Vacunación contra el covid-19 expone deficiencias en el SIGSA

Atrasos en el proceso de vacunación contra el covid-19 se deben en parte a los problemas en el registro de datos en Sigsa, será necesario revisar su funcionamiento para poder avanzar en el plan, dicen expertos en Salud.

Publicado el
Vacuna contra el coronavirus
La vacunación contra el covid-19 comenzó hace unos días, pero no ha avanzado entre el personal de salud debido a fallos en el sistema de registro. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

La primera fase de vacunación contra el covid-19 comenzó con el personal de salud y la donación de 205 mil dosis, ya pasó una semana y poco se ha avanzado, pues el Sistema de Información Gerencial de Salud (SIGSA) que se utiliza para el registro de las personas vacunadas ha mostrado deficiencias en el proceso, aunque personal de salud incluso señala que se debió a que no se respetaron los lineamientos establecidos.

Esto no es nuevo, pues desde tiempo atrás el sistema ha presentado rezago en los datos y en las estadísticas relacionadas con la salud de los guatemaltecos, y en los últimos meses, con el reporte de los casos de covid-19.

Para la vacunación contra el covid, cada hospital debe ingresar al sistema la información del personal a ser vacunado, pero desde el primer día de la inmunización se detectaron fallas que llevaron a hacerlo de manera manual, en hojas de cálculo y luego digitalizarlo, lo que retrasa el proceso. Para que esto se refleje en los datos consolidados llevará tiempo, además, que se cuestiona la transparencia del registro.

“Ese era el punto que se tenía que evitar a toda costa, porque llenar los registros a mano abre la puerta para que las dosis de vacunas puedan ser aplicadas en personas que no son de primera línea. Se suponía que por eso se haría todo vía virtual”, dijo Zulma Calderón, defensora de la Salud de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH). Era importante que el sistema funcionara, pues daría la pauta de cómo avanzaría la vacunación en las demás fases, cuando se tenga que inmunizar al ciudadano de a pie.

El retraso en el manejo de información y los inconvenientes en Sigsa no son nuevos, y un ejemplo es que no están actualizados los datos de las coberturas de vacunación infantil, ya que se publican con varios meses de atraso, lo mismo sucede con las morbilidades.

El Ministerio de Salud indicó que los datos de la vacunación contra el covid-19 se verían reflejados diariamente en el Sistema de Alertas Covid-19, pero hasta ayer solo se tenía información de las dosis donadas por Israel -5 mil-. De la entrega que hizo India -200 mil- aún no se tienen detalles de cuántas se han colocado, en qué hospitales, cuántas faltan por suministrar, si se colocaron al personal de primera línea o bien si hubo dosis que se perdieron.

“Los hospitales y áreas de Salud están en proceso de reportar la información al sistema para que se vean reflejados los datos de la vacunación”, respondió Julia Barrera, vocera de la cartera.

Lea también: Deserción escolar impacta mayormente en la secundaria ¿por qué nos debe importar?

Lento proceso

El Sigsa es el sistema oficial de información del Ministerio de Salud, la manera en que funciona es que cada servicio recopila la información de los casos atendidos, luego la traslada al distrito, que consolida y digita los datos para enviarlos al área de salud y de allí se mandan al nivel central para ser divulgados.

Es un proceso que lleva días, pero que también depende del servicio de internet local con el que cuente cada distrito y área de salud, pues si este es deficiente, la información tarda en consolidarse.

Este es un inconveniente que se vio desde que comenzó a utilizarse Sigsa Web, según un extrabajador de la unidad que prefirió omitir su nombre. “Hoy la información tiene un retraso de ocho días porque el informe que se envía más ágil es el Sigsa 18”, indicó, en este se reporta las diez morbilidades en todas las áreas de Salud.

Cargando

Para tener información en tiempo real, cada servicio tendría que exportar diariamente información al área de salud y esta consolidar los datos de sus distritos y servicios, y mandarla al sistema central para que unifique las 29 áreas de salud que hay en el país.

Ahora con la inmunización contra el covid-19, el sistema se adaptó para realizar el proceso conforme los protocolos que estipula el plan de vacunación, y permitir la validación de las personas que debía ser vacunadas, sin embargo, el desconocimiento del uso de la plataforma por parte de quienes ingresarían la información, así como la urgencia de inocular a todo el personal sanitario, entorpeció el procedimiento y llevó a que se saltarán las fases establecidas, según trabajadores de Salud, los cuales señalaron que se creó otra versión del sistema con menos pasos y datos de validación, y será esa la que se utilice.

Con respecto a la formación del personal, la cartera informó que el fin de semana último los estadígrafos de las distintas áreas de salud serían capacitados en el uso de la herramienta para el reporte de datos.

 

A criterio de la doctora Nancy Sandoval, presidente de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas y de la Asociación Centroamericana y del Caribe de Infectología (Acecai), las formas de registro en el Ministerio de Salud se han ido actualizando, de llenar largos formularios en papel ahora los digitadores suben los datos a Sigsa web, pero en los centros donde usualmente no reciben vacunas no se tiene la experiencia ni la cantidad de personal para digitar la información que se generaría con la inmunización contra el nuevo coronavirus, por lo que parte del proceso es capacitar y ejercitar la planificación, algo que no ha sido el fuerte en esta gestión.

La pandemia debió haber sido el momento oportuno para modernizar el registro y preparar al personal, pero llegada la etapa de vacunación las falencias pasan la factura con el descontrol que se ha tenido en esta primera fase.

“Hay que migrar hacia la modernización y este es el momento oportuno. Desde el año pasado con el tema de las estadísticas del Ministerio de Salud y del covid lo hemos venido manifestando, porque con el presupuesto histórico que ha manejado el ministerio desde el año pasado, tan si quiera ese fortalecimiento institucional permanente debió haber quedado. Lamentablemente casi que fracasamos con la respuesta a la pandemia, con el manejo de los casos y hoy con el tema de la vacunación”, manifestó Calderón.

La principal consecuencia de no tener datos confiables y de las deficiencias del Sigsa en este proceso de vacunación es que no se tiene información para tomar decisiones, agregó.

Un punto que no se debe obviar lo mencionó Adrián Chávez García, médico y ex viceministro de Salud, y es que el Sigsa históricamente no tiene un registro nominal de los pacientes y no hay posibilidad de acceder a un reporte clínico de cada persona y no hay un sistema de adscripción a un servicio, para asegurar que un servicio público pueda entregar una lista de sus pacientes y sus diagnósticos con el fin de que sean registrados al momento de la vacunación y en la fase que les corresponde.

Le interesa: Verificamos por usted: ¿El Gobierno retrasó la llegada de la vacuna contra el covid-19?

¿Qué se puede esperar?

Tanto Sandoval como Calderón indica que esta primera fase abarca al personal de salud en contacto con pacientes covid-19, que es una población cautiva, que se sabe dónde ubicarla, y que tiene conocimiento de la vacuna, pero no será tan fácil cuando se pase a las siguientes fases.

Hasta ahora, el guatemalteco común no tiene certeza de cómo y en dónde registrarse para vacunarse, ni en qué momento los inmunizarán. Si entre el personal médico ha habido dudas y dificultades para llevar a cabo el proceso será necesario revisar el plan con los fallos que se han visto hasta este momento, pues hasta ahora las fases tan poco han avanzado de manera paralela como se pretendía, lo que el Sigsa hubiera facilitado.

“Hay que recordar que esta es una campaña de vacunación sin precedentes, nunca antes se ha apresurado la implementación de una vacuna en medio de pandemia en el país y menos con un plan operativo tan poco apegado a la realidad y sin mucho espacio para el consenso o revisión y escrutinio. Esperaría que el Ministerio de Salud haya tenido y, si no, que saque el tiempo necesario para realizar la retroalimentación de los errores y aspectos a optimizar para que el trasladado a las siguientes fases de vacunación sea ordenado y fluido”, dijo la presidenta de la AGEI.

Analizar el plan de vacunación e identificar qué puntos mejora es necesario, agregaron las entrevistadas, pues el fin de semana la PDH recibió varias denuncias de los departamentos de profesionales de la salud que llevaban semanas esperando que el sistema les generara una respuesta para inscribirse a la vacunación.