Dolores, fatiga o alteraciones psicológicas: las secuelas del covid que tratan en clínica especializada

Fatiga, dolor de cabeza y de articulaciones están entre las secuelas que más se han identificado en los pacientes que superaron el covid-19. El miedo también afecta.

Publicado el
Las personas que han superado el covid-19 tienen secuelas como la fatiga crónica. En la clínica postcovid del Parque de la Industria les dan terapia para tener calidad de vida. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Las personas que han superado el covid-19 tienen secuelas como la fatiga crónica. En la clínica postcovid del Parque de la Industria les dan terapia para tener calidad de vida. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El covid-19 es una enfermedad nueva, y los estudios continúan sobre sus efectos en la población. En Guatemala se estima que cerca de 597 mil personas se han recuperado de la infección. Aunque no a todos por igual, el virus dejó en ellos secuelas que pueden tardar mes en desaparecer.

Claudia Sandoval superó la infección por covid-19 hace tres meses. No tuvo un cuadro grave. Desde días atrás comenzó a notar que el cansancio la agobia hasta con el más mínimo esfuerzo. Realizar los quehaceres del hogar la agotan, las caminatas también. El dolor en las articulaciones es recurrente.

Asistió a la clínica para atender las secuelas del coronavirus en los pacientes que está instalada en el Hospital Temporal del Parque de la Industria. Este espacio abrió el 28 de octubre pasado. En menos de un mes ya se tienen programadas citas para recibir a 386 personas, y al lunes último, se había evaluado a 230.

Claudia está en esa lista, y las molestias que le aquejan son síntomas que pueden durar semanas después de haber tenido covid, incluso, hasta meses. Son secuelas que deja el virus en el cuerpo, para muchos pasan desapercibidas, pero es necesario recibir tratamiento para mejorar la calidad de vida.

Alba Ortega, coordinación médica de la clínica, indica que las principales señales postcovid que han detectado en los pacientes son síndrome de fatiga crónica, dolores de cabeza -cefaleas-, dolor articular -rodillas, en la cadera- y muscular.

“Un 40 por ciento (de los pacientes) refiere tener fatiga crónica y un 20 por ciento, cefalea”, dice la médico.

Los efectos negativos en la capacidad pulmonar también se han detectado, y el nivel de daño depende de las complicaciones que el paciente tuviera durante el desarrollo de la enfermedad (moderada-severa) y su estancia hospitalaria, así como de las comorbilidades que tenga.

“Depende mucho de la edad del paciente y de qué enfermedad previa haya tenido.  Sin embargo, con las nuevas variantes, el grado de lesión pulmonar también se ha visto en pacientes jóvenes, incluso en menores de 30 años”, sin comorbilidades, señala, pues la delta es más agresiva y la inflamación que causa en los pulmones, como en el resto de los órganos, es mayor, de eso dependerá las secuelas que se presenten y el tratamiento que se recomiende para superarlas.

En la clínica, además de la evaluación y apoyo médico, las personas son atendidas en el área de fisioterapia, terapia respiratoria, psicología y nutrición. Se les da una atención integral.

Lea también: Dosis de Sputnik V podrían caducar si no se aumenta la vacunación

Un respiro para mejorar

Carlos Fernandez, coordinador del área de fisioterapia y de terapia respiratoria de la clínica, indica que la enfermedad impacta la capacidad respiratoria de las personas, esta es una de las huellas que deja el covid-19 en los hospitalizados derivado de la neumonía provocada por el virus. “Todos salen con un grado de lesión”, dice, pero la gravedad dependerá de lo agresiva que fue la enfermedad en cada caso.

Agrega que en algunas personas puede ocasionar fibrosidad pulmonar, “esto afecta la capacidad de movilidad del pulmón”, y es más marcada en quienes tuvieron una enfermedad moderada a grave, el efecto puede tardar meses. “Es un daño irreversible, y en muchos casos es compatible con la vida”, agrega.

La fisioterapia y la terapia respiratoria mejoran la capacidad vital pulmonar y permiten la recuperación de las áreas de los pulmones con menor daño, para que los pacientes puedan realizar sus actividades diarias sin complicaciones.

Fernández indica que el grado del daño pulmonar lo determinan por medio de la revisión clínica y de distintos exámenes, como radiografías, resonancias magnéticas y tomografías. A partir de allí se establece la ruta de tratamiento a seguir, que en este caso involucra ejercicios que aumentan la resistencia respiratoria y muscular, como en el caso de Claudia.

Los pacientes reciben terapia respiratoria para solventar el daño pulmonar que deja la infección del covid-19. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Detectan deficiencia proteica

La nutricionista Mariajosé Hesse menciona que entre las secuelas evidenciadas desde su área es que los pacientes que fueron hospitalizados tienen deficiencia proteica, perdieron masa muscular, producto del desgaste de energía y proteína. Alrededor de un 80 por ciento de las personas está en esa condición.

Al evaluar a los pacientes postcovid en la clínica se ha detectado que en su dieta abundan los carbohidratos. El reto es mejorar los hábitos alimentarios, para nutrirse adecuadamente y esto les ayudará a recuperar la fuerza y la energía para retomar la rutina que tenían previo a enfermar.

Miedo, incluso de morir

El daño del coronavirus va más allá de lo físico, también tiene efectos psicológicos. El miedo es la principal manifestación que se identifica en quienes han superado la infección, se ha detectado en la mayoría, aunque no hayan pasado por la hospitalización.

“Recordemos que la recuperación es en aislamiento, solos… eso afecta emocionalmente”, dice Daniel Rivera, coordinador de la unidad de Psicología del hospital.

Menciona que el covid afecta psicológicamente desde el momento en que se tiene la sospecha de tener la infección.

Le puede interesar: Vacunas de Covax llegarán según la capacidad de vacunación

En la etapa precovid las personas sufren de ansiedad, al no tener claridad de lo qué va a suceder o cómo responderá su cuerpo a la enfermedad. Tras tener un diagnóstico y después de superar la infección prevalece el miedo.

“Hemos tenido casos de personas que vienen con ideas suicidas, tienen miedo de salir a la calle, a no saber qué hacer, de regresar a su trabajo, de relacionarse con otras personas, miedo a que les vuelva a dar covid, incluso, a morir”, indica Rivera.

Los pacientes llegan con el psicólogo luego de la evaluación médica. El tratamiento es de cuatro a siete sesiones en las que se ayuda al paciente a superar el miedo y las inseguridades.

Atención por citas

En la clínica postcovid se atiende por medio de citas. Se recibe a pacientes que estuvieron internados en el Hospital Temporal del Parque de la Industria como a personas que han sido tratadas en otros centros, e incluso pasaron la enfermedad en casa.

Roxana Pivaral, médica y coordinadora de la clínica, refiere que en la última semana han atendido a un promedio de 15 a 20 pacientes al día. Para obtener una cita se debe llamar al call center 2305-4000. El servicio es gratuito.

La clínica para atender a pacientes postcovid en el Hospital Temporal la Industria abrió el pasado 28 de octubre. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El proyecto se pensó a finales de 2020 y la intención es que siga por más tiempo, pues no se tiene certeza de cuánto más dure la pandemia en el país.

Si bien en el hospital se atienden las emergencias, se había descuidado el seguimiento a los pacientes y las secuelas que experimentan al recuperarse de la infectado. Incluso, quienes no presentaron síntomas tienen riesgo de tenerlas.

Los efectos del covid-19 pueden extenderse en el tiempo, y se habla del covid prolongado o de larga duración. Estos casos son seguidos con detenimiento.