Brigadas interministeriales saldrán en busca de niños con desnutrición aguda

Se espera que en la última semana de mayo se comience con la búsqueda activa de casos de menores de cinco años con desnutrición aguda para identificarlos y darles tratamiento.

Se hará una búsqueda activa de casos de niños menores de cinco años con desnutrición aguda a partir de la última semana de mayo. La estrategia se desarrollará en 20 municipios con más casos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Se hará una búsqueda activa de casos de niños menores de cinco años con desnutrición aguda a partir de la última semana de mayo. La estrategia se desarrollará en 20 municipios con más casos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La irrupción en los servicios de salud debido a la pandemia del covid-19 ha dificultado que las madres lleven a sus hijos a los chequeos de rutina, un momento oportuno para detectar casos de desnutrición aguda en menores de cinco años.

La restricción de transporte para movilizarse hacia los centros, sumado al temor de la población a contagiarse con el virus al salir de sus casas, también ha dificultado la identificación y monitoreo de niños que enfrentan una deficiencia de peso para su talla.

Hasta el 25 abril pasado se detectó en el país a 13 mil 740 casos -66% de los niños oscila entre los 6 meses y 2 años-, pero urge localizar a los demás que están siendo afectados por la crisis alimentaria que atraviesan las familias, principalmente en las áreas rurales, que se han quedado sin reserva de alimentos y tampoco tienen posibilidad de comprarlos.

En la última semana de mayo se espera que brigadas salgan a los municipios más afectados por la desnutrición aguda en busca de niños en riesgo. En lugar de esperar que las familias se acerquen a las áreas de salud para el chequeo de peso y talla de los menores, equipos del personal de salud saldrán a las comunidades y llegarán a las casas para identificar los casos, les darán tratamiento y consejería de acuerdo con el protocolo establecido por el Ministerio de Salud.

La búsqueda activa de casos a nivel comunitario se lleva a cabo cuando el análisis de la situación nutricional del país así lo requiere, usualmente se implementa en situaciones de tracto lento como las sequías o cuando ocurren desastres naturales. Ahora con la pandemia del covid-19 esta estrategia permitirá hacer el monitoreo sin que se formen aglomeraciones en los centros asistenciales, para prevenir la propagación del virus.

“Empezaremos por los municipios que están reportando mayor número de casos, de acuerdo a la vigilancia epidemiológica de la desnutrición que realiza el Ministerio de Salud”, señala Maritza Méndez, secretaria de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán), quien coordinan esta estrategia junto a otras entidades del estado y organizaciones internacionales.

El trabajo comenzará en 20 municipios, que aún están por definirse, y se espera tener una brigada de cinco personas en cada uno. El plan inicial es que los equipos se desplegarán a partir de la última semana mayo o la primera de junio, sin embargo, la fecha está sujeta a las disposiciones presidenciales con relación a las restricciones de movilidad en el territorio nacional.

Para implementar esta estrategia Méndez indica que se ha gestionado apoyo con la cooperación internacional y que se organizan brigadas interinstitucionales entre la Sesán y los ministerios de Salud, Educación, Agricultura y Desarrollo Social, que serán financiadas con fondos de cada entidad de gobierno, mientras que el tratamiento para los niños con desnutrición agudas se hará con insumos de la cartera de Salud.

Se contará con el apoyo de equipos que serán financiados por cooperantes internacionales, que integrarán a una nutricionista y tres técnicos que podrían ser auxiliares de enfermería, o bien epesistas.

“Sabemos que hay muchos niños que están afectados por la desnutrición aguda, estamos apoyando al Estado tanto con asistencia técnica como material para poder identificarlos de manera oportuna, rápida y puntual, y poder darles el tratamiento, el apoyo, la respuesta del sistema sanitario que se requiere”, indica Carlos Carrera, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), institución que contribuirán con US$ 1 millón, y espera movilizar más recursos para apoyar en unos 25 o 30 municipios.

Trabajo de campo

Para identificar a los niños que padecen de desnutrición aguda, los brigadistas utilizarán la medición de la circunferencia media de brazo, además de la observación de signos clínicos del infante.

Esta técnica requiere de menos contacto entre las personas para evitar posibles contagios del nuevo coronavirus, además que es eficaz para identificar a los casos graves y que pondría en peligro de muerte a los niños, dice Carrera.

“Esta respuesta es apropiada para este contexto, y este tipo de acciones deberían de institucionalizarse y hacerse de manera sistemática por parte Estado. Será un buen aprendizaje de esta experiencia traumática del covid-19, pero que también va a dejar algunas nuevas formas de trabajo, y creemos que esta es una de las maneras de vigilancia que, en el caso de Guatemala, sería muy conveniente que se hiciera sistemáticamente de acá en adelante”, agrega el representante de Unicef.

Las brigadas seguirán los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud y trabajarán conforme el análisis de focalización de la Sesán, además implementarán los lineamientos de bioseguridad para realizar este monitoreo.  En sus visitas a las comunidades usarán equipo de protección personal, como mascarillas y guantes.

Carrera indica que la intención del Gobierno es llegar a todos los municipios del país en un período de tres meses, pero Méndez señala que el tiempo que llevará esta búsqueda activa de niños con desnutrición aguda dependerá de las medidas de contención y mitigación para el covid-19, y trabajarán en función del comportamiento del virus en el país.

Rita Franco, de la Instancia de Consulta y Participación Social (Incopas), ve positivo que se tenga planificado ir a las comunidades de casa en casa, pues ha disminuido el monitoreo de crecimiento, además de la prestación de servicios de vacunación, desparasitación, suplementación con micronutrientes y otros servicios básicos.

Sin embargo, creen necesario que el Ministerio de Salud redacte un protocolo de cómo hacer esta búsqueda activa para cuidar la salud, tanto del personal como de los niños y las familias, debido al contagio del covid-19.

Además, es necesario que se establezca una medición estandarizada a nivel nacional para evaluar a los niños, ya que esto permitirá comparar los resultados entre municipios.

“Creemos que contratar personal externo y llevarlo de comunidad en comunidad puede ser un problema de contaminación, esperaríamos que sean las mismas personas de los servicios de salud los que lleguen a sus comunidades, también que se aproveche estas visitas para llevar vitaminas, desparasitantes y la mayor cantidad de servicios para el niño y las madres embarazadas”, agrega Franco.

Por su parte, María Marta Ramos, de Alianza por la Nutrición, menciona que las acciones que se acercan a las comunidades siempre son propicias, lo importante es que estas sean más integrales. “Aprovechando que harán ese esfuerzo de barrera, también que se identifiquen temas como vacunación o prestar servicios de atención primaria”, refiere.