“Se pegó al suelo y se me quedó viendo”: ambientalista narra la impresionante manera en la que fotografió a un jaguar en Petén

Fotógrafo y ambientalista estuvo de frente a un jaguar en Petén y logró captarlo en imágenes en un encuentro que él califica como “emocionante”.

Para poder sacar una buena fotografía de un jaguar se requiere tener nervios de acero, según el experto. (Foto Prensa Libre: Francisco Asturias)
Para poder sacar una buena fotografía de un jaguar se requiere tener nervios de acero, según el experto. (Foto Prensa Libre: Francisco Asturias)

Francisco Asturias, director de Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco) en Petén, describe cómo fue que se sintió y lo hace en una sola palabra: Emocionadísimo. No cualquiera ha podido capturas en imágenes a uno de estos majestuosos felinos.

Pero para él, en 17 años de profesión en la naturaleza ha logrado captar a cerca de 18 jaguares.

Para la siguiente serie de fotografías él no estaba preparado, no tenía su cámara fotográfica cerca cuando quedó de frente con el animal. Esta situación hizo que las cosas fueran aún más emocionantes que otras veces, según cuenta.

“Yo venía saliendo de la selva. Estaba cinco metros adentro y dejé la cámara en el camino porque no me imaginé. Cuando vi las orejitas y la cola que venían de camino, yo dije ‘¿¡Qué hago?!’ Si yo salía corriendo el jaguar iba a salir corriendo. Traté de caminar despacio pero al salir de la selva al jaguar se agachó, se pegó al suelo y se me quedó viendo. Incluso me cruzó por la mente ‘ahora brinca sobre mí’. Yo sé que un jaguar jamás me va a atacar. Dio un brincó, giró en el aire y se fue trotando, ahí fue donde alcance mi cámara y todavía lo logré fotografiar”, comentó.

En sus casi dos décadas de trabajo alrededor de la naturaleza  ha ido aprendiendo de expertos la forma correcta de convivir con esta y otras especies, en donde un punto clave es siempre guardar la calma, no hacer movimientos bruscos para no asustarles.

Asegura que estas bellezas de la naturaleza siempre han estado ahí, pero que es el ser humano quien no sabe cómo convivir con ellos, lo que hace que algo tan natural o normal se vea como algo fuera de este mundo, Asturias resalta que los jaguares siempre están presentes.

Si una persona inexperta quiere sacar una fotografía simplemente pasará una cosa: no tendrá éxito. Asturias resalta que la naturaleza de estos “gatos” no es atacar por lo que usted no correrá peligro, pero le da algunos consejos si usted también quiere capturar una bella fotografía.

“El corazón le brinca, es una experiencia riquísima, es un “adrenalinazo” que te sube hasta arriba; alguien sin experiencia jamás lo va a poder fotografiar porque el animal da la vuelta y se va a salir huyendo. Uno tiene que tener el temple de poderse mover despacio, quieto… Yo 17 años más tarde, a veces todavía pierdo el temple y me acelero muchísimo”, refirió.

La pasión con la que Asturias compartió su anécdota deja en claro que además de ser habilidoso con la cámara y tener nervios de acero también se requiere amor por la naturaleza.