Coronavirus: Así transcurre el Domingo de Ramos en Guatemala

Silencio, oración y nostalgia en uno de los días más tradicionales y emblemáticos de la Semana Santa guatemalteca.

El rector del Santuario de  San José, José Luis Colmenares, realiza la misa en el interior de ese templo, a puerta cerrada. Al fondo, las imágenes que serían procesionadas este Domingo de Ramos. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
El rector del Santuario de San José, José Luis Colmenares, realiza la misa en el interior de ese templo, a puerta cerrada. Al fondo, las imágenes que serían procesionadas este Domingo de Ramos. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

Un Domingo de Ramos atípico en el país. Jesús de las Palmas y Jesús de los Milagros no recorren las calles del Centro Histórico. Jesús de la Merced tampoco saldrá en Antigua Guatemala. Sus cortejos procesionales fueron suspendidos como efecto de la pandemia del coronavirus.

En cambio, las miles de personas que cada año presencian estas masivas procesiones permanecen en sus hogares en oración, según lo manifestado por muchos de ellos en las redes sociales.

Otros, pedían porque mejore la situación del país. “Elevemos nuestras oraciones por todas las familias de Guatemala y del mundo entero. Mi Señor amado, cuida y protege a Guatemala, nuestros médicos a todos los cucuruchos”, escribió en Facebook Werner Coronado.

“Así adornamos el día de hoy aquí enfrente de mi casa en Villa Nueva para que tu mi Señor de los Milagros nos eches tu santa bendición”, compartió también Ana Conde López, con una fotografía de una cruz y unos ramos en la pared de su casa.

En las afueras del Santuario de San José, en la zona 1, se observaba a un grupo de personas que llegó para adornar con ramos, flores, pino y fotos de Jesús Nazareno de los Milagros y Virgen de Dolores, que este domingo salían en procesión desde las 6.30 horas.

Algunos estaban frente a la iglesia solo observando, como imaginando la salida de dicha procesión, mientras en el interior del templo el sacerdote José Luis Colmenares realizaba la misa a puerta cerrada, la cual fue transmitida en internet.

Como dato curioso, adentro del Santuario fueron puestos los turnos de los cargadores que no fueron entregados, representando a los cucuruchos y devotas cargadoras del Domingo de Ramos.

En la calle de Mixco

En Jardines de Minerva 2, zona 11 de Mixco, el sacerdote local recorrió las calles con Jesús Sacramentado e impartiendo la bendición a las casas.

Los vecinos solo podían observar desde sus puertas. Varios decoraron con lo que tenían disponible.

Algunos vecinos en Mixco adornaron sus casas al paso del Santísimo Sacramento. (Foto Prensa Libre: Ingrid Reyes)

En distintas zonas de la capital se pudo ver puertas y ventanas adornadas con ramos, pino, flores, cruces y fotografías.

Vivienda de la zona 18.
El párroco Wenseslao Mazariegos, de la iglesia Santa Catarina de Alejandría, en Santa Catarina Pinula, realiza la bendición de Ramos con una procesión en la que también participó el alcalde.

Mismo sentir en la provincia

La tradición de ir a la bendición de ramos en las iglesias de Retalhuleu no fue posible este Domingo de Ramos. Pero a pesar de las restricciones, los feligreses adornaron sus viviendas y compraron ramos para mantener la tradición y en familia hacer oraciones para que la pandemia de covid 19 no los alcance.

Algunos fueron en busca de la bendición de ramos a la iglesia San Antonio de Padúa, donde el párroco Anacleto Gaitán dirigió la misa a puerta cerrada.

La feligresa Rosario Macal comentó que decidieron adornar la fachada de su domicilio para no perder la tradición. “Desde nuestra casa oramos por todas las personas que están padeciendo del coranovirus”, dijo.

“Estamos conscientes de que es una situación difícil, pero no debemos perder las tradiciones y en el interior de nuestra casa hacer nuestras actividades religiosas para no exponernos en las calles”, agregó Macal.

Feligreses adornan sus casas en Retalhuleu. (Foto Prensa Libre Rolando Miranda)

Roque Canchú compró ramos con una señora para que los bendijera el padre y llevarlo a su hogar, pero la iglesia estaba cerrada y esperó a que saliera el párroco para la bendición.

El párroco Gaitán llama a la oración para que Dios conceda paz en los corazones de todos y dio la bendición de ramos para las personas que esperaron en la puerta de sus casas.

Vecinos de Retalhuleu reciben la bendición de los ramos. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

En Suchitepéquez también fue un Domingo de Ramos diferente. La catedral San Bartolomé, en Mazatenango, realiza las misas a puerta cerrada, y con un reducido número de asistentes, ya que no pueden ingresar más de diez personas, incluyendo algunos medios de comunicación que la transmiten. Además, las ventas de ramos son escasas y solo se realizaron en la madrugada de este domingo.

Asimismo, en la parroquia de San Bernardino Suchitepéquez varios fieles católicos se congregaron en el atrio de la iglesia guardando un metro de distancia entre ellos, pero aún así el párroco de la iglesia les solicitó retirarse, motivándolos a seguir las recomendaciones oficiales y hacer conciencia sobre la gravedad de la pandemia. Luego de comulgar, los presentes se retiraron.

Algunas personas llegaron a la misa de Ramos pero permanecieron afuera de las iglesias. (Foto Prensa Libre: Marvin Túnchez)

Día de mercado

Los mercados cantonales y municipales de Escuintla fueron abarrotados por personas que llegaron a comprar alimentos este Domingo de Ramos. Entre lo más adquirido fueron verduras, carnes y granos básicos.

La diferencia con otros días fue que para ingresar a estos centros de abasto los escuintlecos tuvieron que acatar ciertas normas de higiene impulsadas por la municipalidad de cada municipio, entre estas, que cada persona debía tener mascarilla, no llevar niños y ni acompañante.

Todas las personas que llegaban a los mercados de Escuintla debían usar mascarillas y no llevar acompañantes. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

Carmen del Águila, ama de casa, comentó que se asombró de ver tanta gente comprando. “Hay una locura en las compras, pensé que aquí estaría con menos gente, ya que en los supermercados es complicado ingresar, pero me doy cuenta que también está abarrotado”, resaltó.

Débora Gordillo, comerciante, dijo que han atendido todas las medidas de higiene que les han recomendado las autoridades, pues utilizan mascarillas y gel antibacterial.

“Pedimos a nuestros clientes que también colaboren con estas medidas, así ellos pueden seguir comprando en los mercados y nosotros podemos vender nuestros productos y llevar el sustento diario a nuestros hogares”, comentó Gordillo.

El mercado número 3 de Escuintla se vio abarrotado por personas que llegaron a abastecerse de alimentos. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

Abraham Rivera, alcalde de Escuintla, explicó que fue necesario implementar medidas de regulación en los mercados, por las aglomeraciones.

Resaltó que otra de las medidas es que los comercios tienen permitido vender hasta medio día, para luego limpiar sus puestos y cerrarlos.