Apagón análogo

Una auténtica revolución tecnológica se vislumbra en el país con la propuesta hecha recientemente por la Superintendencia de Telecomunicaciones al Gobierno, sobre pasar del sistema análogo de televisión a uno digital, como lo hizo Estados Unidos el 6 de diciembre del 2009.

Televisión digital ampliaría número y calidad de canales.
Televisión digital ampliaría número y calidad de canales.

Aunque el presidente Otto Pérez dijo que la iniciativa aún está en análisis, el cambio traería beneficios a los televidentes porque abriría la puerta a nuevos canales y estándares de comunicación.

“Es una transformación para que el usuario pueda recibir mejores contenidos, imágenes nítidas, audios con mejor fidelidad y la posibilidad de interactuar de mejor forma con la programación televisiva”, explicó Luis Assardo, especialista de la Universidad del Istmo.

Calidad

El filósofo español Umberto Eco afirmó que la televisión digital cambiaría, en algún momento, todo el concepto de transmisión, recepción, posicionamiento de marcas y distribución de contenidos audiovisuales con miras a la globalización de la economía.

La revolución tecnológica ha permitido el desarrollo de altas velocidades en las conexiones, formatos de alta definición, pantallas de gran resolución, por lo cual ahora la tarea pendiente le queda a la difusión televisiva.

Ahora bien, “una cosa es el proceso de transmisión, es decir el método tecnológico que alimenta los transmisores; y otra cosa, la producción, edición y posproducción de un canal, que involucra al equipo totalmente digital”, explicó Miguel Aparicio, director de Medialab, de la Universidad Galileo.

Lo que la SIT propone es un cambio en el modelo de la difusión, ya que se utiliza uno que opera en el mundo desde la década de 1930. La idea es pasar a uno que permita enviar más contenidos a través de la televisión digital terrestre (TDT).

“Actualmente, la televisión análoga utiliza espectros similares a los que utilizan la AM y FM; sin embargo, las transmisiones por esta vía codifican los datos para que viajen solo por una onda específica, es decir, un canal. La transmisión digital, en cambio, utiliza una transmisión parecida pero con antenas y repetidoras con mayor capacidad que logran una codificación binaria y una frecuencia que permite la ampliación de canales para transmitir otros contenidos”, explicó el especialista de LG Electronics Julio Osorio.

En ese sentido, no solo se abre la oportunidad del surgimiento de nuevos canales, sino que los productores de televisión podrán enviar información adicional en sus programas como audios y subtítulos en diferentes idiomas, información sobre el contenido que presentan, sonido multicanal, teletexto, canales de radio, servicios interactivos e imágenes panorámicas, entre otras aplicaciones.

Haga clic en la imagen para ver la infografía PDF (570 KB)

¿Cómo hacerlo?

Existen diferentes formas de lograr este tipo de transmisión, que involucran el uso de antenas terrestres, señales satelitales, internet y cableados. La elección depende del estándar que el Gobierno de Guatemala elija. Entre estos están el ISDB (Integrated Services Digital Broadcasting), ATSC (Advanced Television System Committe) o el DVB (Digital Video Broadcasting).

¿Servirá mi tv?

Pero del lado del usuario, ¿será necesario desechar el televisor que tiene desde hace años? ¿Tendrá que comprar uno nuevo y moderno? La respuesta es no.

“El usuario podrá continuar recibiendo los contenidos con un sintonizador o decodificador que convierte la señal digital a una análoga, aunque, por supuesto, no tendrá la misma calidad ni ventajas que ofrece un televisor de última tecnología, como los Plasma, LCD o led, que ya tienen este tipo de transmisores”, explicó el experto en transmisión Óscar Motta, de la empresa Pixmenta.

En países como Estados Unidos, cuando se implementó el denominado “apagón analógico”, el Gobierno otorgó 59 millones de cupones de US$40 cada uno para que la gente que tuviera televisores de antena pudiera comprar el decodificador y así recibir toda la gama de canales de transmisión libre.

Oportunidades

Para los especialistas en nuevas tecnologías y sociología, el cambio pronostica ventajas para el país.

“Habrá una oferta enorme de canales, desde los locales propiamente dichos, pasando por los nacionales, hasta los internacionales, con una mejor calidad”, dijo Ramiro Macdonald, académico de la Universidad Rafael Landívar.

Aunque la programación será la misma que ofrece actualmente la televisión local, puede mejorar la producción futura. “Los canales empezarán a explotar las bondades de esta tecnología para generar nuevos contenidos”, comentó Macdonald.

Además, la televisoras tendrán la ventaja de monitorear fácilmente a sus audiencias, porque la televisión digital permite recabar la información de cuántos televidentes están conectados en determinado momento, situación que no ocurre con la transmisión análoga.

El Gobierno deberá elegir la forma como  se difundirá la señal.

ATSC: permite la ampliación de varios canales virtuales  de resolución a través de un solo canal de televisión de 6 MHz de ancho de banda, en la cual se pueden enviar imágenes de hasta 1920×1080 pixeles o calidad de audio Dolby 5.1.

ISDB: es capaz de transmitir audio y video  a través de las frecuencias convencionales y de la transmisión de datos a través del internet y diferentes protocolos, lo cual genera un canal de retorno que permite la interacción entre usuarios y televisoras.

DVB: se trata de la televisión digital a través de satélites que envían los contenidos a las antenas convencionales  o a través de señales de internet.

Programación

El cambio no quiere decir que los usuarios tendrán en sus hogares decenas de canales de forma gratuita, aunque sí se podría ampliar el número de los mismos.

Los servicios de cable seguirán operando de la misma forma, aunque sí les implicará tener que  incluir paquetes especiales con una calidad de acuerdo con los estándares legales.

UN DATO

5 años es el tiempo calculado para lograr por completo una transmisión digital.