Decisión Libre 2015

Jimmy Morales: Un presidente "de a sombrero" a un paso de serlo

Jimmy Morales Cabrera, un administrador de empresas de profesión y comediante de oficio, desconocido en la palestra política hace menos de seis meses, disputará la segunda vuelta electoral contra Sandra Torres. Morales podría ocupar la primera magistratura tal como ocurrió en la parodia “Un presidente de a sombrero”

Por Carlos Álvarez

Jimmy Morales buscará la presidencia por el partido FCN-Nación. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Jimmy Morales buscará la presidencia por el partido FCN-Nación. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Más conocido por su participación en programas de comedia y películas, transmitidos en la televisión y cine nacional, que por su activismo político, Morales fue el candidato puntero en esta primera vuelta, y de hecho, no abandonó la punta en ningún momento.

En televisión, junto a su hermano Sammy Morales, ha actuado por más de 15 años en un programa y en cine ha producido siete película; paradójicamente en la última –Un presidente de a sombrero–, interpretó el papel al que hoy busca llegar, de presidente.

Su primera participación política se remonta a 2011, cuando como candidato a la alcaldía de Mixco, por el desparecido partido Acción de Desarrollo Nacional (ADN), obtuvo 13 mil 45 votos, muy por debajo de los 55 mil 825 obtenidos por Otto Pérez Leal del Partido Patriota.

Luego desapareció de la escena política y se dedicó a la producción cinematográfica y televisiva. Reapareció en marzo de 2013, cuando en la asamblea nacional bienal el partido Frente de Convergencia Nacional lo eligió como su secretario general.

De ahí en más la participación política de Morales pasó casi desapercibida en lo que se refiere al aspecto mediático, de hecho no apareció en las mediciones de la Encuesta Libre, publicada por Prensa Libre sino hasta agosto de 2015.

En esa ocasión, ya con las candidaturas en firme, con un Gobierno sumido en una crisis que también afectó de forma directa a los partidos políticos que buscaban el poder, apareció Morales con un inédito segundo lugar, sin tener un precedente previo.

Los analistas consideraron que Morales era la antítesis del político tradicional, un candidato que reunía las condiciones para acaparar el antivoto de los políticos tradicionales manchados por escándalos de corrupción y que descaradamente retaban al Tribunal Supremo Electoral.

La tendencia de Morales era, según los expertos, al alza debido a que no todos los habitantes del país, particularmente de provincia, no sabían quién era. Dicha tendencia se confirmó el pasado 3 de septiembre cuando la Encuesta Libre lo ubicó a la cabeza de la intención de voto.