Día 20: Donativo de alimentos nutritivos a niños de la Fundación Ayúdame a Vivir

Hasta la fecha la organización ha atendido a más de 9 mil niños, de los cuales han diagnosticado alrededor de 7 mi 500.

Johana Legrand es una mujer caritativa que desde hace varios años ayuda a los niños y jóvenes de la Fundación Ayúdame a Vivir -AYUVI- para niños con cáncer.

Legrand comenzó su labor social con esta organización siendo parte de “Padrinos de esperanza”, unos meses después de iniciar el apadrinamiento visitó el hospital y allí se ganaron su corazón.

“Al verlos y al hablar con los niños me di cuenta que a pesar de sentir dolor y tener un catéter múltiple donde le suministran los medicamentos, ellos siempre tienen una sonrisa en sus caritas”, explica Legrand, quien asegura que hay mucho que aprender de los niños para aplicarlo a nuestras vidas.

En ese momento decidió ser voluntaria para pasar tiempo con los pequeños, “los voluntarios realizamos actividades durante todo el año y es algo que nos llena de mucha alegría”, afirmó Johana Legrand.

Después de esa fase decidió que era momento de ayudar de otra forma y por ello comenzó a recolectar regalos para la época navideña.

“Este año por el covid-19 no pude hacerlo, pero en nombre de todas las personas maravillosas que se unen a esta noble actividad con sus donaciones económicas pude traerles alimentos”, explicó satisfecha esta mujer de buenos sentimientos.

Además, agradeció a todos que hicieron posible este donativo e invitó a que la población guatemalteca se acerque a esta institución para ayudar a los menores de edad que tratan allí.

Este no es el primer donativo de alimentos que hace, siempre se preocupa por llevar cosas nutritivas, ya que es muy importante mantener a estos niños y jóvenes con buena salud para evitar que recaigan y ayudar a su recuperación.

Actualmente Ayuvi atiende entre 120 y 150 pacientes al día, a algunos los están diagnosticando, a otros les dan seguimiento y a otros les están dando su tratamiento.

Hasta la fecha han atendido a más de nueve mil niños, de los cuales han diagnosticado alrededor de 7 mi 500.

“El cáncer infantil es una enfermedad de largo plazo, empezamos con un niño de tres años y probablemente lo dejemos de ver hasta que tenga once años”, señaló Luisa Ávila, directora de comunicación social de Ayuvi.

Ávila explicó que el cáncer pediátrico si se puede curar con un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado.

En Ayuvi le dan seguimiento a los niños al menos ocho años y están muy agradecidos con este tipo de donativos ya que estos ayudan a poder darle a los niños con cáncer un tratamiento integral sin costo.