Brigadas localizan a niños con desnutrición aguda que no habían sido detectados por Salud

Por el momento, las brigadas se movilizan en 11 municipios de San Marcos, Chimaltenango, Retalhuleu y Huehuetenango, en este último el 80% de los niños menores de cinco años con desnutrición aguda no habían sido detectados por el sistema de Salud.

Publicado el
Los casos de desnutrición aguda se detectan a través de la medición de la circunferencia media de brazo, en niños de seis meses a 5 años. (Foto Prensa Libre: Sesán)
Los casos de desnutrición aguda se detectan a través de la medición de la circunferencia media de brazo, en niños de seis meses a 5 años. (Foto Prensa Libre: Sesán)

Huehuetenango está entre los departamentos con una de las tasas más elevadas de niños menores de cinco años con desnutrición aguda. El reporte del Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SIINSAN), hasta el 4 de julio último, indica que esta es de 90.7 por cada 10 mil habitantes, cuando el año pasado era 38.9. En total se registran 1 mil 645 casos, y la muerte de tres infantes en los municipios de La Democracia y San Ildefonso Ixtahuacán.

La cifra podría aumentar en las próximas semanas, pues con la puesta en macha de brigadas para la búsqueda activa de casos se localiza a niños que no habían sido identificados por el Ministerio de Salud. La estrategia comenzó a implementarse el martes pasado y busca alcanzar, en un período de tres meses, a población infantil de más de 20 municipios afectados por la desnutrición aguda.

Según Carlos Carrera, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en las primeras acciones que se realizaron en municipios de Huehuetenango de cada cinco niños que se encontraron con esta estrategia, solamente uno había sido detectado por el sistema de salud.

En este departamento hay cerca de 200 mil personas que son golpeadas por la inseguridad alimentaria, situación que se agrava por la pandemia del covid-19, la cual dificulta a las familias obtener ingreso para conseguir alimentos. El hambre es parte de su día a día y la desnutrición aguda en los niños la consecuencia más angustiante.

A través de las consultas de rutina en los servicios de salud los casos son descubiertos, sin embargo, el monitoreo se ha visto afectado por los efectos indirectos del covid-19: baja cobertura en el primer nivel de atención, restricción en el transporte y la distancia en la que se encuentran los puestos y centros de salud que dificultan a los padres de familia llevar a sus hijos al control de crecimiento rutinario, cuando este debe ser mensual para los niños menores de dos años.

No es menos importante el temor que persiste en la población ante el contagio del virus, por lo que evitan salir de casa y acercarse a los puestos y centros de salud, un buen momento para detectar cuadros agudos de desnutrición.

Hasta la primera semana de julio, el Ministerio de Salud reportaba 17 mil 304 niños menores de cinco años con desnutrición aguda, un incremento del 95.6% comparado con los casos del año pasado, cuando en el mismo período se contaban 8 mil 847. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

 

De acuerdo con Carrera, el trabajo con las brigadas es importante en estos momentos de crisis, generada por la pandemia. “Simplemente esperar a que los niños lleguen al sistema de salud no es suficiente, hay que hacer un esfuerzo adicional, acercarse a cada familia, a cada niño menor de cinco años y chequear que esté en buenas condiciones”.

Con la búsqueda activa de casos se logra identificar a quienes no han sido detectados por el sistema de forma regular.

Se espera que la implementación de esta estrategia “no sea solo en una medida excepcional, sino que realmente ese tipo de brigadas y de actividades, de llegar a comunidad, se conviertan en una parte normal estructural en el Sistema de Salud”, agregó el representante de Unicef, institución que contribuirán con US$ 1 millón para esta labor.

Trabajo en marcha

Por el momento, las brigadas de búsqueda activa de casos se movilizan en 11 municipios de Huehuetenango, San Marcos y Chimaltenango, según el Ministerio de Salud. La próxima semana se extenderán a Retalhuleu.

La intención es que el trabajo se extienda a otros lugares que son golpeados por la desnutrición. ¿Cuáles serán? No se ha dado a conocer los puntos específicos que abarcarán y, según Maritza Méndez, secretaria de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán), en este momento las 29 direcciones del Área de Salud se encuentran en etapa de priorización de los municipios y de las comunidades que se visitarán, así como de la identificación de brechas de insumos y personal para que sea parte de las brigadas.

Son más de 100 equipos los que visitarán casa por casa para detectar los casos de desnutrición aguda severa o moderada, a través de la medición de la circunferencia media de brazo, en niños de seis meses a 5 años, además de la observación de signos clínicos del infante.

Con esta técnica se tiene menos contacto entre los brigadistas y los niños para evitar posibles contagios del covid-19, además que es eficaz para identificar los cuadros graves y que pondría en peligro la vida de los infantes.

Las personas encargadas de realizar este monitoreo deben contar con el equipo de protección especial, como mascarrilla, careta, alcohol en gel, además de cintas de medición descartables.

Al detectarlos los casos de desnutrición, Méndez menciona que el Ministerio de Salud entregará de forma inmediata 15 sobres de Alimento Terapéutico Listo para su Uso (ATLU), vitamina A para los niños, y a los padres les dará consejería del manejo ambulatorio de sus hijos.

Para los niños de 6 meses hasta menores de 10 años sin desnutrición, se hará entrega de vitaminas y micronutrientes espolvoreados.

Rita Franco, de la Instancia de Consulta y Participación Social (Incopas), señala que es importante que todos los niños encontradas con desnutrición aguda a través de las brigadas sean notificados a los servicios de salud y se les dé seguimiento, y que se completen las fichas epidemiológicas, con el peso y la talla, para que los casos aparezcan en la sala situacional.

Si bien las brigadas de búsqueda activa de casos permiten ubicar a niños con desnutrición aguda que estaban invisibles ante el sistema de salud, en estos momentos de pandemia, hay quienes ven en ellas un peligro de contagio del covid-19, de que personas externas a las comunidades puedan llevar el virus e infecten a la población.

Registro de casos

Al detectar los casos de niños con desnutrición aguda y luego de darles tratamiento, el paso siguiente es consolidar la información en un formulario y luego digitalizar en el sistema oficial, lo que, según Méndez, garantizará la uniformidad de los datos y que estos fluyan de manera ordenada.

La información de cuántos niños con desnutrición han sido detectados a través de las brigadas está siendo consolidada desde el nivel de atención local, informó el Ministerio de Salud.

En esta búsqueda activa se utilizará recurso humano e insumos existentes en las Direcciones de Área de Salud. Además, se cuenta con el apoyo de la cooperación internacional y organizaciones locales para la contratación de las brigadas, que estarán lidereadas por el Ministerio de Salud.  También apoyan con la impresión de materiales y dotación de equipos de protección personal.

Méndez menciona que el presupuesto para las brigadas que involucren a equipos adicionales al Ministerio de Salud será dirigido por los cooperantes..

De acuerdo con Franco, ante la crisis generada por el covid-19 y la poca asistencia de pobladores a los servicios de asistencia, algunos distritos de salud decidieron realizar visitas domiciliares para brindar la atención básica, como monitoreo de crecimiento, vacunación, suplementación y desparasitación.

Labor que constató World Vision Guatemala durante un monitoreo en varios municipios de Sololá, Chiquimula, Zacapa, San Marcos, Chimaltenango y Quetzaltenango. En los puestos de salud donde las personas dejaron de llevar a sus hijos para su control mensual, el personal se ha dado a la tarea de ir a buscarlos.

Hasta la primer semana de julio, el Siinsan reportó 17 mil 304 niños menores de cinco años con desnutrición aguda en todo el país, y la muerte de nueve.