Concepción, el municipio con menos vacunados contra el covid-19 ¿cuál es la razón?

La creencia negativas hacia la vacuna contra el covid-19 persisten en Concepción, Sololá, lo que mantiene al municipio con el porcentaje más bajo de población vacunada en el país.

Publicado el
En el municipio de Concepción, en Sololá, solo el 2.4 por ciento de la población tiene el esquema completo de la vacuna contra el covid-19, el personal de salud hace esfuerzos por llevar el biológico hasta las personas. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)
En el municipio de Concepción, en Sololá, solo el 2.4 por ciento de la población tiene el esquema completo de la vacuna contra el covid-19, el personal de salud hace esfuerzos por llevar el biológico hasta las personas. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)

Es un municipio pequeño, según el Censo Poblacional 2018 en Concepción, Sololá, hay 6 mil 601 habitantes. De esa población, el Ministerio de Salud tiene como meta vacunar contra el covid-19 a 4 mil 978 personas. Sin embargo, la tarea de alcanzarlos va cuesta arriba.

El último reporte oficial indica que solo el 2.4 por ciento de pobladores mayor de 12 años tiene el esquema completo. Ese porcentaje representa tan solo a 118 vecinos.

De acuerdo con el alcalde, Pedro Juracán, el problema no es por falta de vacunas. Biológico hay, pero la gente se rehúsa a recibirlo debido a creencias erróneas que han permeado en la población: es el sello de la bestia, causa infertilidad, enferma a quienes la reciben, incluso, que les acorta el tiempo de vida -dos años después de inyectarse-.

“Como la vacuna es voluntaria, si queremos nos vacunas o no. No nos pueden obligar, porque el presidente (Alejandro Giammattei) dice que no es obligatorio”. Esa también es la razón por la que algunas comunidades se niegan a recibir las dosis contra el covid-19, según Juana Bixcul de León, trabadora social del centro de salud de Concepción.

Los comentarios de boca en boca y las redes sociales han esparcido esas ideas, indica el jefe edil, y el trabajo que realiza el personal de salud y de la municipalidad no ha logrado disuadir a la población de los beneficios de la vacuna.

“Hacemos visitas domiciliares, vacunación móvil con perifoneamos y de una vez vacunados, hacemos barridos por sectores, en el centro de salud promocionamos la vacuna entre los pacientes que llegan a consulta. Lamentablemente no ha dado mayor resultado”, menciona Bixcul de León, pese a que las jornadas también se hacen en fin de semana.

El centro de salud de Concepción, en Sololá, se mantiene con escasa afluencia de personas solicitando la vacuna contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)

Tres días de vacunación

En el municipio se sumó a la jornada de vacunación nacional del 16 al 18 de enero. En los primeros dos días únicamente inyectaron a siete personas con la primera dosis, dos con la segunda, y se colaron siete refuerzos.

La trabajadora social indica que convencer a las personas de vacunarse contra el covid-19 es un reto mayúsculo, pues les explican que los protege contra enfermedad grave, hospitalización y muerte, pero no atienden el mensaje.

Desde que se implementó el Sistema de alertas sanitarias el 27 julio del 2020, el municipio ha estado en amarillo, solo en dos ocasiones el semáforo epidemiológico lo ubicó en anaranjado y una vez en rojo. Pero esto tiene una explicación, el testeo para detectar casos de covid-19 es bajo, no se reportan contagios, y eso los mantiene en el nivel más bajo de alarma.

En las calles de Concepción se puede ver a vecinos sin la mascarilla que los protege contra el coronavirus. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)

Aunque tengan síntomas de la infección las personas se niegan a realizarse la prueba, pues también persiste la idea de que al hacerse el hisopado les transmitirán el virus y enfermarán.

Lea además: ¿Cuál es el interés que juega la Anam en la próxima contienda electoral?

Durante los 22 meses que lleva instalada la pandemia en el país, en Concepción se han hecho 45 test para identificar a pacientes con covid, cinco resultaron positivos, según el tablero del Ministerio de Salud.

“En el municipio no se ha muerto nadie por covid-19, no ha habido mayores contagios, entonces, la población no cree, pero estamos a 7 km de la cabecera departamental de Sololá, allí se han dado contagios y muertes, acá no, por eso la población no toma interés en la vacunación”, dice el alcalde.

Las personas han dejado de creer en la enfermedad, y en las calles se les ve sin mascarilla, aunque a nivel local el personal de salud promueve el seguir las medidas de bioseguridad y la inmunización en el idioma local, el cakchiquel.

Karin Slowing, de Laboratorio de Datos, menciona que para avanzar en la vacunación en municipios como Concepción es necesario entender por qué la gente la rechaza. El Ministerio de Salud debe trabajar de cerca con autoridades locales y liderazgo religioso, que suelen tener más peso que la autoridad formal, además de adoptar una estrategia de persistencia y continuidad.

No dejar de ofrecer la vacuna, aunque hoy la población la rechace, hay que insistir hasta que poco a poco la acepten, lo que se logra con información, educación y comunicación.

“El reto para el Sistema de Salud es buscar formas de convencer a la población para que confíe, pero eso lleva tiempo, y el problema que tiene el Ministerio de Salud es que no está viendo esto como un proceso de largo aliento”, dice Slowing, pues hay que establecer la vacunación como una oferta regular en las comunidades.

Sin gente que vacunar

Este martes la jornada en Concepción hubiera cerrado con 10 personas vacunadas, pero una de ellas desistió a última hora.

Una joven estaba dispuesta a colocarse la primera dosis contra el covid-19. Ella labora en una tortillería y acercarse al puesto de vacunación no le era posible. Acordó con Bixcul de León que a las 2.30 horas de la tarde estaría disponible.

La trabajadora social llegó con el biológico para inyectarla, pero apareció el padre de la muchacha e interrumpió el procedimiento, le dijo que si se vacunaba podía morir, y si lo hacía, mejor que le dejara dinero para su funeral.

El equipo de salud que se dedica a vacunar a la población contra el covid-19 está conformado por cuatro personas, deben hacer labor de promoción, hacer visitas de casa en casa, digitar los datos, aplicar las dosis, y ocuparse de otros programas.

Deben convencer a varias personas para aprovechar las dosis que se obtienen de cada vial, pues una vez abierto no se puede almacenar. El biológico pierde su eficacia.

El domingo pasado solo un adolescente de 14 años llegó a vacunarse, nadie más de Concepción quiso. Así que, para no desperdiciar el producto, el personal de salud tuvo que viajar 7 km a la cabecera de Sololá para buscar a otras nueve personas que quisieran vacunarse.

Le interesa: ¿Por qué la implementación del semáforo no ha podido contener la escalada de contagios?

“Podemos destapar el frasco para vacunar a una persona, pero nos queda el resto de la vacuna, y tenemos que salir a buscar a más gente. Porque la vacuna Moderna y AstraZeneca trae 10 dosis, y Pfizer seis, tenemos que tener a las 10 personas con primera o segunda dosis y a seis adolescentes fijos para usarla”, dice la trabajadora social

Hasta el lunes 17 de enero, en Concepción se había vacunado a 46 adolescentes con primera dosis, y 39 tenían el esquema completo. Los adultos con primera dosis eran 147 y con dos dosis 83.

En el municipio de Concepción son pocas las personas que han recibido la vacuna contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)

Modera fue la primera vacuna que recibieron para inocular a la población contra el covid-19. Actualmente también trabajan con AstraZeneca y Pfizer, las dosis de Sputnik solo llegaron una vez, pese a que en el centro de salud tienen capacidad para almacenarla.

Tienen disponible 60 dosis de Moderna, 50 de AstraZeneca y 36 de Pfizer, el biológico, según Bixcul de León, vence en marzo y junio. Si el ritmo de vacunación sigue igual de lento como hasta ahora, y la fecha de caducidad estuviera cerca, el producto sería trasladado a otras áreas de salud para que se use en otra población y no se desperdicie.

Dos realidades

Concepción no es el único municipio con bajos niveles de población vacunada contra el covid-19. Los datos oficiales indican que hay una decena de municipios que están por debajo del 10 por ciento de sus habitantes con esquema completo.

En Huehuetenango están Santa Bárbara, San Mateo Ixtatán, Colotenango, San Ildefonso Ixtahuacán y San Gaspar Ixchil.

Mientras que en Alta Verapaz aparecen Chisec, Fray Bartolomé de las Casas, Panzós y Senahú. Completan la lista El Estor en Izabal.

En el otro extremo hay dos municipios que ya superaron el 80 por ciento de personas con las dos dosis. La cabecera de Huehuetenango y, por supuesto, la capital, en donde nueve de cada diez personas tienen el esquema completo.

Las cifras generales de la vacunación en Guatemala dejan ver que únicamente 62 municipios tienen a la mitad de su población con dos dosis.