Buses sobrecargados, una bomba de tiempo en medio de la pandemia de coronavirus

Pilotos de buses incumplen medidas de prevención contra el coronavirus y sobrecargan sus unidades.

pilotos de buses no respetan los aforos establecidos por las autoridades y sobrecargan sus unidades. (Foto Prensa Libre: DGT)
pilotos de buses no respetan los aforos establecidos por las autoridades y sobrecargan sus unidades. (Foto Prensa Libre: DGT)

Desde septiembre de 2020, cuando se reactivó el servicio de transporte público en todo el país las autoridades de han enfrentado a un “gran” reto, lograr que los pilotos respeten el aforo establecido, pues la sobrecarga de las unidades supone un alto riesgo de contagio de coronavirus.

Los lineamientos de las autoridades de Salud establecen que las unidades solo pueden llevar el 50 por ciento del pasaje, con el objetivo de que haya distanciamiento social; sin embargo, muchos pilotos no lo toman en cuenta y llenas los buses.

Esa ha sido una de las mayores dificultades que han encontrado las autoridades de Salud, las municipalidades y la Dirección General de Transporte (DGT), por lo que varios pilotos han sido sancionados.

De septiembre a la fecha, la DGT ha hecho mil 139 operativos y ha colocado 130 multas a pilotos, principalmente de rutas de occidente y el Pacífico, por incumplir con dichas medidas.

Se informó que 87 multas han sido por sobrecarga de pasajeros y por incremento a la tarifa del pasaje. Las sanciones van de Q3 mil por sobrecarga y Q10 mil por incremento a la tarifa; además, puede haber una suspensión del piloto de hasta por 6 meses.

Otras 23 multas fueron por no contar con registro autorizado o ser buses “piratas”, a los que se les impone una sanción económica de Q25 mil y las unidades son consignadas. También se extendieron 20 sanciones de Q15 mil por falta de seguro.

Según la DGT, la mayor cantidad de multas se han interpuesto en operativos nocturnos, horarios en los cuales los pilotos aprovechan para sobrecargar las unidades, debido a la necesidad de transporte de las personas, sin importarles el aforo establecido.

Se informó que solo en diciembre se interpusieron 40 multas a unidades que no cumplían con el aforo estipulado.

Varios pilotos han sido sancionados por no respetar las medidas de prevención establecidas por las autoridades. (Foto Prensa Libre: DGT)

Falta de apoyo

De acuerdo con las autoridades, la población no apoya las medidas de prevención, pues a pesar de que se percatan de que las unidades van sobrecargadas las abordan y cuando los buses son interceptados se niegan a descender para que este continúe con el aforo establecido en la ruta.

Por lo anterior, las autoridades hacen un llamado a la población para que se sumen a los esfuerzos y sean conscientes de que las unidades sobrecargadas son un foco “alto” de contagio.

Héctor Ramírez, vocero de la DGT, dijo que durante este tiempo se han revisado 14 mil unidades, y que en la actualidad se hacen operativos nocturnos porque muchos ciudadanos han denunciado al teléfono 1532 a los pilotos infractores.

Ramirez hace un llamado a la población para que cuando los inspectores de la DGT tengan que descender a los pasajeros que van de más lo hagan son oposición, pues esto se hace con el fin de proteger la salud de los guatemaltecos.

Además, las municipalidades sancionan por medio de sus policías de Tránsito, cuyos agentes implementan operativos.

Las autoridades ediles de Santa Catarina Pinula señalan que de octubre a diciembre se interpusieron 150 multas de Q500 a unidades extraurbanas que circulaban sobrecargadas en carretera a El Salvador.

Mientras que la comuna de Villa Nueva ha sancionado a unas 800 unidades que vienen del Pacífico y se dirigen a la Central de Mayoreo. En estos casos las sanciones han sido por sobrecarga y por alterar las tarifas del pasaje.

Roger Escalante, gerente de Emixtra, señaló que han interpuesto entre 60 y 65 multas de Q500 a buses que no cumplen con medidas de aforo o por no llevar alcohol en gel y termómetros.

Las rutas donde más se incumplen las medidas son las calzadas San Juan y Roosevelt, según Escalante.

“Hemos tenido que inhabilitar un par de buses porque han sido reincidentes, por lo que las unidades han sido consignadas a un predio municipal. Ha sido un reto velar porque las medidas de seguridad se cumplan”, señaló Escalante.