Salud vuelve a reducir -a 28 días- el tiempo de intervalo entre la primera y segunda dosis de Sputnik V

Según Salud, la reducción de tiempo entre dosis de la vacuna rusa se debe al avance de la variante delta del covid-19.

Publicado el
Guatemala incluye en su plan de vacunación la vacuna rusa de Sputnik V. (Foto Prensa Libre: Elmer Vargas)
Guatemala incluye en su plan de vacunación la vacuna rusa de Sputnik V. (Foto Prensa Libre: Elmer Vargas)

El ministro de Salud, Francisco Coma, confirmó este jueves 30 de septiembre a La Red que el miércoles se envió la orden a escala nacional para que el intervalo de vacunación entre la primera y segunda dosis de Sputnik V se reduzca de 61 a 28.

Según el funcionario, esto derivado del último informe de secuenciación entregado por el Laboratorio Nacional de Salud en el que se evidenciaba que el 75% de los casos presentaban ser de la variante delta.

Sin embargo, el 23 de septiembre, Salud informó que de acuerdo con el informé, el 78% de los casos de coronavirus registrado en el país son causado por la variante delta, lo que les causa preocupación debido a lo contagioso que esta suele ser.

Coma justificó que el Comité Nacional de Vacunas hizo un análisis y una revisión técnica con el objetivo de tratar de reducir la tasa de contagio, para lo que se buscó información que diera soporte a la decisión de reducir el intervalo entre una dosis y la otra de la vacuna rusa.

“Encontramos la posibilidad de acortar los tiempos de tal manera que pudiéramos vacunar en 28 días, un esquema de primera dosis y posteriormente a los 28 días, colocar la segunda dosis”, añadió.

Recordó el intervalo de 60 días entre dosis de la vacuna rusa, pero ante la presencia de la variante delta “tomamos la decisión de mejor acortar el tiempo”.

El funcionario resaltó que el impacto que ha habido en las últimas semanas obedece a que luego del crecimiento en el número de casos, la población tomó conciencia de la importancia de retomar las medidas de bioseguridad y “esto se está reflejando hoy en una disminución significativa en el número de casos y de contagios”.

Dijo que hay vacunas disponibles, por lo que pidió a la población acudir a los distintos centros de vacunación a escala nacional.

Cambios en los intervalos

El Ministerio de Salud ha tomado distintas decisiones en cuanto a los tiempos entre dosis del componente ruso, ya que el 23 de septiembre el viceministro de Atención Primaria en Salud, Edwin Montúfar, informó que las personas que cumplan 61 días después de haberse colocado la primera dosis ya podían colocarse la segunda.

Aunque la recomendación del fabricante es entre los 21 y 90 días el intervalo, al principio Salud optó por prolongar el tiempo entre dosis por 90 días. Así, ha habido confusión y los funcionarios han variado en sus declaraciones sobre este lapso.

La vacuna rusa contra el covid-19 ha sido un tema álgido en el país, desde la negociación para adquirir las dosis, el limitado ingreso del producto que ya fue pagado, la logística para su distribución en la provincia y la discrepancia en los últimos meses sobre cuándo se debe aplicar la segunda inyección para completar el esquema de vacunación.

En Guatemala las primeras dosis de Sputnik V comenzaron a colocarse el 17 de mayo, con el criterio de completar el esquema a los 21 días, y el sistema de Salud así programó la segunda inyección. Pero los tiempos han variado desde entonces.

Aunque Salud adoptó el criterio de los 90 días. Sin embargo, en muchos centros de vacunación se tomó la decisión de aplicar la segunda dosis transcurridos 61 días después de la primera inyección de Sputnik V.

Estas discrepancias en las directrices que siguen los vacunadores ha creado confusión entre la población que comenzó esquema con el producto ruso, y que reclama su segunda dosis.

El Ministerio de Salud ha sido cuestionado por la lenta entrega  de la vacuna rusa contra el covid-19; sin embargo, recientemente el ministro Coma afirmó que tiene el cronograma de entrega y que espera que Rusia cumpla con lo pedido antes de que culmine el año.

Las primeras 50 mil dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus arribaron el 5 de mayo a Guatemala, luego de varias semanas de retraso.

Larissa Planchinda, encardada de negocios de la Embajada de Rusia en Guatemala, dijo en esa oportunidad que en el caso de Guatemala el retraso fue provocado por cuestiones de seguridad, porque se hicieron pruebas adicionales en el Centro Nacional Gamaleya, que son los que inventaron la vacuna y la producen.

Para leer más: Guatemala compró 8 millones de vacunas Sputnik V y solo se ha aplicado este porcentaje

Cambio en intervalos

La funcionaria añadió que los análisis recientes han determinado que se puede aumentar el tiempo entre la primera dosis y la segunda dosis de las vacunas Sputnik V. Anteriormente el período de tiempo para hacerlo era de tres semanas, pero se había extendido hasta tres meses.

El 14 de septiembre, la exministra de Salud, Amelia Flores, aseguró que se trabajaba para acortar el periodo de aplicación de la segunda dosis de vacuna Sputnik V y considera que eso le dará mucha tranquilidad a todos.

El 26 de septiembre, un nuevo lote de 500 mil dosis de vacunas Sputnik V llegó a Guatemala. Con este grupo, la cantidad de vacunas rusas que ya llegaron al país es de 2 millones 660 mil dosis. Esto representa el 33.25% de las vacunas compradas a Rusia, que son 8 millones de dosis.