Pocos pacientes van a hospitales pequeños

Aunque pacientes de consulta externa de los hospitales grandes, como el Roosevelt, son referidos a periféricas y centros pequeños ante el cierre de atención, las personas prefieren esperar a que se preste de nuevo el servicio, pese a que en estos hay médicos e insumos para buena cantidad de casos.

Publicado el
Pacientes en la periférica de la Primero de Julio, zona 5 de Mixco, esperan recibir atención inmediata. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Pacientes en la periférica de la Primero de Julio, zona 5 de Mixco, esperan recibir atención inmediata. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Profesionales de la salud atribuyen el fenómeno a la desconfianza, a la búsqueda de especialistas y a la infraestructura.

Un caso es el del Hospital San Vicente, antes llamado Sanatorio Antituberculoso San Vicente.

Según una médica del lugar —quien pidió no identificarse—, una de las razones por las que no acuden muchos pacientes es el nombre que tenía el hospital, el cual se cambió a principios de este año, pero muchos aún creen que solo atienden a personas con tuberculosis.

Agregó que aunque el hospital fue concebido para pacientes con tal enfermedad, cuentan con varias especialidades: obviamente la neumología, por la cual muchos acuden al San Juan o al Roosevelt, está entre ellas. Incluso se efectúan algunas cirugías, según el cuadro clínico.

Agregó que, según su experiencia en otros nosocomios, muchos guatemaltecos prefieren ir a los hospitales grandes.

Suseth de León, facultativa de la consulta externa, indicó que algunas veces llegan pacientes referidos del Roosevelt y quieren que se les atienda rápido, pero deben esperar porque hay personas que llegan desde las 5 horas con cita, y se debe seguir un orden.

De León comentó que, además de pacientes con tuberculosis, atienden casos de diabetes, diarreas, colon irritable, hipertensión, gastritis y otros males.

En la periférica

En un recorrido por la unidad periférica de la Primero de Julio, zona 5 de Mixco, se evidencia que los vecinos acuden a consulta externa, atención materna e infantil, así como a la sala de urgencias.

Un trabajador aseguró que se presta atención y, al igual que en otros centros hospitalarios, se entregan recetas para que los pacientes compren su medicina, aunque si cuentan con alguna en farmacia, la regalan.

En maternidad, se atienden los partos que no presentan complicaciones, y solo en caso contrario, se remiten a salas de urgencias grandes.

Zulma Calderón, supervisora de Hospitales de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), dijo que los pacientes buscan centros grandes es por la infraestructura y que cuentan con todas las especialidades.

Griselda Marroquín, una paciente del Roosevelt, comentó que acudió a cambiar la cita en la consulta externa, que sigue suspendida, porque requiere cirugía de matriz, pero prefiere esperar, a que se restablezca el servicio porque en un sanatorio le cobran hasta Q7 mil por el procedimiento.