Los niños también pueden tener covid persistente y sufrir secuelas de la enfermedad

Médica pediatra de la Clínica Mayo aborda cómo el covid-19 afecta a los niños en lo físico y el impacto psicológico que tiene en ellos la pandemia.

Publicado el
Niños covid-19
Los niños también pueden presentar un covid prolongado, en ellos la pandemia también tiene un impacto psicológico. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Durante la pandemia el efecto del coronavirus se ha minimizado en la población infantil, si bien al infectarse los síntomas en ellos suelen ser leves, algunos pueden enfermar de gravedad y tener consecuencias a largo plazo al igual que los adultos.

Según datos oficiales, más de 7 mil casos positivos en guatemaltecos menores de 11 años -población que está pendiente de ser vacunada contra el coronavirus- se registran en el 2022 hasta el 21 de febrero, y entre ellos se cuenta a niños que no han cumplido el año de vida.

El covid-19 no solo afecta en lo físico, en los niños tiene un impacto psicológico debido al confinamiento, ya que de la noche a la mañana su entorno cambió a gente con mascarillas, con distanciamiento social y otras medidas de seguridad. La doctora Nusheen Ameenuddin, pediatra de Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, Estados Unidos, habla de cuánto ha pesado la pandemia del coronavirus en la población infantil.

¿Qué ha cambiado de lo que se sabía en un inicio del efecto del covid-19 en niños?

Al inicio de la pandemia parecía que atacaba más a adultos mayores o a personas que tenían una condición médica, pero luego vimos que también afecta a gente atlética y con buena salud, y ahora con las nuevas variantes vemos que está atacando a más niños.

Hemos visto niños que han contraído covid-19, algunos sin ningún síntoma y otros con signos severos, algunos hospitalizados. Lo que es importante aprender es que aun los que tuvieron una enfermedad muy leve más adelante pueden sentirse fatigados o tienen otras secuelas, y es importante educar a los padres sobre lo que vienen en el futuro para sus hijos.

¿En qué espacios están más expuestos los niños al contagio del coronavirus?

Indudablemente en la comunidad, sin embargo, esto depende del seguimiento de las medidas de bioseguridad que se tengan, como el uso de mascarilla, distancia social. A veces se baja la guardia y si una persona del hogar se contagia, los niños estarán expuestos -en casa- a la transmisión del virus.

Cuando un niño da positivo a covid-19, ¿cómo evitar que la enfermedad se complique?

Una vez que un niño tiene covid-19 no hay mucho que podamos hacer y hay que mantenerlo bajo control, algunos son asintomáticos, otros tienen síntomas graves, lo mejor es prevenir para que no se infecten.

Si un niño da positivo, lo que deben hacer los padres es observarlo, si presenta problemas respiratorios, si notan algún cambio cognitivo o si tiene otros síntomas, que pareciera extraño, hay que llevarlo a control médico.

Hay algunos tratamientos para casos de mayor riesgo que se les puede dar desde el inicio para prevenir complicaciones, pero aún están en estudio y estos van cambiando según la aparición de nuevas variantes.

Lea más: Vacunación contra el covid en niños aún no tiene fecha definida, ni contratos de compra confirmados

¿Qué complicaciones pueden darse en la población pediátrica que se contagia?  

Puede haber una afección grave como el síndrome inflamatorio multisistémico que afecta a los niños -se inflaman gravemente algunos órganos y tejidos-, puede afectar el corazón, los vasos sanguíneos y causar problemas que duren toda la vida si no se detecta a tiempo. También pueden tener daño pulmonar y accidentes vasculares, que no se daban en niños, pero ahora los vemos por el covid-19.

Hay adultos desarrollar covid-19 prolongado, en el caso de los niños ¿qué tanto pueden presentar una enfermedad persistente?

Estamos aprendiendo al respecto, porque hubo un boom con la variante delta, que fue más severa y llegaron más niños a los hospitales, con la variante ómicron aún estamos reuniendo datos, pero sí es muy contagiosa. Cada vez vemos más efectos en ellos.

Los niños también han tenido consecuencias, como problemas vasculares y en su cerebro que van a tener efecto en el largo plazo.

Mi recomendación es vacunar a los niños a penas las vacunas estén disponibles para ellos, para protegerlos y evitar impactos severos de la enfermedad, hay evidencia de ensayos clínicos de que estas han evitado efectos graves en millones de infantes.

En Guatemala aún no se vacuna a la población infantil, ¿qué pueden hacer los padres para protegerlos del contagio?

Lo que recomiendo es usar una mascarilla de alta calidad y que la usen tanto en exteriores como en el interior, porque hemos identificado casos de contagio al aire libre. Es importante el distanciamiento y que sean cuidadosos.

Lea más: Dolores, fatiga o alteraciones psicológicas: las secuelas del covid que tratan en clínica especializada

¿Hasta dónde llega el impacto psicológico de la pandemia en los niños? 

Hay un aumento del 30 por ciento en los trastornos mentales durante el covid-19: depresión, trastornos alimentarios y ansiedad en ellos.

La pandemia vino a exacerbar esta condición, hay estrés porque los padres pierden el trabajo, también porque han estado confinados.

¿Cómo les afecta el usar mascarillas y el aislamiento social?

Es cierto que para los niños la socialización ha estado limitada por la pandemia, pero en los hogares ellos ven a sus padres a sus hermanos sin mascarilla y se establecen relaciones.

Aún no tenemos evidencia de cómo afecta a los niños el no poder ver los rostros, pero hay que recordar que ellos están desarrollando otras habilidades, otros aspectos de la comunicación, como leer los ojos y las voces.

El confinamiento por covid ha hecho que los niños sean más dependientes de la tecnología, de los celulares y tabletas, ¿qué opina al respecto?

Evidentemente hay un aumento del tiempo que pasan frente a una pantalla ya sea por razones de la escuela o porque así se comunican con otros miembros de la familia o con amigos. Los efectos pueden ser negativos o positivos, lo importante es lograr un equilibrio en su uso.

¿Deben los niños volver a clases presenciales?

Esto es difícil de responder, porque depende mucho de los recursos que hay en las escuelas: si hay ventilación, si todos los niños van a usar mascarilla, si cuidan la distancia entre ellos, si están vacunados, es una situación que incluye varios factores.

Lo ideal sería que vayan a la escuela y que tengan clases presenciales, pero hay establecimientos que no ofrecen condiciones seguras, entonces, debe ser una decisión de la comunidad, de Salud Pública y de los pediatras.

Hay que proteger a los niños lo más posible, prevenir el contagio, y tan pronto como puedan vacunarse, usar la mascarilla, distanciamiento social y evitar que tengan efectos severos de la enfermedad, y si vemos algún cambio en su estatus mental, como depresión o ansiedad, es importante llevarlos a terapia porque esto se puede extender.