Lluvia provoca daños e inundaciones en la provincia

La lluvia de las últimas 48 horas provocaron inundaciones en varias regiones del país, y según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) hay daños San Marcos, Petén, Quetzaltenango, El Progreso, Alta Verapaz, Zacapa y Jalapa.  

Publicado el
Una de las viviendas inundadas en La Blanca, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Alexánder Coyoy)
Una de las viviendas inundadas en La Blanca, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Alexánder Coyoy)

De acuerdo con el pronóstico del Instituto Nacional de Sismología Vulcanología e Hidrología (Insivumeh) el mal tiempo podría continuar durante los siguientes tres días. La Conred monitorea el nivel de los ríos Polochic, en Alta Verapaz; Naranjo, en San Marcos, y el  Motagua, en Zacapa, entre otros.

Norte

En Poptún, Petén, unas 150 familias de los barrios San Francisco, Ixobel, El Porvenir, Santa María, El Bosque y El Centro, fueron trasladadas a varios albergues debido a la inundación, en otros casos las personas salieron de su casa, porque se teme el colapso de la estructura debido a la acumulación de agua.

Las fuertes lluvias que se registran en Alta Verapaz desde la noche del lunes pasado, han originado que la crecida de riachuelos afecte la ruta del Polochic y permanezca incomunicada la ruta entre Tamahú y Tucurú.

Nororiente

En El Jícaro y San Agustín Acasaguastlán, El Progreso, vecinos de varias comunidades quedaron incomunicadas el lunes último, debido al desbordamiento del río Motagua.

En Usumatlán, Zacapa,  el río  huijo destruyó un puente tipo badén, el cual comunica hacia la aldea del mismo nombre, donde decenas de familias quedaron incomunicadas.

 A causa de las fuertes lluvias, el río Jalapa aumentó su caudal y dañó el puente que comunica hacia la aldea El Lazareto, en la cabecera. 

Suroccidente 

En La Blanca, San Marcos, unas 70 viviendas quedaron anegadas por el desbordamiento del río El Naranjo, en el caserío Almendrales, aquí la inundación alcanzó unos 40 centímetros.

El vecino Raúl Calderón dijo que desde el domingo último el río aumentó su caudal y la población teme que destruya las viviendas.

Otros vecinos comentaron que la situación se agravó la madrugada de este martes y tuvieron que salir de sus hogares y buscar refugio en albergues.

En las zonas 2, 3 y 6 de Xela las calles quedaron anegadas el lunes último a causa del desborde del río Seco, por lo que cientos de automovilistas tuvieron que detenerse para evitar chocar con otros automotores, debido a la poca visibilidad.

“Todos los años es lo mismo, ya estamos cansados de que nadie hace nada por el problema de las inundaciones.
Algunos pilotos de vehículos pasan mojando todo a su paso”, dijo Esmeralda Martínez, comerciante de Xela.

*Con información de A. Coyoy / C. Ventura / R. Escobar / H. Oliva / E. Sam