Maga recorta Q41.3 millones a programas de apoyo a productores y familias campesinas

Así como el Maga, otros ministerios también han reducido fondos de programas sensibles y los han trasladado para actividades administrativas.

Publicado el
El exceso de lluvia por Eta e Iota dejó comunidades inundadas, cosechas perdidas y ríos desbordados en varios departamentos. Foto: Carlos Hernández
Las tormentas Eta e Iota dejaron miles de hectáreas de siembras perdidas, muchos agricultores aún no se recuperan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (Maga) recortó Q11.7 millones al programa de agricultura familiar y Q29.6 millones al de apoyo a la productividad y competitividad agropecuaria e hidrobiológica; lo cual, a criterio de analistas en el tema, debilitará la atención a las familias campesinas, así como a productores, muchos de las cuales aún no se recuperan del impacto de las lluvias del año pasado.

El primero de los programas cuenta con tres subprogramas, apoyo para el consumo adecuado de alimentos, asistencia para el mejoramiento de los ingresos familiares y prevención de la desnutrición crónica, detalla un reporte del Sistema de Contabilidad Integrada Gubernamental (Sicoin).

El segundo, entre otros subprogramas y actividades, está a cargo de la infraestructura para sistemas de riego, la reactivación y modernización de la actividad agropecuaria y apoyo para la producción comercial competitiva. Está dirigido a los productores organizados.

De los fondos recortados, el principal beneficiado fue el programa 1, actividades centrales, específicamente el renglón de pago de personal temporal, puesto que se le trasladaron Q33.7 millones. Además, se aumentaron Q3 millones al programa de desarrollo sostenible de los recursos naturales y Q4.6 millones al de apoyo a la protección y bienestar animal.

Habrá impacto

Aunque los recortes a ambos programas preocupan a sectores involucrados en el tema, el que enciende más las alertas es el que está dirigido a los agricultores de subsistencia, seriamente afectados por los estragos económicos de la pandemia y por las tormentas que golpearon al país en noviembre pasado.

Andrea Aldana, defensora de la Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), expuso que, de acuerdo con verificaciones que han efectuado, el programa de apoyo a la agricultura familiar no está cumpliendo con el objetivo de apoyar a las familias.

Una gran cantidad de familias guatemaltecas se dedican a la agricultura. Foto de Patzicía, Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: EFE)

Actualmente no cuenta con suficientes extensionistas rurales para apoyar a los agricultores, ni semillas, ni herramientas para asistirlos, dijo.

Según el Sicoin, el programa lleva una ejecución del 15.9%, lo es considerado bajo por analistas, si se toma en cuenta que ya corre el segundo cuatrimestre del año. Del total de lo ejecutado solo 0.57% corresponde a inversión real directa.

Lea también: Cierre del vertedero de Amsa podría tomar al menos dos años

Aldana considera que este debilitamiento presupuestario del programa de agricultura familiar tendrá un impacto negativo en la seguridad alimentaria en las familias de los agricultores de subsistencia, en cuanto a la producción y diversificación de su dieta.

“Ha sido un programa que no ha logrado la cobertura necesaria y estos recortes preocupan porque ¿cómo se van a subsanar estas necesidades si no hay presupuesto”, cuestionó.

No hay voluntad

Por su parte, Miriam Suyuc, analista de la Coordinadora de Oenegés y Cooperativas (Congcoop), teme que el traslado de recursos para actividades centrales, donde se concentran gastos de funcionamiento y pago de personal, tenga fines políticos.

Agricultores cortan cosecha de remolacha en Tecpán. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“No sería la primera vez que el Maga dedica su estructura para favorecer a los simpatizantes del Gobierno”, aseveró.

Suyuc cree que lo mismo podría pasar con el fortalecimiento del programa 12, cobertura forestal, que suele utilizarse para pagos a expatrulleros de Autodefensa Civil.

Y en cuanto al traslado de más fondos para el programa de protección animal, reconoce que, si bien es cierto es una responsabilidad que se le ha delegado al Maga, hoy en día, en el contexto de la pandemia y de los daños causados por las tormentas Eta e Iota en al menos 10 departamentos, la atención a las familias debe ser prioridad.

Lea también: ¿Tendrán los alcaldes una mejor gestión con reformas a la ley de compras?

“Con estas tormentas hay gente que nos dice que van a pasar hasta 30 años para recuperar sus árboles frutales. El Maga debería estar ahí, con tecnología, ayudando, pero su ausencia es total”, expuso Suyuc.

La analista atribuyó a la falta de voluntad del Gobierno el priorizar las políticas sociales y advirtió que este abandono se traducirá en más pobreza extrema, desnutrición y hambre.

Prensa Libre intentó conocer los comentarios del Maga así como una explicación del por qué de los movimientos presupuestarios, pero se obtuvo respuesta.

Las familias que subsisten de la agricultura se enfrentan a serios problemas para alimentarse puesto que perdieron sus cosechas el año pasado por las fuertes lluvias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Más pobreza

Tanto la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han advertido que la pandemia del covid-19 podría aumentar la pobreza extrema en Guatemala del 19.8 al 21.4 por ciento, lo que equivale a 300 mil personas más, la mayor parte vive zonas rurales.

Además, la FAO en su informe Seguridad alimentaria bajo la pandemia de covid-19, designa a Guatemala como un “territorio de especial preocupación” por la inseguridad alimentaria aguda que pueda ocurrir, a raíz de la pandemia y de los fenómenos climáticos.

Junto con Venezuela y Haití, la FAO define a Guatemala como un país cuyo sistema alimentario está en “alto riesgo” de sufrir impactos por la pandemia.

Lea también: Hace cinco décadas que se habla de hambre en el país

Por aparte, las tormentas Eta e Iota causaron daños por Q897 millones en 12 departamentos, según la propia información del Maga. En total se perdieron 136 mil 761 hectáreas de cultivos con lo cual se vieron afectadas 204 mil 500 familias.

Las siembras que se perdieron fueron de maíz, frijol, plátano, banano, tomate, cebolla y brócoli, sumando daños en cardamomo y café. Los departamentos con más daños son Alta Verapaz, Chiquimula, Izabal, Jutiapa, Quiché y Santa Rosa, donde se concentran el 80% de las familias afectadas.

También otros ministerios

Otros ministerios también han efectuado modificaciones presupuestarias que han restado recursos a programas sensibles.

Por ejemplo, el de Relaciones Exteriores (Minex) aumentó los fondos para las partidas: actividades centrales, servicio de política exterior, así como la de conservación y demarcación de límites internacionales del territorio nacional, por un monto de Q11 millones 950 mil.

Los aumentos a estas partidas ocurrieron en detrimento del programa 11: servicios consulares y atención al migrante, que ha recibido serias críticas por parte de migrantes que radican en EE. UU. por la insuficiente capacidad de los consulados para atender la creciente demanda de servicios de miles de guatemaltecos.

No apoyar adecuadamente a las familias campesinas repercutirá en más pobreza y desnutrición, dicen expertos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El viceministro Eduardo Hernández que ve el tema migratorio explicó que el movimiento es “temporal” y que con una ampliación presupuestaria a nivel del Organismo Ejecutivo que se prevé para septiembre se le volverá a asignar esos recursos al programa 11.

Esta modificación presupuestaria era necesaria para cubrir principalmente la nómina de salarios, tanto en planta como en el servicio exterior, además por el déficit que ha generado el diferencial cambiario, explicó Hernández. No se tomaron recursos de los otros programas porque “ya estaban comprometidos en su totalidad”.

El funcionario asegura que esta modificación no afectará ni retrasará ningún programa o proyecto de los consulados o relacionados a la atención al migrante ya que “son ajustes que se hacen desde la dirección general para que la Cancillería camine de manera adecuada”.

También en el Mides

Mientras tanto el reporte de Sicoin detalla que en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) se recortaron Q6.7 millones al programa de prevención de la delincuencia en adolescentes y jóvenes, así como Q55.5 millones a la partida, dotaciones, servicios e infraestructura para el desarrollo social.

El mides explicó que se han establecido prioridades relacionadas a la vulnerabilidad del país. De esa cuenta se recortaron recursos de programas que han tenido baja ejecución presupuestaria ya que requieren de la participación ciudadana, muy complicada en tiempos del covid-19.

Agregó que se ha “viabilizado asistencia inmediata a la población en riesgo por la pandemia”.