Centros de salud en medio de ola de covid-19 con personal agotado y mermado por contagios

Los centros de salud siguen sin ser fortalecidos en medio de cuarta ola de contagios de coronavirus.

Publicado el
atención en centros de Salud
Los centros de salud reciben a más pacientes en medio de cuarta ola de contagios de covid-19. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Desde el 18 de enero los casos confirmados de covid-19 en Guatemala comenzaron a superar la cifra de los 3 mil diarios. Bastó una semana para que rebasara los 4 mil, y a la fecha así se mantiene el reporte oficial. La escalada de contagios provocada por la variante ómicron activó la cuarta ola de la pandemia, en un escenario nada alentador para un personal de salud agotado y sin recursos para hacerle frente.

A dos años de que se detectó el primer caso de coronavirus -13 de marzo del 2020-, los centros de salud siguen sin ser la prioridad dentro del sistema público, pese a que la población acude a ellos en primera instancia ante cualquier enfermedad, y ahora para pruebas y vacunas contra el covid-19, siguen sin ser fortalecidos, lo que se evidenció en un recorrido que Prensa Libre hizo por varias instalaciones.

Una misma persona se ocupa de tomar signos vitales, vacunar, hacer curaciones, quitar puntos, apoyar en el ingreso de pacientes al centro y trabajo administrativo en una jornada que comienza desde las 7 de la mañana. Se han vuelto multifunciones.

“El personal está cansado, porque el trabajo cada vez es más y por momentos somos menos”, señala Raúl Sigüenza, médico del centro de salud San Rafael II, zona 18, menos porque el personal no se libra del contagio y eso merma al equipo, cuando deben irse a cuarentena.

La carga laboral se duplicó con la pandemia. En el caso de Sigüenza, es el encargado de hacer los hisopados y procesar las pruebas de covid-19, pero antes de esa tarea da consulta a las personas que llegan a tramitar la tarjeta de sanidad. Si los exámenes de laboratorio que presentan muestran alguna anomalía, él los atiende y les receta tratamiento.

Cuando ya no hay más gente en la fila, se traslada al área donde se realizan los test de detección del coronavirus. En las últimas semanas la afluencia de personas aumentó, como también la positividad de los casos, no baja del 40 por ciento.

 

Centros de salud zona 18
Centro de Salud San Rafael Zona 18 la cantidad de pacientes que atienden va en aumento. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El médico refiere que hacer el hisopado es lo que menos tiempo conlleva. Con cada prueba que realizan deben llenar cuatro formularios distintos, y si es un caso positivo, deben entregarle un kit de medicamentos, darle el plan educacional y aclararle dudas sobre la cuarentena que debe seguir, eso hace el proceso tardado.

“No es solo de venir, hisopar a la gente y se acabó, detrás de cada prueba hay una pila de papelería que completar. Nos piden un reporte diario, si no se envía nos sancionan. Necesitamos tiempo para hacer lo administrativo”, indica Sigüenza, pero este trabajo no se toma en consideración, y que ante la alta demanda de personas que busca la prueba, la fila se hace larga y los reclamos por la espera abundan.

Le puede interesar: Proam tiene dificultad para comprar aspirina y suero para los kits covid-19

Recarga de trabajo

No es una situación que suceda solo en San Rafael II, los demás centros de salud también están recargados de trabajo, pues a los habituales programas que deben atender se agregó apoyar durante la emergencia sanitaria del covid-19, que comenzó con los hisopados y rastreo de casos, pero ahora se suma la vacunación.

El personal sanitario participa en las jornadas programadas en su puesto de trabajo, pero también en las campañas masivas que se organizan en su distrito, en las unidades móviles y en puestos masivos.

“Hay mucho qué hacer en el tema covid, faltan manos. Tratamos de hacer hasta donde se pueda, pero por mucho que quieran las autoridades, y nos demande la población, tenemos un límite, llegamos hasta lo humanamente posible”, dijo Sigüenza.

Arturo Lemus Bojórquez, es el director de la Clínica Periférica Paraíso II, zona 18. Tiene a su cargo el puesto de vacunación e hisopados en el Campo Marte, donde se han hecho hasta 1 mil 200 pruebas diarias. El escaso personal debe distribuirlo para cubrir ambos puntos. “El recurso humano que me queda se multiplica para realizar varias funciones”, mencionó.

Clínica periférica Paraíso II
En la Clínica periférica Paraíso II, en l zona 18, la cantidad de personas en busca de la prueba de covid-19 va en aumento. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Sucede lo mismo en el Centro de Salud Colonia Centroamérica, zona 7, donde la encargada del laboratorio debe atender a las personas que llevan muestras para examinarlas, las procesa y entrega los resultados, es la primera tarea que realiza.

Lea además: Q6 mil millones han pasado por el Ministerio de Salud para la lucha contra el covid

Cuando termina con un grupo de pacientes, se traslada al área de hisopados para atender a quienes solicitan la prueba de covid-19. Toma la muestra y luego la analiza para dar un diagnóstico positivo o negativo. Luego regresa a continuar las tareas en el laboratorio.

“Tenemos demasiada carga laboral y lo hacemos con gusto, pero estamos bastante cansados”, dice una de las trabajadoras del centro, que también dan apoyo al puesto de vacunación instalado en el Parque Érick Barrondo.

personal de centros de salud
El personal de los centros de salud también se encarga de apoyar en los puestos masivos de vacunación contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

En el centro de salud quien se encarga de vacunar contra la influenza, VPH, hepatitis, tétano y otras enfermedades, también hace curaciones, quita puntos, inyecta medicamentos, y colabora con el trabajo administrativo. El personal se ha vuelto multifunciones.

“El personal duplica esfuerzos. Nos falta personal de enfermería y técnico de laboratorio, que son los que están sacando la tarea en este momento. La gente queja de la espera, pero mi técnico de laboratorio tiene que trabajar las muestras que vinieron por exámenes de rutina y aparte hacer pruebas de covid, elaborar resultados e informes, y no digamos el personal de enfermería, que atiende acá y sale a vacunar o tomar muestras en la comunidad”, mencionó Leonel Palomino, director del centro de salud de la zona 11.

Armar kits, trabajo aparte

Meses atrás, los kits de medicamentos contra el covid-19 que se entregan a los pacientes positivos llegaban a los centros de salud dentro de un estuche, ahora reciben cajas de Vitamina C, D, acetaminofén, ibuprofén, aspirina, sales de rehidratación oral, loratadina e ivermectina, que deben separar, y luego colocar en bolsitas plásticas o de papel según las dosis sugeridas para el tratamiento de casos leves de coronavirus.

“Inicialmente nos venían armados, ahora nos están dando todos los medicamentos y nosotros hacemos las bolsitas con la medicina respectiva para forman el kit. Es una tarea más, que recarga el trabajo que se realiza a diario”, refirió Palomino.

Hasta ahora están abastecidos para entregarle a los casos positivos la bolsita con  medicina para que sigan el tratamiento en casa.

Kit de medicamentos contra el covid-19
El personal de salud debe armar los kits de medicamentos contra el covid-19 que se le entrega a los casos positivos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)