Continúan problemas con la emisión de pasaportes pese a nuevas medidas

El IGM aprobó la utilización de un sticker para prorrogar la vigencia del pasaporte por un año. La nueva modalidad busca reducir riesgos de contagio, pero durante el primer día se observaron largas filas de personas sin distanciamiento.

Publicado el
Las colas para pedir la extensión de vigencia del pasaporte iniciaron desde las 5:00 horas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Las colas para pedir la extensión de vigencia del pasaporte iniciaron desde las 5:00 horas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Ayer fue el primer día de entrada en vigor del acuerdo del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) que aprueba la utilización de una estampa para prorrogar pasaportes vencidos o que estén próximos a vencer. Sin embargo, en el lugar se observó la presencia de tramitadores y largas colas desde horas de la madrugada.

El pasado viernes el IGM anunció que todas las personas que tengan un pasaporte vencido, o que venza en los próximos seis meses, puede agendar una cita en el portal electrónico para obtener un sticker en su libreta que les prorrogue la vigencia del documento por el plazo de un año.

Las autoridades de migración justificaron que esta nueva modalidad ayudaría a reducir los riesgos de contagios de covid-19 y era necesaria dadas las últimas variantes del virus que hace más transmisible la enfermedad.

Sin embargo, durante el primer día se observaron aglomeraciones de cientos de personas desde las 4:45 horas, sin distanciamiento social, y además se notó la presencia de tramitadores, quienes exigían pagos a los usuarios a cambio de agilizarles el trámite.

“Hay tramitadores que piden hasta Q15 para sacar fotocopias del documento de identificación personal y hasta Q200 para adelantar lugar en la cola. Esto no debería de ser así porque se supone que uno ya tiene agendada la cita y no tendría por qué hacer largas colas”, dijo Carolina Ramos, una de las usuarias que acudió a prorrogar su pasaporte.

Comentó que el sistema les pide a las personas llegar 15 minutos antes de la cita, pero sugiere que las personas lleguen con más tiempo de anticipación porque las colas rodean el centro comercial donde se ubica el centro de emisión de pasaportes.

Sospechas de corrupción

Las deficiencias en la emisión de pasaportes se relacionan con los indicios de corrupción que pesan sobre la compra de cartillas en el IGM.

Desde noviembre del año pasado, el IGM intentó comprar 750 mil cartillas, pero el evento se prescindió porque la Contraloría General de Cuentas (CGC) recomendó anularlo por una supuesta falta de transparencia. Luego se lanzó una nueva licitación, pero de nuevo la CGC pidió a las autoridades anular el evento aduciendo una falta de competencia.

Recién el seis de julio, el director del IGM, Manuel Estuardo Rodríguez Valladares, aprobó la adjudicación de 500 mil cartillas a Icards Solutions S.A., pero a diferencia de las dos licitaciones anteriores, esta vez se utilizó la modalidad de “proveedor único”, que redujo la posibilidad de que más empresas presentaran ofertas.

Uno de los requisitos era que los oferentes acreditaran la representación de un fabricante con capital 100 por ciento estatal durante los últimos 20 años, lo cual a criterio de expertos limitó la competencia.

Francisco Rivas, exministro de gobernación, considera que las autoridades del IGM no son honestas al justificar la utilización del sticker como una medida para reducir los contagios. Lo que podría haber detrás es un posible desabastecimiento, dijo.

“Lo que deduzco por mi experiencia como ministro de gobernación es que hay una crisis de cartillas en Guatemala y por eso salen con la medida del sticker. ¿Por qué lo pienso? Porque hay dos eventos de licitación que se cayeron y eso evidencia que hay un interés por ese negocio”, dijo Rivas.

Agregó que las bases del evento de compra que se realizó bajo la modalidad de proveedor único dejan de manifiesto la intención de eliminar a ciertos oferentes. En realidad, si se querían reducir los contagios, el IGM pudo adoptar medidas como fortalecer los centros de emisión de pasaportes con más personal, más impresoras y prolongando horarios.

Según información pública, hasta la semana pasada había 74 mil 718 cartillas disponibles en bodega. De las 500 mil que se acaban de adquirir, 50 mil deben ingresar en 2 meses y medio y las otras 450 mil en cuatro meses, según se estipuló en las bases.

Por medio de comunicación social, el IGM justificó que se habilitó un espacio “fisicoquímico” donde se atenderá a las personas que necesitan salir de urgencia del país.

“Así mismo se creó un espacio en la página web para tener orden y control de quienes soliciten la extensión de vigencia del pasaporte”, comentaron pese a las aglomeraciones que se observaron.

Además, aseguraron que ya pidieron a la Policía Nacional Civil que asigne agentes para evitar la presencia de tramitadores.

Carol Rivas, propietaria de la agencia de viajes Happy Travel, considera que la renovación del pasaporte por un año es una medida que puede ayudar a los viajeros. Comenta que uno de los problemas que se dio es que algunos usuarios pedían citas, pero se las agendaban hasta dentro de tres o cuatro meses.

Sin embargo, también estaba la opción de tramitar el pasaporte de emergencia, con lo cual las personas presentaban un boleto aéreo y en Migración se los renovaban en un lapso menor a 48 horas. El problema es que esta medida alternativa no fue socializada por el IGM y muchos viajeros la desconocían, dijo.

¿Cómo obtener el sticker que prorroga la vigencia del pasaporte por un año?

  • Debe ingresar a www.igm.gob.gt, seleccionar servicios en línea y presionar el botón para extender la vigencia del pasaporte y completar el registro, especificando la fecha y hora.
  • La libreta debe tener 3 hojas en blanco, equivalente a 6 páginas. Además, el pasaporte debe estar vencida o con menos de seis meses de vigencia.
  • Debe presentar pasaporte, boleto de ornato, dpi vigente y copia de la cita para extensión.

*El trámite es gratuito.