Aduanas del país están en el olvido

Las aduanas, que son las puertas de ingreso al país, no reúnen las condiciones necesarias para recibir a visitantes  porque  carecen de áreas de descanso para estos, no cuentan con servicios sanitarios, en sus alrededores prolifera la delincuencia    y los accesos viales están en pésimas condiciones.

La Aduana  de Ciudad Pedro de Alvarado, Jutiapa, está abandonada y carece de servicios sanitarios y seguridad para las personas que transitan entre Guatemala y El Salvador. (Foto Prensa Libre: Edwin Berián)
La Aduana de Ciudad Pedro de Alvarado, Jutiapa, está abandonada y carece de servicios sanitarios y seguridad para las personas que transitan entre Guatemala y El Salvador. (Foto Prensa Libre: Edwin Berián)

CIUDAD DE GUATEMALA- En Ciudad Pedro de Alvarado, Moyuta,  Jutiapa, una de las aduanas más concurridas,  ubicada en el área fronteriza de La Hachadura, Ahuachapán, El Salvador, al preguntarle  a un agente de seguridad   dónde quedan los sanitarios   responde de mala gana: “Aquí no hay baños. Si necesita, hay dos lugares donde le alquilan por Q2”.

Los problemas apenas comienzan ahí. Los   visitantes se ven obligados a soportar largas horas en el embotellamiento causado por la cantidad de furgones cargados con mercancías.

Ante la inexistencia de autoridades, el tránsito se desordena.

El conductor de un camión de transporte pesado    se queja: “Para los turistas es un estrés pasar por esta frontera”.

Desde su vehículo, un viajero, acompañado de su familia, comenta: “Sería bueno que la Policía se preocupara por regular el tránsito, porque los furgones se detienen donde les da la gana”.

En esa  aduana,  personal de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) informó que el administrador es Carlos Solís, pero   que no podía atender a reporteros de este matutino  y que cualquier información se solicitara a la oficina de Comunicación, en la capital.

Al solicitar con insistencia la información, Henry Barrientos, supervisor de esa aduana,  explicó que no están autorizados para proporcionar  datos.

Un transportista  que hacía fila mientras concluía su trámite  aduanero contó que les sugirió a dos agentes policiales que estaban en una moto  que ordenaran el tránsito, pero estos  “no hicieron nada. Arrancaron la moto y se fueron”.  

PELIGRO

Durante la  visita a la aduana de Valle Nuevo, Jalpatagua, Jutiapa,  fronteriza con Metapán, El Salvador,  se observó que tiene  un fuerte  flujo migratorio.

Aquí tampoco hay servicios sanitarios gratuitos, ya que fueron cerrados desde octubre último, por reparación, y no se sabe cuándo serán reabiertos,  informó Mario Galicia, delegado de la SAT.

Los hechos delictivos que más ocurren en esta frontera son los asaltos, principalmente  en   la noche. Según algunos  visitantes, el lugar se torna peligroso a partir  de las 18 horas.

Galicia indicó que meses atrás agentes  de la Dirección General de Protección y Seguridad Vial se encargaban del tránsito del lado de Guatemala, y eran de gran ayuda. Sin embargo, agregó, un grupo de delincuentes los amenazó  y dejaron de llegar.

Vecinos del lugar afirmaron que supuestos nicaragüenses fueron quienes    ahuyentaron a los agentes de Provial.

Galicia dijo que la Embajada de Guatemala en El Salvador ha gestionado  presencia policial en la aduana, pero no lo ha logrado, a pesar de que a  escasos cien metros de esta hay  una subestación  policial.

La frontera de San Cristóbal, Atescatempa, Jutiapa, tampoco es la excepción. Los sanitarios quedaron a cargo de María Francisca Gudiel, desde  hace unos 20 años, según cuenta ella misma.  

“Me toca pagar 10 dólares por barril de agua, pues un señor salvadoreño, con un picop, me la  vende”, relató.

FLUJO MIGRATORIO

En la  aduana de Agua Caliente, Esquipulas, Chiquimula,  fronteriza con Agua Caliente, El Porvenir, Honduras, el año pasado ingresaron a Guatemala 15 mil 569 personas y salieron  16 mil 571.

En  El  Florido, Camotán, Chiquimula,  frontera con Copán,  Honduras, ingresaron al país  38 mil 781 y salieron 47 mil 118, este año.

La aduana La Ermita, Concepción Las Minas, Chiquimula,  fronteriza con Nueva Anguiatú, Metapán, El Salvador, registró un ingreso de  61 mil 722 personas y salida de 58 mil 483.     

En Valle  Nuevo, Jalpatagua, Jutiapa, fronteriza con Las Chinamas, El Salvador, ingresaron 557 mil 873 al país y salieron 400 mil 479.
La aduana   San Cristóbal, Atescatempa, Jutiapa, frontera con    Santa Ana, El Salvador, tuvo un movimiento de salida de  174 mil 549, y   entrada de 170 mil ocho.   

En Ciudad  Pedro de Alvarado, Moyuta, Jutiapa, fronteriza con La Hachadura, Ahuachapán, El Salvador, salieron 122 mil 356 viajeros a Guatemala y entraron 127 mil 186.

La aduana  El Cinchado, Entre Ríos, Izabal,  frontera con Santa Bárbara, Honduras, reporta la salida de  33 mil 263 personas y el ingreso de 34 mil 537, según Fernando Lucero, vocero de Migración.

FRONTERA CON MÉXICO -Engañan a turistas-

Las entradas fronterizas al país  por México afrontan una serie de carencias.

En la frontera El Talismán,  El Carmen, San Marcos, existen tramitadores que engañan a los turistas con ayudarles a pasar hacia el país vecino sin mucho trámite.

Si el visitante no tiene visa mexicana o de EE. UU., la cual es permitida ahora por las autoridades para ingresar a ese país, los tramitadores piden desde Q125 por persona para supuestamente  ahorrarle el trámite de  la tarjeta de visitante regional.

Lo que ignoran los viajeros es que las autoridades de México extienden un permiso temporal para quienes se dirigen   a Ciudad Hidalgo y Tapachula, Chiapas.

La tarjeta tiene un costo en pesos mexicanos, pero en el paso por la frontera de Guatemala nadie debe pagar.

La aduana Tecún Umán 1 es paso de cientos de personas hacia México, principalmente de indocumentados que se proponen llegar a
EE. UU.

Personas entrevistadas en la frontera  dijeron que pasar a Guatemala es simple porque casi no hay  vigilancia  de las autoridades.

Afirmaron que  los edificios se ven deteriorados y no apropiados para funcionar como aduana y migración.

*Por Alexander Coyoy