Fervor de 339 años en Taxisco

En 1935 se registró un incendio en una ermita y esta   réplica del Cristo de Esquipulas, consagrada en 2015 y cuyo origen se desconoce, fue la única imagen que quedó.

Publicado el
La veneración a la imagen del Cristo Negro de Taxisco se registra por primera vez en 1678, pero puede ser más antigua. (Foto Prensa Libre: Alejandra García)
La veneración a la imagen del Cristo Negro de Taxisco se registra por primera vez en 1678, pero puede ser más antigua. (Foto Prensa Libre: Alejandra García)

El dato tradicional sobre el origen del Cristo de la Aparición de Taxisco, Santa Rosa, es que fue obra de Quirio Cataño, el mismo escultor del Cristo Negro de Esquipulas, aunque  no se ha podido comprobar esa afirmación, ya que el artista portugués murió en 1622.

En 1678, el cura Diego Vélez Nájera  edificó el primer templo parroquial en Taxisco  que entonces formaba parte del llamado Corregimiento de Guazacapán, según el Diccionario Geográfico Nacional. Desde entonces se reporta la llegada de fieles que iban a venerar la imagen del Crucificado, según refiere el sacerdote Alejandro García, quien fue párroco durante cinco años de Taxisco y actualmente se encuentra en Nueva Santa Rosa, Santa Rosa.

El nombre de la imagen obedece a que en el siglo XVII se ubica una leyenda acerca de un peregrino que llega hasta la capilla y le pide al sacristán que le dé posada esa noche, pues no tiene dinero para pagar donde quedarse y además está lloviendo torrencialmente. El sacristán le permite quedarse y al día siguiente, cuando se dispone a abrir el templo, encuentra el crucifijo, y al ver el rostro de Jesús se da cuenta de que era el del extraño visitante.

“Por cinco años fui testigo del fervor con que se celebra, cada 15 de enero,  al Santo Cristo de Taxisco”, rfiere García, quien resalta que se le atribuyen varios milagros a la imagen.

Entre  los años 1930 y 1935 se derrumba la fachada original  del templo,   a causa de una ola de sismos, lo que  llevó a los   devotos a construir una ermita de madera y techo de paja. Esta se incendió y se quemaron todas las imágenes coloniales que albergaba, a excepción del Crucificado.

Inexplicable

Entre 1945 y 1946,   la imagen   sudó agua y en una ocasión, sangre. El 22 de septiembre de 1946, a las tres de la tarde, un nuevo  milagro conmueve a la población: aparece el Divino Rostro en el pecho de la imagen de Jesús Crucificado, tal como se puede apreciar en las fotografías que se conservan desde entonces.

El sábado 23 de noviembre de 2013, en un acto histórico, fue trasladada la imagen al estadio municipal de Taxisco. En la clausura del Año de la Fe, el nuncio del Papa Francisco en Guatemala, monseñor Nicolás Thevenin, consagró esta bella imagen en presencia del obispo de Santa Rosa, monseñor Bernabé Sagastume. Así como Esquipulas es centro de devoción en el oriente del país, para el sur Taxisco se convierte en un centro de fe, expuso García.

Son 339 años del Cristo Negro de Taxisco. (Foto Prensa Libre: Alejandra García)