Pecados dañan a la sociedad

Los 15 pecados capitales o enfermedades que el papa Francisco señaló que existen en la Iglesia Católica también tienen lugar en la sociedad guatemalteca, lo cual afecta la convivencia y el desarrollo de sus habitantes, coincidieron expertos consultados por Prensa Libre.

Expertos analizan críticas del papa Francisco a la curia. (Foto Prensa Libre: Archivo)
Expertos analizan críticas del papa Francisco a la curia. (Foto Prensa Libre: Archivo)

CIUDAD DE LA GUATEMALA-  El Pontífice sorprendió el lunes último cuando, en medio de lo que sería un saludo navideño a la Curia Romana, lanzó una fuerte crítica contra algunas actitudes de sus integrantes, las cuales calificó de “enfermedades”, entre estas   la rivalidad, los chismes, la cizaña, el exceso de actividades y planificación, hasta la falta de humor.

Aunque el llamado de atención de Francisco fue hacia la Curia, expertos en teología y moralidad coincidieron en que esos “pecados” también se observan en los distintos ámbitos sociales del país, ya que son inherentes al ser humano y muchos son propiciados por el mundo moderno.

Samuel Berberián, decano de la Facultad de Teología de la Universidad Panamericana (Upana), afirmó que esas formas de comportamiento cuestionadas por el papa Francisco no son exclusivas de la religiosidad, por ser conductas relacionadas con la moral y ética, y de una sociedad que “quiere gratificación y no piensa en las consecuencias”.

Berberián indicó que el mensaje papal es una invitación a la reflexión a todo religioso, católico o no. “Los que no son católicos debieran analizar: ¿No será que ando igual? De alguna manera uno tiene que poner sus barbas en remojo cuando el prójimo indica algún error”, expuso el experto.

Afirmó: “La pregunta es: ¿El próximo año se notará un cambio de conducta en quienes decimos que tenemos un llamado de Dios, que servimos a Dios y que nos engalanamos? ¿Habrá calado el mensaje del Papa?”

SOCIEDAD SE RESIENTE

Según César Vásquez, presidente de la Alianza Evangélica de Guatemala (AEG), la falta de valores es el resultado de una sociedad enferma cuyos habitantes viven divididos, confrontados y carentes de solidaridad.

“Conforme el tiempo ha transcurrido, la sociedad, en lugar de escuchar el mensaje del evangelio y la palabra de Jesucristo, se ha compenetrado más en sus propias virtudes como seres humanos, y el materialismo en sus diferentes expresiones está llevando a la persona a un mayor nivel de enfermedad espiritual”, aseveró.

Vásquez también criticó el exceso de trabajo que como consecuencia trae la falta de atención a la familia y los hijos, así como los chismes, que pueden dañar la honorabilidad de una persona, crean enemistad, odio y menosprecio.

“La cultura de los chismes es un pecado que también está atrapando a mucha gente. Hay quienes no terminan su día tranquilos si no buscan cómo chismear. Eso resta al mandamiento de Jesús de amarnos los unos a los otros”, refirió.

MENSAJE APROPIADO

El sacerdote Hugo Estrada, párroco de la iglesia La Divina Providencia, zona 8 de la capital, coincidió en que los males citados por Francisco se dan en toda la sociedad, pero indicó  que la crítica va dirigida a la Curia Romana y a todos los dirigentes religiosos e incluso los laicos más comprometidos que al igual que los altos dirigentes de la Iglesia en El Vaticano están obligados a dar  buen testimonio.

“Un mal ejemplo de ellos —los dirigentes— repercute en toda la Iglesia,  así que lo que el Papa les pidió es mayor espiritualidad y mayor presencia del Espíritu Santo en lo que hagan”, comentó el sacerdote católico.

Estrada expuso que muchos de los “pecados” que señaló el Pontífice son producto “del modernismo. Esto del posmodernismo en el mundo nos ha alejado mucho de Dios y automáticamente se buscan otros dioses falsos, por lo tanto el Papa quiere, como decía Jesús, que todo sea en espíritu y verdad”, aseveró.

Algunos puntos

El papa Francisco cuestionó que miembros de la Curia se sientan inmortales e insustituibles.

• El exceso  de actividades y de  planificación, y no respetar las vacaciones

• La rivalidad  y vanagloria

• Promover chismes y Cizaña

• Divinizar a los jefes

• La indiferencia hacia los demás y la cara fúnebre de algunos sacerdotes  

• La acumulación de bienes materiales

COMENTARIO

“Los que no son católicos debieran analizar: ¿No será que ando igual? Uno tiene que poner sus barbas en remojo cuando el prójimo indica algún error”. Samuel Berberián, decano Facultad de Teología, Upana

“La sociedad en general atraviesa por una crisis de valores, y eso es una de las pruebas de que esta enferma es por esa falta de valores morales”.
César Vásquez, presidente de Alianza Evangélica.

“Los religiosos y sacerdotes que leímos esa plática del Papa creemos que es para todos nosotros, de manera especial para los que somos dirigentes”. Hugo Estrada, sacerdote templo Divina Providencia.