En el primer año de pandemia el gobierno erogó Q189.1 millones menos en protocolo y movilidad

El dinero que se dejó de gastar debe invertirse en atender a la población vulnerable y la compra de vacunas, opinan expertos.

Publicado el
Primer informe de Gobierno del Presidente Alejandro Giammattei. Este tipo de actos protocolarios disminuyeron en 2020 por la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Primer informe de Gobierno del Presidente Alejandro Giammattei. Este tipo de actos protocolarios disminuyeron en 2020 por la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La pandemia del coronavirus obligó al gobierno a disminuir actos protocolarios y la movilidad de funcionarios públicos. Ello se reflejó en 2020 en una reducción de gasto de Q189 millones 181 mil 722 en rubros de protocolo, alimentación, combustible y viáticos.

En el 2020 los ministerios y demás entidades del Organismo Ejecutivo erogaron Q789 millones 640 mil 404 en once renglones relacionados a servicios de atención y protocolo, hospedaje, alimentación, gastos de representación, combustible y transporte de personas por comisiones de trabajo dentro y fuera del país, así como alimentos para personas dentro de las instituciones públicas.

El monto es menor al reportado durante el 2019, cuando no había pandemia y el gasto en estas rúbricas alcanzó los Q987 millones 822 mil 126.84, según consta en el Sistema de Contabilidad Integrada del Ministerio de Finanzas (Sicoin).

Los renglones con las reducciones más drásticas fueron el de viáticos en el exterior, con una disminución de gasto de Q24 millones 498 mil 228; servicios de atención y protocolo, con Q20 millones 955 mil 290 menos; viáticos en el interior, con Q19 millones 281 mil 295 y transporte de personas con Q17 millones 363 mil 445 menos erogados durante el 2020 en comparación con el 2019.

En lo que respecta alimentos para personas, todos los ministerios reportaron disminución de gasto, con excepción del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación y el Ministerio de Desarrollo Social.

Esto se debe a que estas dos carteras reportaron en este renglón el Programa de Apoyo Alimentario Rural, uno de los 15 que se implementaron para alivianar la crisis social y económica que se generó por la pandemia de la covid-19.

La ayuda consistió bolsas con 172 libras de alimentos cada una mediante un convenio con el Programa Mundial de Alimentos. En la metodología se estableció que el Mides se haría cargo del área urbana y el Maga del área rural. El presupuesto erogado en este renglón por las dos carteras fue de Q685 millones 067 mil 677. En 2019 el gasto ascendió a Q152 millones 760 mil 823.

Le puede interesar: Quiénes han llegado a la Casa Presidencial

Reorientar el gasto

El economista Enrique Maldonado explica que estas reducciones se deben a las medidas de contención del gasto que se aplicaron en 2019. A su criterio, es necesario que el dinero que no se invertirá en estos rubros se reoriente para atender a la población más vulnerable que sigue sufriendo una crisis económica por la pandemia.

El entrevistado comenta que es necesario mantener los programas sociales. De otra forma las condiciones de pobreza aumentarán. No obstante, un problema es que aún no publica el acuerdo gubernativo que detallará cuál es el presupuesto de cada entidad. El presidente Alejandro Giammattei prometió el pasado 25 de enero en cadena nacional que se haría público, pero a la fecha no ha sucedido. Por tal motivo es difícil planificar el gasto.

“Las instituciones no saben todavía le presupuesto que van a ejecutar. Ya se está formulando el presupuesto 2022 y las unidades ejecutoras no conocen su presupuesto”, dijo Maldonado.

Luis San José, investigador económico de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), considera que el dinero que no se erogue debe invertirse en la prevención, atención y mitigación de la covid-19.

“Debe procurarse dirigir el presupuesto a la compra de vacunas o para cuestiones logísticas de vacunación. Por ejemplo, contratar más personas. También se deben fortalecer los hospitales, ya que actualmente hay camas, pero no hay quién las opere. A medida que avanzamos, todo recurso invertido para mitigar el incremento de contagios o evitar muertes es válido”, dijo el experto.

San José enfatizó que mientras no se avance en la vacunación, será difícil ver mejoras en la economía. “Si queremos más inversión, más consumo en las familias guatemaltecas y que la economía comience a caminar, son necesarias las vacunas. Se necesita que no haya problema con aforos, espacios o limitaciones en cuanto a quienes pueden ingresar a un lugar. Hay que apostarle fuerte a inmunizar a la población”, opinó el investigador.

A la fecha el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) tiene un presupuesto vigente de Q1 mil 583 millones 500 mil para la compra bilateral de vacunas con las farmacéuticas, pero a la fecha solo se ha erogado el 0.50 por ciento de ese presupuesto, equivalente a Q7 millones 965 mil 137.16

Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas, comentó que varios renglones que han tenido una reducción en el gasto se financian con ingresos corrientes. De tal cuenta, no es complicado reorientar el dinero para atender otras necesidades.

Según el ministro, se continuará con el apoyo a la población vulnerable con programas sociales, con inversión en reactivación económica y con la reconstrucción por los daños causados por las tormentas Eta e Iota, cuyas consecuencias según las proyecciones de la Secretaría General de Planificación y Pogramación de la Presidencia (Segeplan) superaron los Q6 mil millones, dijo el ministro.