Consejos que todos deben saber al quedar sin empleo

Quedar sin empleo de manera repentina podría significar un fuerte golpe para la economía familiar, pero lo más importante en este momento según los expertos es no perder la calma y, ante todo, no quedarse inmóvil o la espera de que suceda un milagro.

Estar desempleado puede ser una dura experiencia, pero el primer consejo es no abandonarse. (Foto Prensa Libre: Finanzaspersonales.com.co)
Estar desempleado puede ser una dura experiencia, pero el primer consejo es no abandonarse. (Foto Prensa Libre: Finanzaspersonales.com.co)

No obstante, el quedarse sin empleo podría convertirse en una forma de verse obligado a aprender a ahorrar y buscar maneras para ser más productivo. A continuación unos consejos para ayudarlo.

César Tánchez,  experto en finanzas  personales,  indica que el primer consejo es cuidar la liquidez.

“Ya sea que se tenga un emprendimiento o se consiga un nuevo trabajo, se desconoce en qué momento llegará alguno de los dos,  pues hay que tomar en cuenta que  el tener un negocio montado o un nuevo empleo  podría tomar tres, seis o 12 meses”, afirma Tánchez.

Si se recibe una liquidación no se deben pagar todas las deudas y quedarse sin nada, porque  aún hay gastos fijos como alimentación, luz, agua, teléfono y transporte entre otros.


Tánchez suele recurrir a un dicho estadounidense: “Cash is King”. Esto en otras palabras significa que, por ejemplo, es mejor seguir pagando las tarjetas de crédito a los mínimos en tanto se tiene  una nueva fuente de ingresos que  “terminar de pagar la casa” como pensarían algunas personas, pues al quedarse sin dinero tendrían que hipotecarla de nuevo en corto plazo.

Venda sin tener el producto

Lo que hace la mayoría de gente, o al menos en Guatemala, es poner un negocio, pero según Tánchez, no se abre un emprendimiento con dinero, primero hay que vender sin producto.

“Dicen que vender ropa para las mascotas es buenísimo negocio” afirma el experto, pero antes de invertir  hay que vender sin tener el producto, lo que significa que se debe  pensar en cuánto se fabricarían, cómo se distribuirían y en cuanto se venderían antes de empezar a ofrecerlo a todos los conocidos.

Otro ejemplo es el de alguien que piense que vender comida podría ser una salida porque le funcionó a una conocida. “Lo primero que se tiene que hacer es ir a ofrecer sus servicios a las oficinas y explicar que tendría tal tipo de alimentos, cuál sería un posible menú y cuánto costaría cada platillo, y si recibe pedidos, entonces  es momento de invertir capital”, afirma Tánchez.

Según el experto, el capital hay que cuidarlo mucho y no invertir a ciegas porque si no funciona el negocio, se pierde tanto el dinero como el producto.

  • Que su trabajo sea buscar trabajo

Hay que tomar en cuenta que no se debe perder tiempo, pues cuando recién se queda desempleada la persona está  “fogueada”, pero con el paso del tiempo  las posibilidades de ser contratada son menores,  por lo que se deben bajar los gastos al mínimo  y empezar a buscar fuentes de ingreso  “como si fuera su trabajo”.


Si  en una jornada laboral se trabajaba por ocho horas, Tánchez recomienda  que como mínimo se dedique igual periodo de tiempo para buscar un nuevo trabajo, o bien, invertir el tiempo para analizar qué se puede vender o qué emprendimiento empezar.

El buscar un nuevo trabajo no significa solo repartir currículums dice el experto. Es también llamar a amigos y conocidos.

Suponiendo que no se tiene un capital  semilla como sucede con trabajadores que no gozan de indemnización  universal, el conseguir  una fuente de ingresos lo antes posible, ya sea por medio de un emprendimiento o en otra empresa, es el objetivo inmediato.

  • No se quede inactivo

Algo que sucede muchísimo cuando la gente pierde sus ingresos, es que se queda inactiva.

“Se toma unos días,  manda un currículum  y espera a que lo llamen…Eso desmotiva a la gente y el desempleado no lo debe permitir”, afirma  Tánchez.

Se recomienda descansar, pero  planificando lo que se va a hacer.  En su opinión, hay que hacer un plan de negocios y no solo “un negocio”. 

Lo anterior significa pensar en cómo se va a llamar la empresa, a quien se le vendería, cuánto cuesta el “arranque”, en cuanto tiempo se podrían tener utilidades y cuál sería el punto de equilibrio, entre otras cosas.

Hay personas capitalistas que apoyan financieramente si se tienen buenas ideas, pero el principal error que se observa es que hay ideas maravillosas, pero no se tiene por escrito nada.

Sin embargo, el experto afirma que con el apoyo de internet ya no hay excusas para decir que no se sabe cómo se hace un plan de negocios.

“Un consejo tan simple para mantenerse activo es empezar la lectura de un buen libro que nos aporte ideas. No se quede en la casa de su mamá llorando sus desgracias, engañando a su mujer o perdiendo el tiempo sin sentido”, afirma Tánchez.

  • Aproveche la tecnología

“Las  redes sociales  no son solo para chismes” dice Tánchez. Tome un video hablando de sus habilidades y promuévalo en las redes. Agrega que en el caso de Facebook  es tan simple como pedir a todos los contactos  un “me gusta” y “compartir” para multiplicar el mensaje.

Uno  de los grandes errores es librarse del gasto de internet o del teléfono porque se le puede “sacar el jugo”, pues lo que antes era un lujo, ahora se ha convertido en un “machete de trabajo”.

  • Sea diligente

“Entre el gremio de los vendedores he visto personas que quizá no son las más capaces o las más listas, pero que resultan ser los mejores a base de pura diligencia”, dice Tánchez y cita un refrán japonés que reza: “Tarde o temprano la perseverancia vencerá a la inteligencia”.

“La recomendación es simple, hay que enfocarse y trabajar como hormiguita con lo que se va a hacer y ante todo, encomendarse a Dios”.

  • Proteja su gallina

Otro experto en finanzas personales, el doctor Eduardo Palacios, aconseja que se debe cuidar “la gallina”, refiriéndose a un posible capital semilla producto de una liquidación. “El destino o propósito de una gallina en este caso es dar huevos y no que se convierta en caldo”, afirma.

Palacios  recomienda  que si no se puede hacer un emprendimiento, que se deposite como ahorro y que de allí salgan los pagos recurrentes.

Palacios refiere que una persona que ganaba Q8 mil al mes, y trabajó durante 20 años en una empresa, recibiría una liquidación aproximada de Q160 mil y si esa cifra se pone  a un 5%  a plazo fijo resultaría en una renta mensual de Q8 mil  para ser utilizada en gastos recurrentes.

Invierta en bienes raíces con su capital de indemnización,  busque un negocio para emprender observando qué servicio puede prestar que no se presta en su comunidad cercana.

Edwin Amaya, guatemalteco reconocido entre los mejores blogueros sobre negocios ofrece consejos para emprendimientos en su página que se llama “1000 ideas de negocios”, que nació  a mediados del 2007 como una alternativa para los emprendedores interesados en ideas para montar sus propios negocios.

En la actualidad es uno de los medios más importantes con recursos de negocios en Latinoamérica y España… y siguen creciendo. Según el sitio de emprendedores 1000 ideas de negocios, hay múltiples posibilidades para salir adelante cuando se pierde un emploeo.