Unos 89 ancianos enfermaron de covid-19 en asilo de Antigua Guatemala

El asilo Fray Rodrigo de la Cruz reporta 89 adultos mayores contagiados y 12 fallecidos por el covid-19, mientras que la preocupación crece por el riesgo en estos centros de cuidado.

El asilo Fray Rodrigo de la Cruz reportó un 68.5 por ciento de contagios dentro de su población de residentes entre 68 y 95 años. (Foto Prensa Libre: Ayuntamiento de Antigua Guatemala)
El asilo Fray Rodrigo de la Cruz reportó un 68.5 por ciento de contagios dentro de su población de residentes entre 68 y 95 años. (Foto Prensa Libre: Ayuntamiento de Antigua Guatemala)

Durante los cuatro meses de decretada la emergencia del covid-19 en el país, pocos han volteado a ver la situación en los asilos o residencias permanentes para adultos mayores, que son uno de los lugares con más riesgo de que se genere un brote incontrolable de contagios.

Como medida de protección, desde el 13 de marzo las visitas fueron suspendidas en estos lugares, sin embargo, el distanciamiento social ha orillado a muchos adultos mayores y ancianos a la soledad, y el Comité Nacional de Protección a la Vejez, encargada de velar por los asilos públicos y privados, no se ha reunido en ninguna ocasión para establecer los protocolos de atención.

La prohibición de las visitas no asegura que se libren de contagios. Está el caso del asilo de Fray Rodrigo de la Cruz que ha reportado el contagio de 89 personas mayores de 68 años, de los cuales 12 murieron.

La Defensoría del Adulto Mayor de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) ha hecho una verificación telefónica a 47 asilos ubicados en la ciudad de Guatemala, Sacatepéquez, Villa Nueva y Mixco.

De ellos, al menos 40 han dicho que en cuatro meses no han recibido ninguna visita de parte de las autoridades de Salud ni del Comité Nacional de Protección de la Vejez que les ayude a atender a sus internos y a saber qué protocolos seguir en caso alguno de positivo a covid-19.

La convivencia e integración de los adultos mayores con la familia es esencial. (Foto Prensa Libre Hemeroteca.)

 

La Defensora del Adulto Mayor, Teresa Maldonado, explicó que el riesgo que los asilos se vuelvan foco de contagio es muy alto y por eso piden al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social que haga los protocolos de atención para estos casos.

Brote de contagio

El asilo Fray Rodrigo de la Cruz está ubicado en Antigua Guatemala y el 23 de junio reportó el primer caso de contagio. En menos de un mes, de 130 personas internadas, 89 adultos mayores dieron positivo a covid-19, de ellos, 12 ancianos entre 75 y 95 años murieron a causa del virus.

Además, 47 trabajadores también resultaron contagiados y uno de ellos murió.

El doctor, Gustavo Palencia, subdirector del asilo menciona que para evitar los contagios en los primeros tres meses, habían alargado los turnos del personal para evitar un mayor flujo de personas.

Sin embargo, un trabajador se habría contagiado del virus días antes de iniciar su turno, lo que provocó un brote en el lugar y una tasa de infección del 68.5 por ciento.

 

Palencia explicó como el asilo se convirtió en un foco de contagio en pocos días. “Primero, el ambiente físico del edificio hace que haya un contacto estrecho entre las personas, además es muy difícil que alguien con dificultad cognitiva ya sea por el alzheimer o demencia senil, es difícil explicarles que usen mascarillas y comprendan porque ya no tienen la misma rutina de siempre”, dice.

El subdirector del centro agregó que entre sus pacientes hay mucho que tienen una enfermedad pulmonar crónica que les impedía respirar cómodamente con una mascarilla.

A pesar de la gravedad en los contagios, Palencia agregó que ya tienen controlado el brote y esperan, con los días, sumar más recuperados.

“Fue bastante difícil, muchos de ellos no tienen familia y de los que creíamos que estaban solos, recibimos las llamadas de sus familiares preocupados cuando se enteraron de los contagios”, dijo Palencia.

El riesgo

Maldonado explicó que la mayoría de asilos no están condicionados para albergar personas. Muchas residencias están en casas improvisadas y esto les dificulta tener un espacio aislado en caso de reportar un contagio.

“El Ministerio de Salud ya hubiera sacado un protocolo específico para el manejo de casos de covid en los asilos y que especifique cómo va a ser el manejo con las personas que viven en las residencias y con el personal”, explica la encargada de la Defensoría del Adulto Mayor.

Maldonado agregó que los protocolos no se deben hacer únicamente pensando en aspectos médicos, sino también en cómo tratar emocionalmente a las personas mayores para que el distanciamiento social no se convierta en soledad y abandono.

La Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (Sosep) es una de las instituciones a cargo de la atención a este grupo poblacional.

Adultos mayores, durante inauguración de la Casa Hogar Mis Años Dorados. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

 

En las dos residencias permanentes de Mis Años Dorados, ubicados en zona 16 y en Santiago, Sacatepéquez albergan a 41 adultos mayores que según la directora de este programa, Mercedes Berdúo, están con atención médica constante. Además, cada dos semanas desinfectan las instalaciones para evitar contagios.

Mis Años Dorados también cuenta con 85 centros de día para atender a adultos mayores, sin embargo, desde el 13 de marzo están cerrados. Berdúo explicó que el personal de Sosep visita a alrededor de 3 ml 200 adultos, les llevan víveres y atención médica a los que sufren alguna enfermedad crónica.

Sin embargo, Berdúo indicó que en los cuatro meses de declarada la pandemia no se han reunido con el Comité Nacional de Protección de la Vejez y esperan hacerlo por primera vez este 15 de julio.