Muerte de ciclista en asalto frustrado alarma al gremio

José León Díaz Granillo, de 56 años, murió por heridas de arma de fuego mientras hacía ciclismo de montaña en un sector de zona 16.

El hecho sucedió dentro de una finca privada en zona 16, colindante con Santa Rosalía. (Foto Prensa Libre: Noticias z16)
El hecho sucedió dentro de una finca privada en zona 16, colindante con Santa Rosalía. (Foto Prensa Libre: Noticias z16)

“Papa Jose”, como lo conocían en la comunidad de ciclistas podría ser la primera víctima mortal de los asaltos que se han reportado en los últimos meses contra deportistas que se dedican a hacer ciclismo y senderismo.

Díaz Granillo fue presidente de la Asociación Guatemalteca de Ciclismo de Montaña de 1998-2003 y fue uno de los principales promotores de esta rama deportiva en aquella época.

La mañana de este sábado, Díaz salió con varios amigos para hacer ciclismo en la finca privada Cumbres de Vista Hermosa, en zona 16.

Según cuentan las personas que lo acompañaban, él se quedó atrás y cuando quiso retomar el camino fue emboscado por dos jóvenes que portaban armas de fuego y que querían despojarlo de su bicicleta.

Se cree que Díaz se resistió al asalto, momento en que los desconocidos detonaron sus armas, hiriéndolo en el pecho y provocándole la muerte de forma inmediata. La bicicleta se quedó tirada y los asaltantes decidieron huir del lugar.

 

No es un hecho aislado.

Pese a que Díaz es el primer ciclista que muere en un asalto, la comunidad de deportistas de dos ruedas tiene registrado al menos 12 robos de bicicletas en un modus operandi similar en los últimos meses.

Walter López, amigo de Díaz y quien dirige el colectivo RideGt, menciona que el sector de las cumbres de Vista Hermosa, pese a ser una finca privada, en seis meses se convirtió en un lugar peligroso para quienes hacen deporte.

“Ese lugar sabemos que lo van a cerrar. Desde hace 6 meses empezó a ser inseguro porque el bosque lo empezaron a talar y el acceso es más fácil, antes era muy montañoso y boscoso”, menciona.

López explica que al inicio asaltaban con machete y cuchillo y ahora los asaltantes utilizan pasamontaña y pistola.

Según han identificado los distintos colectivos, las áreas que se han convertido en un peligro son las colindantes con Fraijanes, Santa Catarina y San José Pinula, específicamente Santa Rosalía, La Tomatera, Río Arco Iris y Cristo Rey en zona 16.

Él área boscosa que está entre Santa Rosalía y Cristo Rey suele ser usada para practicar ciclismo de montaña. (Foto Prensa Libre: Google Maps)

 

“Hace 20 días, un grupo venía regresando de la última subida, ellos saben que uno ya está cansado y es cuando te interceptan, en esa ocasión los tipos salieron con una escopeta y un machete”, dijo López.

Por su parte, Robin Martínez de la página Cicloperiodismo, mencionó que los robos se dan en dos modalidades, en áreas de sendero son los asaltos y en la capital es el hurto de bicicletas de parqueos o casas.

Martínez explicó que con este caso, el peligro para quienes andan en bicicleta aumenta, ya que antes la alerta era por los accidentes de tránsito, sin embargo, ahora los asaltos y robos se han vuelto comunes.

“Tenemos que unirnos todos y exigir que investiguen esto”, agregó.

Entre las recomendaciones, piden a todos los que practican este deporte que salgan juntos y permanezcan lo más unidos posibles. También recomiendan grabar con el teléfono cualquier suceso que vean para poder identificar a los responsables y evitar los lugares que ya han sido advertidos como peligrosos.

“Ya basta, sino son los carros que te atropellan en la calle, ahora pasa esto, es primera vez que matan a alguien por robarle la bicicleta”, finalizó Walter López quien contó que a José Daniel le decían “Papa Jose” porque se dedicaba a preparar a los niños para que pudieran mejorar su rendimiento.

2

Doctor Ratizon Hace 2 meses

Los que estan fastidiando es gente de los alrededores del lugar, es cuestion de poner un poco de queso para que piquen los ratones y mandarlos a descanzar.

Mario Acevedo Hace 2 meses

Delincuentes aplicando la pena de muerte hasta cuando sera al revés