Monitoreo de la Ventana de los Mil días revela carencias

La pertinencia cultural, infraestructura y abastecimiento de vitamina A y vacunas, son aspectos que deben mejorarse en los servicios de salud.  

Publicado el
El monitoreo evidenció que continúan las carencias en los servicios de salud, que ponen en riesgo la ventana de los mil días. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El monitoreo evidenció que continúan las carencias en los servicios de salud, que ponen en riesgo la ventana de los mil días. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El personal bilingüe en los servicios de salud ha disminuido, según un monitoreo que la Alianza Nacional de Organizaciones de Mujeres Indígenas por la Salud Reproductiva y Nutrición (Alianmisar), realizó en 6 departamentos del país, y que fue presentado este martes. 

De esa cuenta, la pertinencia cultural se ve debilitada en los puestos de salud, centros de salud, Centro de Atención Integral Materno Infantil (CAIMI) y en los Centro de Atención Primaria (CAP), ya que la población indígena no es atendida en su idioma materno. 

El monitoreo se desarrolló en 87 municipios de San Marcos, Huehuetenango, Quiché, Chimaltenango, el área Ixil, Totonicapán y Quetzaltenango, donde se visitó 253 servicios, ocho más que la revisión efectuada el año pasado.

Le puede interesar: Más de 10 mil embarazos en niñas y adolescentes se registraron durante julio

Se verificó seis de las acciones de la Ventana de los mil días: promoción y apoyo a la lactancia materna, alimentación complementaria, lavado de manos y prácticas de higiene, suplementación de Vitamina A, de zinc terapéutico, micronutrientes, además de la desparasitación y vacunación. 

Hallazgos

En el campo se verificó que la cantidad de auxiliares de enfermería se redujo levemente en la atención nivel uno, en los municipios de Barillas, la Democracia y Cuilco en Huehuetenango.

De 69.5%, en el 2017, este año el porcentaje de personal capacitado en acciones de nutrición en la Ventana de los mil días descendió a 61.5%, en el primer nivel de atención, contrario a lo que se reporta en el segundo nivel, donde se ubica a los centros de salud, pues de 62% se dio un salto al 74%. Un aspecto que favorece en el combate de la desnutrición en el país, que llega al 46.5%, según la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (ENSMI) 2014-2015.

Según el reporte, en los servicios de salud se cuenta con equipo antopométrico necesario y en buen estado para atender a la población.

Lea también: Atender la desnutrición: Ha llegado el momento de actuar

En el tema de la infraestructura, se reporta mejoras leves, pero sigue habiendo servicios sanitarios deficientes, filtraciones de agua en los edificios, paredes deterioradas, más allá de ellos, los espacios se vuelven insuficientes para atender a la población que va en aumento.

El abastecimiento de medicamentos no ha mejorado, durante el monitoreo se evidenció que hay menos disponibilidad de vacunas TD (tétanos y difteria), SRP (sarampión, paperas y rubéola) y OPV (contra la polio), en lo que se refiere al segundo nivel de atención, mientras que BCG (contra la tuberculosis), Hepatitis B y la Pentavalente no son suficientes en el primer nivel de atención.


Una de las conclusiones a las que llega el informe presentado Alianmisar, elaborado en cooperación con la Red Nacional de Hombres, Jóvenes artistas por la justicia social y la Procuraduría de Derechos Humanos, indica que la aplicación de las vacuas se reduce después de los dos años, cuando el esquema debería completarse hasta los cinco años.

La escasez de la Vitamina A para la suplementación de niños entre 6 meses a 12 meses fue evidente en el monitorio, lo cual resulta perjudicial para la salud de los menores. La carencia de esta en el organismo aumenta el riesgo de contraer infecciones graves, resequedad en la piel y puede causar ceguera.

Sin embargo, se observó que la situación para los niños en las mismas edades, mejoró en la aplicación de micronutrientes espolvoreado, aunque esta se reduce conforme el niño va creciendo.

Contenido relacionado

Hospitales suspenden cirugías electivas
Familias de Panzós viven sin comida ni trabajo
Sequía extrema propició el colapso de la civilización maya