Qué se sabe de la supuesta mala práctica médica en Coatepeque que habría causado la muerte de una bebé

Autoridades del Hospital de Coatepeque indican que el caso de una bebé que murió fue muy complicado debido a una anomalía congénita.

Publicado el
Una bebé muere en Quetzaltenango
Una bebé murió en el Hospital de Coatepeque y la familia de la menor pide que se investigue su caso. (Foto Prensa Libre: Unsplash)

En redes sociales fue compartida una denuncia de un padre de familia, cuya bebé murió en el Hospital de Coatepeque y pide que se investigue su caso.

Se trata de Waldo Barrios, originario de Tecún Umán, San Marcos, quien indica que su bebé nació el 18 de mayo y tuvo que ser hospitalizada luego de habérsele detectado problemas intestinales.

Según detalló Barrios, la bebé tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y se le daría de alta, pero luego de 23 días de haber estado hospitalizada le indicaron que su cuadro se complicó y ya no la dejaron ver.

“A nosotros no nos dejaban entrar a ver a la nena, no sé si estaban tapando algo o qué, pero no nos dejaban entrar a verla”, relata Barrios.

Añadió: “En el hospital nos pidieron unos exámenes y luego me indicaron que había que llevarla al hospital de Xela, a un gastroenterólogo porque seguía vomitando. Nos pusieron una cita para el lunes, pero la niña ya estaba grave y la volvieron a intubar”, relató Barrios.

Según el padre de familia, luego de ese reporte que le dieron, la niña falleció, pero cuando familiares revisaron el cuerpo notaron algunas señas que no les parecieron normales.

“Cuando la niña falleció la revisamos en la casa y vimos que traía un golpe en la cabeza y el hombro dislocado. Me imagino que la botaron. Traía arañazos en la piel, como si se les resbaló y la quisieron agarrar y rasguñaron la piel y la botaron, porque traía un golpe en la cabeza y el hombro dislocado”, asegura Barrios.

Añadió que en el hospital le dieron un informe en el que se indica que las señas en el hombro se debían a que le pusieron un tubo para alimentarla.

Lea más: Capturan a madre y a padrastro por muerte de niña de 2 años y al médico por dar falso dictamen

Barrios indicó que están inconformes con lo ocurrido y pide que se investigue lo ocurrido.

Édgar Juárez, director del Hospital Nacional de Coatepeque, indicó que se trató de un cuadro muy complicado, pero que la niña no fue golpeada ni sufrió fracturas, como el padre asegura.

“Se trata de un caso que nació en el Hospital de Coatepeque y que tenía una anomalía congénita, una atresia intestinal. Es un problema que puede causar necrosis o muerte intestinal. Se tuvo que intervenir quirúrgicamente, son problemas muy graves, cuya mortalidad es muy alta”, relató el médico.

“Se dice que una deformidad de nacimiento nunca va sola. Si traía esa, seguramente traía otra asociada”, aseguró.

“El niño estuvo por 30 días en el Intensivo del Hospital. Con esos problemas de atresia y la contaminación intestinal, los niños tienden a sufrir una infección generalizada que causa otros problemas como de coagulación, pulmonares o del hígado”, explicó.

“La bebé estuvo en el Intensivo y se le estuvo tratando, se le puso catéter para pasarle soluciones y medicamentos, por las yugulares y venas que podían encontrarse. Por eso tuvo catéter en el hombro, en los brazos, y todo eso, y con los problemas de coagulación hacen edemas y áreas de equimosis, porque tienen problemas de coagulación en cualquier parte del cuerpo”, añadió Juárez.

Respecto al golpe que el padre de familia asegura que su niña tenía, el director del hospital indicó:

No tenía fractura en el hombro, porque al niño se le hacían radiografías constantemente para revisarle los pulmones. En las últimas que se hicieron se visualiza que no hay fractura sino una inflamación por el catéter y la septicemia”, detalló.

“Hicimos todo el esfuerzo, con la neonatóloga y el jefe de Pediatría”.

Lea más: Familia de niño muerto en bus varado por protestas vive drama 

Juárez añadió se hizo todo el esfuerzo para salvarle la vida a la niña y que se comprende el molestar del padre de familia.

Añadió que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social tiene conocimiento de lo ocurrido y que se tiene la disponibilidad para que el Instituto Nacional de Ciencias Forenses y el Ministerio Público investiguen lo ocurrido.