Coronavirus: Terapia de plasma convaleciente depende de donaciones voluntarias

El Hospital Roosevelt se encuentra aplicando un tratamiento experimental a base de la transfusión de componentes sanguíneos de personas recuperadas de covid – 19, para inyectarlo en pacientes enfermos con la esperanza que puedan generar anticuerpos que venzan al nuevo coronavirus.

Publicado el
El Hospital Roosevelt pide a pacientes recuperados hacer donación de su sangre para investigar tratamientos a base de plasma. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El Hospital Roosevelt pide a pacientes recuperados hacer donación de su sangre para investigar tratamientos a base de plasma. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los resultados preliminares son alentadores. Pacientes con el nuevo coronavirus que presentan síntomas moderados han mostrado una buena evolución al tratamiento, que aplica desde hace algunas semanas el Hospital Roosevelt, según detalló el doctor Luis Chávez, jefe del departamento de patología y encargado del proyecto.

El mismo consiste en recibir una donación sanguínea de personas que se han recuperado del covid – 19. Los médicos con ayuda de su equipo hacen una clasificación del torrente sanguíneo para ubicar aquellas partes donde descansan los anticuerpos, posteriormente esa sustancia es aplicada en los pacientes que requieren ayuda y que han demostrado ciertas complicaciones en su salud tras contraer la enfermedad.

Datos del Hospital Roosevelt apuntan que han aplicado plasma a 64 pacientes que mostraron tener una buena recepción de la dosis, aunque a 20 de ellos fue necesario aplicar el doble por tener síntomas que pasaron de moderados a críticos. La cantidad de plasmada aplicada para el tratamiento es de 200 cc por persona, pero a ese grupo en particular se les suministro 400 cc.

“Haciendo la averiguación de los primeros pacientes dados de alta tras recibir el tratamiento han presentado algún compromiso respiratorio, una apatía leve. Por ejemplo se sienten fatigados al momento de subir gradas o tras hacer algo que exija actividades físicas, no ha pasado con todos. Podríamos considerar esto como normal en el contexto de la enfermedad porque hay un daño a nivel del tejido pulmonar y se considera como una secuela”, explicó el doctor Chávez.

Aunque puedan existir esperanzas en este tratamiento actualmente los médicos se enfrentan con que muy pocas personas están dispuestas a donar su plasma, aunque el número de recuperados, según el ministerio de Salud, es de 52 mil 370 personas.

“La afluencia de los pacientes (donadores) sigue siendo baja, en promedio tres o cuatro diarios, no subimos de esa cantidad y la invitación es a la población que se ha recuperado. Nosotros ofrecemos incluso los medios de transporte del Hospital con el apoyo del director para que si tienen dificultades de transporte y económicas, por si deben de pagar algún tipo de taxi, nosotros podemos hacer la coordinación para irlos a traer y a dejar, esto lo hacemos para animar y contribuir en la ayuda de pacientes que siguen en el hospital”, resaltó el profesional.

Tratamiento debe tener garantías

El epidemiólogo José Ortiz, director del Observatorio del Covid – 19, explicó que este tipo de tratamientos aún se encuentra en una fase experimental, pero que es adecuado que al momento que se aplique para contrarrestar casos de coronavirus se tomen medidas de seguridad, por ejemplo, correr una prueba de confirmación que garantice que la persona se curó del todo o que no volvió a contraer la enfermedad.

“Tendríamos que tener una prueba previa, del tipo PCR, antes de que el donador de plasma pueda donarlo para tratar a los pacientes. Este tratamiento si es una buena alternativa y tiene bien ganado su espacio dentro de la terapéutica actual pero el problema es el periodo de ventana de utilizar plasma que aun pueda tener carga viral”, señaló.

No todos pueden ser donantes

Según explico el infectólogo Carlos Grazioso, existen algunos pacientes que si bien lograron vencer esta nueva enfermedad les es imposible ser buenos candidatos para donar su plasma. El profesional accedió a responder algunas de las dudas que surgen cuando se habla de este tratamiento experimental.

Tras ser dado de alta ¿En cuánto tiempo puedo donar mi plasma?

“Por lo menos tienen que pasar 14 días después de que ya se fueron todos los síntomas, ese es el tiempo mínimo en el cual debería una persona poder decidir si puede donar su plasma y si ya se ha recuperado suficiente como para donar, eso es el mínimo, idealmente yo le diría que puede ser un poco más como uno o dos meses porqué además que ya se recuperaron sus niveles más altos de anticuerpos se desarrollan en ese momento”.

Si tengo otro tipo de enfermedades ¿Puedo ser donador?

“Las contraindicaciones para donar plasma son las mismas que para cualquier donador de sangre común y corriente. Usualmente de personas arriba de 55 años, personas que han tenido alguna hepatitis “B” o “C”, personas que están tomando medicamentos como aspirina y algunos otros eso está contraindicado, así como aquellos que son muy delgados, de muy bajo peso, ellos tampoco pueden donar sangre. Si tienen o han tenido alguna de estas no lo dejarán donar plasma”.

¿Recuperados con tatuajes pueden donar plasma?

“Usualmente las personas que tienen tatuajes entran entre las contraindicaciones para hacer una donación de sangre entonces esto ya les impide también poder venir y donar su plasma”.

¿Duele donar plasma?

“Es exactamente lo mismo a una inyección. El procedimiento es igual a una donación de sangre, le introducen una aguja, duele una forma mínima sobre todo si es un técnico experimentado, será una cosa mínima la sensación, una vez introducida la aguja ya no habrá dolor y solo es esperar que llene la bolsa de donación y la extracción de la aguja, esto vuelve a ser un momento de mínima molestia pero no implica nada más”.

Aunque por ahora los resultados son alentadores los médicos no pueden garantizar que el tratamiento sea 100% efectivo contra la enfermedad, es necesario experimentar más para tener datos robustos que puedan respaldar sus hipótesis, pero para ello necesitan la ayuda de aquellos, que por fortuna, sobreviviendo al coronavirus.