¿Cuánto cuesta la hospitalización de un paciente contagiado con covid-19?

Para el sistema de salud pública atender un caso complicado con covid-19, que llegará a requerir ventilación mecánica, puede tener un costo de hasta Q50 mil. El llamado es a la población atender las medidas de contención del virus para evitar más contagios de personas, que podrían no recibir los cuidados médicos necesarios por saturación en los hospitales.

Entre el 5% y 10% de la población que se contagia con el covid-19 podría llegar a necesitar cuidados intensivos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Entre el 5% y 10% de la población que se contagia con el covid-19 podría llegar a necesitar cuidados intensivos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

A partir del primer caso de covid-19 reportado en el país, el pasado 13 de marzo, el número de infectados ha ido en aumento. El 10 de abril fue el día con mayor incremento de contagios hasta ahora, se diagnosticaron 31 personas con el virus.

La vida humana no tiene precio, pero el costo de tratar a un paciente con el nuevo coronavirus resulta elevado para cualquier país, y a Guatemala le pega duro por su sistema de salud debilitado. El gasto en el cuidado de un paciente grave podría superar los Q50 mil, según cálculos del Ministerio de Salud.

Como una constante que lleva años, la capacidad de los hospitales es insuficiente para alcanzar a la población que requiere atención. Hay 51 hospitales dentro del sistema público, con 10 mil 200 camas, mientras que el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) tiene 23 hospitales y 2 mil 500 camas, esto resulta poco para cubrir a una población de 16 millones 300 mil habitantes, según el censo poblacional publicado el año pasado.

Ante la emergencia desencadenada por el nuevo coronavirus, el gobierno habilitó dos hospitales con 443 camas para atender específicamente a pacientes infectados con el virus, como respuesta para sobrellevar la crisis.

De continuar diseminándose la enfermedad, la cifra de personas enfermas con covid-19 crecerá y la situación será insostenible, de ahí que se insista en las medidas de prevención, como el distanciamiento social y el uso de mascarilla.

Se estima que de los casos que se detectan con el virus un 20% podría llegar a requerir hospitalización, mientras que entre el 5% y 10% necesitar cuidados intensivos, con soporte ventilatorio.

Atender a estas personas representa un costo alto para cualquier Sistema de Salud. El Ministerio estableció en febrero pasado protocolos con el fin de organizar los servicios hospitalarios para responder la emergencia por el nuevo coronavirus, en el documento Procedimientos para la preparación y respuesta frente al nuevo covid-19 hizo un estimado del costo en el cuidado de una persona infectada al momento de ser internada en un hospital.

Un paciente no grave requiere alrededor de Q2 mil 800 en medicamentos, entre los que se mencionan antipiréticos, usados para controlar la fiebre; corticoides, que tienen efecto antiinflamatorio; antihistamínicos, los cuales se utilizan para controlar los procesos alérgicos, antibióticos de primera línea y rehidratación oral.

Mientras que un caso complicado que requiere ventilación, el costo de medicamentos puede sobrepasar los Q50 mil, pues requiere antibióticos de segunda y tercera línea -más fuertes-, así como sedantes, entre otros fármacos.

Arturo Sánchez López, médico experto en enfermedades infecciosas, menciona que la ventilación mecánica es el último recurso para atender los casos críticos, la utilización de antibióticos es para mejorar un poco el cuadro, pero aún faltan estudios al respecto.

“El covid-19 es una entidad relativamente nueva, y así como se están descubriendo nuevos síntomas y signos, el entender cómo el virus actúa en el organismo es algo que se ha venido estudiando. Lo que se ha hecho es echar mano de los recursos que se tienen al alcance y, por eso, algunos médicos creen que el uso de antibióticos en algo contribuye en los cuadros graves”, señala el médico.

Hay que tener presente que el covid-19 es un virus nuevo y que puede causar neumonía grave y síndrome de dificultad respiratoria aguda en algunos pacientes, y que de momento no hay una terapia aprobada para tratarlo. Las investigaciones continúan para encontrarla, así como para desarrollar una vacuna, que se plantea como la solución más contundente contra este microorganismo.

Atención necesaria

Si el paciente llegara a necesitar alimentación parental (se suministra a través de la vena) el costo es de Q1 mil 400 por día. Mientras que de requerir de un ventilador y de un monitor de signos, son Q300 diarios.

Cuánto tiempo permanezca la persona hospitalizada, dependerá de la gravedad del cuadro clínico, que a la vez está relacionado con la respuesta inmunológica de cada persona.

La situación se complica cuando no se tienen los suficientes ventiladores mecánicos disponibles en el país para atender esta crisis sanitaria. Hasta hace unos días se mencionaba que había solo 56 de estos aparatos para tal fin.

Sin embargo, el Ministerio de Salud dice tener 672 respiradores, y con donaciones y compras que la cartera hará en los próximos días se llegará a más de 900. Además, se dispondrá de unos 60 respiradores que se crearán en el país.

En el cuidado a estos pacientes también se necesita de la intervención del personal de salud, que requieren equipo de protección cuya inversión por día es de Q57.50, que deben cambiarlo constantemente para evitar ser contagiado con el covid-19, por estar en contacto directo con los enfermos.

Es necesario que se le provea a cada uno de mascarilla N95, mascarilla con visor, lentes de protección, bata, gorro, botas quirúrgicas, además de guantes de látex y de nitrilo, implementos que deben ser descartables.

Frenar el contagio

Sánchez López señala la necesidad de evitar que el virus se siga diseminando en el país. De los contagiados muchos serán asintomáticos, otros necesitarán cuidados en casa, pero hay un tercer grupo que tendrá que ser atendido en los hospitales y necesitar cuidados intensivos, lo que incrementa el costo dentro del sistema de salud para atender esta emergencia.

Pero más allá de los medicamentos y del impacto económico que pueda generarse, se requerirá de más camas de hospital y más personal para la atención de los pacientes.

Guatemala tiene cerca de 0.4 médicos por cada mil habitantes, mientras que camas, de acuerdo con datos del Banco Mundial, hay 0.6 por el mismo número de personas.

Para Adrián Chávez, analista en Salud, el coronavirus no es la única amenaza en el país, lo es también la poca capacidad que se tiene para atender a la población, que si en circunstancias normales es insuficiente, ante esta emergencia los centros de asistencia se desbordarían, y si se habla del impacto financiero, este será “grosero”.

“Esto vuelve insostenible un sistema de salud, y uno como el nuestro colapsaría. Lo más importante es evitar los contagios, y al romper la cadena de transmisión, más rápido volveremos a la normalidad y menos será el impacto económico que habrá en el país”, dice Sánchez López.

Menciona que combatir el covid-19 no solo involucra a las autoridades de gobierno, también descansa en la comunidad que debe atender las medidas de confinamiento en sus viviendas, el distanciamiento social, lavarse las manos constantemente y usar mascarilla.

“La epidemia, sabíamos que venía; la proporción nosotros se la damos. Si todos cumpliéramos con las medidas y los criterios que están emanando de las autoridades podría contenerse”, Arturo Sánchez López, médico experto en enfermedades infecciosas.