¿Qué demandan los vecinos de zonas rojas para prevenir la violencia y qué recomiendan los expertos?

Una de las zonas más violentas de la ciudad de Guatemala es zona 18 y en el 2021 contabilizó 103 homicidios.

Publicado el
Los hechos de violencia parecen ir  en aumento en Guatemala, donde los ataques con arma de fuego son frecuentes. (Foto Prensa Libre: CVB).
Los hechos de violencia parecen ir en aumento en Guatemala, donde los ataques con arma de fuego son frecuentes. (Foto Prensa Libre: CVB).

Todos quieren vivir en paz, pero no todos cuentan con la solvencia económica para mudarse a una colonia privada que cuente con dos o hasta tres garitas de seguridad junto a un pelotón de guardias privados.

La realidad de mayoría de guatemaltecos es estar en una colonia abierta, en donde emprender con un pequeño negocio ya lo hace blanco de los pandilleros que le exigen de entrada el pago de la extorsión.

Pandilleros del triangulo norte son los responsables de la mayor cantidad de extorsiones, según las fuerzas de seguridad. (Foto Prensa Libre: EFE)

Junto al temor de las pandillas que rodean las zonas de mayor criminalidad, las zonas rojas mal llamadas también como áreas marginales, a criterio de expertos, también sufren de otros flagelos de seguridad.

La destrucción de la propiedad privada, pintas, asaltos a transeúntes y para el caso de las niñas y adolescentes acoso callejero, son tan solo otros de los elementos de inseguridad que rodean la mayoría de barrios de la ciudad.

Violencia en Guatemala
Los ataques armados son de las principales emergencias cubiertas por los cuerpos de socorro. Fotografía: Prensa Libre.

Pero las muertes violentas son la cúspide de la criminalidad social, algunas de las principales zonas de la metrópoli presentan cifras alarmantes para los analistas, según una recopilación de la organización Diálogos.

Tan solo el año pasado la zona 1 reportó 41 homicidios; la zona 5, 27; la zona 6, 62; mientras que la zona registró 49 muertes violentas; la zona 18 con una de las cifras más altas con 103 muertes; y la zona 21 con 31 crímenes.

Estas seis zonas de la ciudad son las de mayor cantidad población y por el fenómeno criminal también es el centro de estrategias de seguridad, según explican autoridades de la Municipalidad Capitalina.

Las seis áreas ya citadas forman parte del proyecto “Vecindario Prospero”, que desde el 2017 busca la manera de prevenir hechos de violencia, en donde las peticiones de los vecinos han servido para ejecutar cada una de las estrategias.

Luces y cámaras

Cada una de las colonias de la ciudad de Guatemala cuenta con alcaldías auxiliares que se encargan de recibir las peticiones o quejas de los vecinos, que han servido para planificar estrategias de prevención.

Carlos Soberanis, síndico primero de la Municipalidad de Guatemala, explicó que con el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos, han logrado crear estrategias de prevención que han dado resultados positivos.

La municipalidad realiza talleres con los vecinos para preguntarles de qué manera les gustaría recuperar espacios que habían sido tomados por el vandalismo. Fotografía: Municipalidad.

Hacer reuniones con los vecinos, ellos les explican que necesitan y comienzan a ejecutar obras que busquen la recuperación de espacios públicos que generen connivencia social y una sana recreación.

Pero junto a esto existen otras peticiones estratégicas para los vecinos, con lo que han ido mermando, poco a poco, el clima de inseguridad que invade dichas zonas.

“Los vecinos nos hacen solicitudes para mayor cantidad de iluminación; este trimestre hemos mejorado y mantenido 8 mil luminarias en toda la ciudad. Los vecinos piden mayor potencia en la iluminación o incremento en la cantidad de postes”, señaló.

Pero junto a esto existe otra petición que tiene relación directa con las áreas verdes, “también solicitan la poda de árboles. Cuando los árboles están demasiado frondosos no permiten la iluminación, ese puede hacer que personas permanezcan escondidas; también nos piden cabinas telefónicas”.

Otro de los proyectos de desarrollo se encuentra en la zona 1 de la ciudad de Guatemala. Fotografía: Municipalidad.

Otro elemento vital es la vigilancia, clave para la prevención, en donde además de coordinarse acciones entre la policía municipal y la Policía Nacional Civil (PNC), las cámaras de seguridad son otras de las demandas.

“Otros vecinos piden la instalación de cámaras, a la fecha tenemos más de 1 mil 200 cámaras que aportan información que le va a servir al vecino y a las autoridades en caso se llegue a suscitar algún incidente”, indicó Soberanis.

Actualmente la Municipalidad de Guatemala también se enfoca en una campaña que busque evitar la violencia de género, para la protección de las niñas, adolescentes y mujeres.

Qué estará siendo acuerpado por un centro de capacitación para mujeres que estará situado en la zona 6, el mismo busca ayudar el emprendimiento femenino para que puedan tener libertad financiera, algo que aseguran es vital para generar entornos seguros.

Lea también: #NoEsNormal | Vecinos se acostumbran a vivir con la violencia en zonas rojas

Vecinos y seguridad

A criterio de dos exministros de Gobernación, las peticiones que vecinos hacen a la municipalidad, que posteriormente son ejecutadas, son ideales para la prevención, aunque destacan otro elemento que aún se debe mejorar: la coordinación.

Francisco Rivas, actualmente analista de seguridad, señaló que un trabajo en equipo siempre será un pilar fundamental en cualquier estrategia de seguridad ciudadana.

“La organización es importante. Estamos acostumbrados a una sociedad individualista a no compartir ni convivir con el resto de vecinos y no trabajar de manera comunitaria; yo creo que la organización como vecinos es importante para poderlas canalizar a los canales competentes”, explicó.

Julio Rivera Claveria, también experto en seguridad, coincide en que la coordinación de vecinos es clave para exista una línea directa entre ellos y PNC que permitan una respuesta pronta ante cualquier crimen.

Pero Claveria considera que en lugares donde los actos criminales son fuertes, ameritan una respuesta igual de contundente de las autoridades en donde los elementos del Ejército tienen que ser protagonistas.

“En las zonas rojas cuando se dispara la criminalidad el Ejército tiene que salir a patrullar conjuntamente con la PNC, hay que entrarles con toda la fuerza del Estado. Hay que dejar por un lado las agendas políticas y entender que la seguridad es un tema técnico”, concluyó.