Alegría y víveres para el Hospicio San José

Dámaris Mérida apoyó a los niños de este hogar luego de que le robaran el corazón mientras trabajó con ellos.

Actualmente, 52 niños están recluidos en el Hospicio San José, el más pequeño tiene un mes y medio de edad. (Foto Prensa Libre: Jorge Ovalle)
Actualmente, 52 niños están recluidos en el Hospicio San José, el más pequeño tiene un mes y medio de edad. (Foto Prensa Libre: Jorge Ovalle)

La joven es fisioterapista y cuenta que hace un año hizo trabajo de campo en este hogar y recuerda con mucho cariño a los niños internos.

Dámaris Mérida refiere que le preguntó a la directora del Hospicio, Elena Clavijo, qué necesitaban, con la idea de ayudar con lo más indispensable. Luego, con el apoyo de varias personas, reunió dinero y les llevó galletas, cereal, jugos y muchos productos más.

Dámaris Mérida expresó su admiración por esta obra social que atiende a niños con VIH. (Foto Prensa Libre: Jorge Ovalle)

Año difícil

Clavijo, muy conmovida, le agradeció a Dámaris y comentó que este año han recibido pocos donativos, a causa de la pandemia.

Las medidas son estrictas. Es por ello que procuran que no ingresen personas a las instalaciones donde se encuentran los niños, pero Clavijo hizo una excepción por unos minutos y dejó que unas niñas salieran para recibir el donativo.

Dámaris Mérida expresó su admiración por esta obra social y recalcó que seguirá ayudando a estos pequeños porque, desde que los conoció, entraron en su corazón. “No solo es mío –el aporte-, muchas personas me ayudaron a recaudar las cosas y las traje aquí con mucho amor para los niños”, comentó Dámaris.