Sentenciados por caso Odebrecht deberán pedir perdón, ordena jueza

El Tribunal de Mayor Riesgo A también ordenó a los sentenciados por el caso Odebrecht que cumplan con una reparación millonaria al Estado.

El Tribunal de Mayor Riesgo A, presidido por Yassmin Barrios. (Foto Prensa Libre Kenneth Monzón)
El Tribunal de Mayor Riesgo A, presidido por Yassmin Barrios. (Foto Prensa Libre Kenneth Monzón)

Los operadores de las empresas de cartón que utilizó Alejandro Sinibaldi para recibir el pago de sobornos por parte de la constructora Odebrecht deberán pedir perdón al pueblo de Guatemala y a las autoridades del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda en un acto público.

 

A decir de la presidenta del Tribunal de Mayor Riesgo A, Yassmin Barrios, “es necesario respetar los bienes del Estado y evitar que hechos de esta naturaleza se sigan repitiendo”.

Asimismo, ordenó que los sentenciados paguen más de US$4 millones al Estado como reparación digna. Pago que será dividido de la siguiente forma:

  • Juan Ignacio Florido, US$3 millones
  • Juan Manuel Molina Coronado, US$1 millón (abogado de AlejandroSinibaldi)
  • Jorge Eduardo Antillon Klussmann, Q500 mil.

El pasado 22 de julio, el Tribunal sentenció a Florido a 6 años de prisión por lavado de dinero, y a Molina y Antillón a 14 años de prisión por lavado de dinero y asociación ilícita.

Según el Tribunal, se demostró que los acusados pertenecían a una estructura criminal liderada por el entonces ministro de Comunicaciones Alejandro Sinibaldi, quien gestionaba cobros ilegales a cambio de hacer los desembolsos a las entidades contratistas.

Estos cobros, según se documentó en la investigación, consistían en porcentajes que oscilaban entre el 5 y 15%. Una de las entidades que tenía contratos con el Ministerio de Comunicaciones era la constructora Norberto Odebrecht, S.A.

1

Nathanael Avila Hace 8 meses

Pero a estos pios sin conciencia ,como es que no los detectan antes de escalar posiciones al poder del Estado de Guatemala? Es visiblemente fácil de decir que son escuadrones de corruptos escalando posiciones y ayudándose entre sí a llegar a posiciones estratégicas donde se maneja la moneda guatemalteca para amasar y hacerse dueño de riqueza del país guatemalteco y su gente trabajadora y también del que no tiene trabajo pero sobrevive en el mercado oscuro del negocio no registrado que es lo que abunda y abarca gran parte del país. Ser político en Guatemala es ser un criminal con licencia y trajeado.