el Mapa en Relieve, zona 2 capitalina, con la participación de varios líderes de distintas organizaciones evangélicas del país que oraron para que la prosperidad llegue a cada punto cardinal en Guatemala. El cierre de la actividad será el 31 de enero en la iglesia Fraternidad Cristiana.

“Uno se pregunta ¿cómo en una nación tan pequeña, con tantas dificultades y circunstancias, estemos viendo todo esto?  Creo que cuando incluimos a toda una nación en la oración, es como hacerlo dentro de un espacio donde Dios puede intervenir de forma sobrenatural. Vimos lo de la economía y las ventas, las exportaciones e importaciones a Estados Unidos, aun con la crisis que están pasando y el ambiente tan negativo que tienen a su alrededor. Quizás la oración nos brinda una perspectiva diferente, porque cuando uno se sube al monte, ve diferente lo que está en el valle”, agregó.

Este movimiento no hace distinción y espera que todos los guatemaltecos puedan unirse en sus hogares, con sus compañeros de trabajo o los miembros de sus congregaciones y descarguen la guía de oración en el sitio web www.levantateguate.org, y se conecten en cualquiera de los horarios en que se desarrollan las oraciones todos los días a las 6, 7:30, 12 y 18 horas.

“Orar es hablar con Dios y cualquier ser humano necesitado de una ayuda sobrenatural para lograr las cosas en la Tierra, tiene que acudir a Dios y Él lo que menos tiene es religión. Los religiosos son los seres humanos, pero este movimiento no es político ni religioso, sino espiritual, y ¿quién no quiere tener esa ayuda espiritual para lograr sus objetivos en la Tierra? Esta es una visión de nación completa y humilde delante de Dios, buscando su rostro para que se cumpla uno de los principios de la Biblia que dice: ‘Si mi pueblo se humillare y orare, y buscare mi rostro, Yo vendré y sanaré su tierra, les bendeciré’. Y Guatemala apunta a ser una luz en las naciones, porque encontramos ese secreto de orar en unidad”, manifestó el pastor Moisés Fuentes.

Este año se tiene contemplado que el 21 de cada mes se reúnan a orar por una causa, donde se espera que tanto niños como adultos se puedan unir y adquieran el hábito de la oración.

Los organizadores refieren que el ayuno y la oración es algo que pueden hacer todas las personas que lo deseen y no es exclusivo de la comunidad evangélica, sino de toda persona que desee fortalecer su fe por medio de la oración.