Para superar la pandemia Guatemala depende de las próximas decisiones sanitarias y de aislamiento

Epidemiólogos e infectólogos demandan cambios para enfrentar la pandemia de coronavirus, mientras el país afronta escenarios poco alentadores para julio y agosto próximos.

Publicado el
Guatemala en promedio diario practica 740 diagnósticos de Covid-19 y expertos señalan que es insuficiente. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Guatemala en promedio diario practica 740 diagnósticos de Covid-19 y expertos señalan que es insuficiente. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las proyecciones matemáticas de la Pandemia de coronavirus para los próximos dos meses, en el más alentador de los escenarios, colocan a Guatemala con más del doble de contagios -unos 30 mil 700 casos- de los que en la actualidad se registran –hasta este viernes van 12 mil 509 confirmados-, pero esas estimaciones contemplan factores sociales ajenos a la ecuación y epidemiólogos señalan que aún se puede evitar el desborde de infectados.

El miércoles último, la proyección del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud alarmó a diversos sectores, esos pronósticos advierten de que al 30 de agosto próximo se podrían haber registrado en el país 592 mil casos de covid-19, si no se toman medidas para contener los contagios.

La estimación del Departamento de Epidemiología se calcula tomando en cuenta  un escenario adverso en el que el Gobierno implemente medidas sanitarias débiles, la población no obedezca las normas de distanciamiento social y continúe el deterioro del sistema de salud.

Edwin Asturias, epidemiólogo que dirige la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid-19 (Coprecovid-19), aclaró que la estimación de más de medio millón de infectados por coronavirus se define en una situación “si no se hiciera nada”.

El pronóstico de Salud para el 15 de agosto próximo estima que habría 261 mil 146 casos confirmados a escala nacional.

Hay dos escenarios más para Guatemala que definen las proyecciones del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, en inglés) y la organización Nuestro Mundo en Datos,  así como la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Las estimaciones coinciden en escenarios con medidas sanitarias moderadas.

La segunda estimación adversa señala que al 15 de agosto próximo Salud registraría 49 mil 785 casos y la proyección más conservadora calcula 30 mil 700 pacientes confirmados en el país en esa fecha.

El Gobierno de Guatemala no ha implementado un confinamiento total prolongado de manera obligatoria para evitar más contagios. En mayo pasado las autoridades cerraron el país tres fines de semana y esa ha sido la medida más severa hasta ahora.

El domingo último, el presidente Alejandro Giammattei retomó medidas de aislamiento y se enfocaron en regulación del tránsito de vehículos -que circularán en días alternos según el último dígito de la placa-  y confinamiento obligatorio este domingo y el próximo -28 de junio-.

En Italia y España las autoridades aplicaron el confinamiento absoluto para poder controlar la transmisión masiva de infecciones de covid-19.

El Centroamérica, es el gobierno de El Salvador es el que ha implementado normas de confinamiento más rigurosas, del 7 al 21 de mayo se aplicó la cuarentena absoluta.

El temor para los expertos en epidemiología es que Guatemala llegue a alcanzar los niveles de contagio de Ecuador o Chile, países con similar cantidad de habitantes y a los que la pandemia desbordó.

Ecuador -con 17 millones de habitantes- registra en la actualidad 49 mil 731 casos y el fallecimiento de cuatro mil 156 personas. El Gobierno ecuatoriano detectó el primer caso de coronavirus el 1 de marzo pasado.

Las autoridades de Chile –con 18.7 millones de habitantes- registran 231 mil 393 casos confirmados y cuatro mil 93 fallecidos. La emergencia en ese país empezó el 3 de marzo, al detectar el primer caso de covid-19.

Cargando

Decisiones cruciales

Los expertos señalan que en el Ministerio de Salud debe tomar decisiones de manera precisa para aplanar la curva de infecciones de coronavirus. El presidente Alejandro Giammattei ha tomado una decisión importante en esta fase de la emergencia al remover a Hugo Monrroy como ministro de esa cartera y en su lugar designó a Amelia Flores y a un nuevo equipo de viceministros.

Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación de Enfermedades Infecciosas, señaló: “Creo que el presidente ha sido una persona que sí ha respondido a los comportamientos de las personas, yo he visto que cuando fue el toque de queda él mismo mencionó que extendió las horas para iniciar los toques de queda porque observó que se hacían colas muy largas. Yo creo que es factible que al ver este comportamiento retrocedan con la medida porque no creo que vayan a tener un gran impacto de beneficiarnos, más bien podría tener el efecto contrario”.

Esaú España, neumólogo, cree que aún se pueden implementar medidas estricticas y expuso: “La solución sabemos cuál es: el confinamiento total -prolongado-. Esa medida de confinamiento total no la va a hacer el Gobierno porque tiene mucha presión de muchos sectores poderosos, pero la solución es esa, paralizar el país”.

El epidemiólogo del Observatorio Covid-19, José Ortiz, propuso: “Lo que podemos hacer -para disminuir contagios- es hacer pruebas, pruebas y más pruebas. Lo que no hemos hecho desde el inicio tiene como consecuencia lo que vemos ahorita, porque incluso cinco mil pruebas son insuficientes ahora, se requerían desde un inicio 10 mil diarias para aislar a los casos e interrumpir la transmisión”.

Pero Ortiz considera que el confinamiento absoluto y obligatorio ya no es funcional para esta fase de ascenso de la curva de contagios en el país.

“Más confinamientos muy prolongados ya no. Guatemala tuvo su oportunidad de poder bajar los casos a través de esa metodología, ahora solo nos resta mantener el distanciamiento social y el uso de la mascarilla y ampliar, en la medida de lo posible las camas -en atención hospitalaria- porque estamos en la fase de ascenso”, aseguró Ortiz.

Iris Cazali, epidemióloga del Hospital Roosevelt, coincidió con que para aplanar la curva ascendente de contagios se debe implementar la rigurosidad de medidas sanitarias y la práctica de más diagnósticos.

“Es reforzar las medidas de aislamiento y los diagnósticos, tenemos que aumentar el número de pruebas para tener una mejor clasificación y conocer que tan rápido está aumentando la curva, es evidente que si estamos haciendo entre mil 500 a mil 600 pruebas diarias y ahora tenemos 600 casos evidentemente estamos quedándonos cortos con el número de pruebas que se están haciendo”, criticó Cazali.

Las autoridades de Salud practican, en promedio, 740 diagnósticos de covid-19 al día, y los expertos señalan que esa cifra es insuficiente.

Epidemiólogos e infectólogos coinciden en que la habilitación del transporte público y la restricción del tránsito de automóviles no es idóneo en esta etapa de la pandemia, porque causará aglomeraciones y aumenta la vulnerabilidad de contagios.