Vacunas Sputnik V: Guatemala no ha tenido comunicación con Rusia desde que comenzó el conflicto con Ucrania y analiza el camino jurídico del contrato de compra

Ministro de Salud, Francisco Coma, ofrece detalles de la situación del contrato de compra de vacunas Sputnik V, y del análisis jurídico que se hace para buscarle una salida favorable para Guatemala.

Publicado el
Guatemala recibió 8 millones de dosis de Sputnik V.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Guatemala recibió 8 millones de dosis de Sputnik V. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Francisco Coma, ministro de Salud de Guatemala, informó este viernes 26 de agosto que Guatemala no tienen comunicación con Rusia, por el contrato de compra de vacunas contra el covid-19 Sputnik V, desde que comenzó el conflicto entre ese país y Ucrania, el 24 de febrero pasado y que por eso abogados realizan un análisis de la situación para buscar una salida favorable al Estado guatemalteco.

Coma fue abordado por periodistas luego de participar en un evento de creación de la Unidad de Alta Dependencia Obstetrica (UADO), en el Hospital General San Juan de Dios, y allí habló de la situación en la que está el contrato de compra de las vacunas rusas Sputnik V.

El 5 de abril de 2021 el Ministerio de Salud de Guatemala firmó el contrato para la obtención de 16 millones de dosis de la vacuna Sputnik V con la empresa Human Vaccine LLC, subsidiaria del Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR) por lo cual pagó Q614.5 millones, que correspondían a la mitad de las dosis.

Sin embargo, por la lentitud en la distribución de los biológicos y ante la no aceptación de la población a esta vacuna, en julio de 2021 el gobierno de Guatemala renegoció el contrato y se acordó que el pago entregado en anticipo sería para cubrir únicamente los 8 millones de dosis y que ya no se compraría el otro 50% restante.

Supuestamente los Q614.5 que no se pagarían a Rusia por el 50% de las vacunas que no se le comprarían, serían utilizadas para negociar con otras farmacéuticas, pero en octubre de 2021 el ministro Francisco Coma dijo que la adenda que se firmó entre varios ambos países se acordó que el dinero restante podría usarse para comprar las Sputnik V entre 2022 y 2023,

Coma fue consultado este 26 de agosto sobre si Guatemala sí compraría el resto de vacunas a Rusia y respondió que el contrato está desde hace bastante tiempo sobre la mesa y que es un contrato que está en análisis y discusión desde la parte jurídica, para buscar cómo poder llegar el mejor resultado como país, desde el punto de vista del impacto financiero.

“Hay un grupo de abogados que están trabajando en el análisis y en cómo poder ir a la búsqueda de solucionar algunos temas vinculados a este contrato”, comentó Coma.

Añadió que la resolución de este tema pudiera ser ante un proceso de discusión que va a requerir, probablemente, de intervenciones más allá del ámbito local.

Rusia no contesta

Al ser consultado si esta situación podría ser elevada a un tribunal internacional y qué comunicación habían tenido con Rusia por ese tema, el ministro afirmó que ese país no se ha pronunciado al respecto.

“Rusia no se ha pronunciado. En este momento no tenemos ningún contacto por parte de ellos, por supuesto que hay factores de por medio, pero en el momento en que ya tengamos la información completa, así como lo hemos hecho antes, que tenemos que informar y tengamos los resultados de los análisis se les informará a nivel de detalle”, refirió Coma.

Afirmó que esto ya es un tema de un nivel de especialización que escapa del ámbito específico del misterio y que cuando haya algún detalle darán toda la información.

Coma también fue consultado sobre que en su momento se habló de la posibilidad de recuperar vacunas vencidas y hacer un intercambio con Rusia y afirmó que el año pasado se intentó y que había sido una gestión que él personalmente había llevado, pero luego fue la invasión de Rusia a Ucrania y desde allí la comunicación prácticamente ha sido nula.

Recordó que una de las últimas comunicaciones que tuvieron con Rusia estos ofrecieron el reemplazo de vacunas podía darse pero que estaba supeditado a que continuara el proceso de adquisición de más biológicos, en cumplimiento al contrato.

Coma dijo que esta situación era muy complicada, porque lo que Rusia ofrecía era la vacuna Sputnik Light, la cual todavía no tiene registro y por lo tanto para Guatemala no era factible.