Se amplia entrega de la alimentación escolar por otros 14 días de cuarentena

Una segunda entrega de productos llegará a los estudiantes de preprimaria y primaria del sector público para cubrir 14 días más de alimentación escolar, debido a que la suspensión de clases se amplió hasta el 30 de abril. Los productores de la agricultura familiar preparan una propuesta para que sus cultivos sean incluidos en la lista de víveres que se repartirán.

Publicado el
La primera entrega de víveres para estudiantes fue por 15 días de alimentación escolar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La primera entrega de víveres para estudiantes fue por 15 días de alimentación escolar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Se tenía previsto que los niños volvieran a las aulas el lunes pasado, sin embargo, la lucha contra la propagación nuevo coronavirus llevó a las autoridades de gobierno a alargar la cuarentena, con lo que también se extiende el beneficio de la entrega de víveres a 2.5 millones de alumnos para que los consuman en sus hogares.

Para muchas familias de escasos recursos, la alimentación escolar permite que sus hijos coman por lo menos una vez al día,  así que continuar con estas entregas hasta que las clases se normalicen es una necesidad.

De esa cuenta, el Ministerio de Educación (Mineduc) hará llegar lo antes posible circulares con la disposición a las 30 mil 428 escuelas de preprimaria y primaria para que directores y la Organizaciones de Padres de Familia (OPF) se organicen, compren productos no perecederos y los repartan, tal como se hizo para cubrir la primera quincena de la suspensión.

Diariamente se invierte en cada niño Q4 en la alimentación escolar, en esta ocasión cada uno recibirá una bolsa con víveres para 14 días, con un valor de Q56.

La lista de los productos que podrán elegir las OPF para comprar está en análisis por parte de un grupo de nutricionistas del Mineduc, según Jeannette Bran de Cacacho, directora de la Dirección General de Participación Comunitaria y Servicios de Apoyo (Digepsa).

En la primera entrega, el Mineduc dio tres opciones de menú, entre los que se incluían alimentos como frijol, arroz, azúcar, cereal fortificado, pastas, harina de maíz y aceite. Es probable que la variedad de artículos para esta nueva dotación se amplíe.

Según Cacacho, las OPF ya tienen el dinero para comprar los productos. La cartera ya les transfirió a sus cuentas bancarias Q475.3 millones, que corresponden al segundo desembolso para cubrir 50 días de alimentación escolar.

Durante el tiempo de clases, los estudiantes de preprimaria y primaria reciben alimentos en la escuela. El Mineduc tiene asignado Q4 por niño para este beneficio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Estas organizaciones son las que diariamente se encarga de adquirir y preparar los alimentos para los niños de sus escuelas. Actualmente hay 13 mil 107 establecimientos de preprimaria y 16 mil 421 de primaria que tienen OPF, en aquellos donde los padres de familia no están organizados, son las direcciones departamentales las que realizan dicha labor.

Directo a los padres de familia

Para esta entrega de víveres se seguirá la misma mecánica de la vez anterior, serán las OPF y las direcciones departamentales las que citarán a los padres de familia en las escuelas para darles las bolsas de víveres.

Para evitar aglomeraciones y la propagación del coronavirus, llegarán a los centros educativos en grupos no mayores de 10 personas. Al momento de recibir los productos deberán guardar distancia de un metro y medio entre cada uno para evitar el contacto directo. Cada papá deberá firmar un formulario como constancia de que recibió el beneficio para sus hijos.

La distribución de los alimentos comenzará en los departamentos, en las áreas más vulnerables lo más pronto posible.

Un sector afectado

Según la Ley de Alimentación Escolar, las OPF deben comprar el 50% de los productos a proveedores que practiquen la agricultora familiar en la localidad donde se ubica cada escuela.

De acuerdo con el registro del Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (Maga), hay 1 mil 803 productores en todo el país inscritos para poder surtir a los centros educativos de productos que ellos mismos cultivan. Con la suspensión de clases, esta posibilidad quedó a un lado, lo que ha afectado a los agricultores. Esta tendrá que ser analizada y aprobada para ser implementada en todo el país.

Como una solución, la Comisión Técnica Interinstitucional de Alimentación Escolar de San Marcos trabaja en una propuesta para que los productos de la agricultura familiar, como hortalizas y frutas, se incluyan en esta segunda entrega de alimentos para los estudiantes.

Se proponen cultivos que tengan una mayor vida de anaquel, como papa, zanahoria, repollo, banano, piña, entre otros.

Esta propuesta busca dinamizar la economía local en las comunidades rurales, y se convierte en otra opción para incluir en la lista de productos para la alimentación escolar.

Hasta la semana previo a la suspensión de clases, las OPF hacían sus pedidos a los agricultores con días de antelación para que entregarán productos frescos la semana en que serían consumidos.

Con la repentina pausa al ciclo lectivo, los proveedores se quedaron con los alimentos que tenía previsto entregar a las escuelas. Para muchos representó pérdidas.

Un monitoreo en Chiquimula señala que del 16 al 31 de marzo hubo una disminución de ingresos del 35% para los productores de la agricultura familiar que están vinculados al Programa de Alimentación Escolar (PAE).

El reporte elaborado por la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) y el Maga, señala que el grupo más afectado fue el de las hortalizas.

Como una medida para paliar la situación, los productores debieron buscar otras alternativas para vender los productos que estaban destinados a surtir las escuelas.

Lo mismo sucedió con los agricultores en San Marcos, la primera semana de la suspensión de clases se quedaron con el producto, un grupo llegó a tener pérdidas de Q12 mil.

Con la asesoría del Maga y de la FAO a través del programa Alto Cuilco, financiado por la Embajada de Suecia en Guatemala, lograron llevar sus cultivos a mercados cantonales, también recurrieron a hacer bolsas con distintos productos y venderlos directamente en las casas. De esa manera han logrado paliar esta crisis.