Así consumó la Consultoría Empresarial de Guatemala la estafa a 400 clientes en Sololá

Consultoría Empresarial de Guatemala obtuvo de manera fraudulenta más Q30 millones de pequeños empresarios y migrantes en tres municipios de Sololá.

Publicado el
Un juez en Sololá condenó a Édgar Baldomero Xitamul Yac, Rosalía Mercedes Yac Vásquez de Xitamul, Óscar Melesio Xitamul Yac y Luis Gabriel Chiyal Yaxón por haber estafado a más de 400 personas por medio de la empresa Consultoría Empresarial de Guatemala. Foto cortesía Fredy de León.
Un juez en Sololá condenó a Édgar Baldomero Xitamul Yac, Rosalía Mercedes Yac Vásquez de Xitamul, Óscar Melesio Xitamul Yac y Luis Gabriel Chiyal Yaxón por haber estafado a más de 400 personas por medio de la empresa Consultoría Empresarial de Guatemala. Foto cortesía Fredy de León.

Cuando Eusebio — nombre ficticio— escuchó al juez dictar la sentencia condenatoria en contra de Édgar Baldomero Xitamul Yac, Rosalía Mercedes Yac Vásquez de Xitamul, Óscar Melesio Xitamul Yac y Luis Gabriel Chiyal Yaxón sintió alivio y esperanza, aunque le quedó claro que debía continuar la lucha legal para recuperar los ahorros de su vida como comerciante en un mercado de Sololá.

Para este hombre, que ahora ronda el medio siglo de vida, la lucha inició en el 2017 junto con otras 400 víctimas de estafa por parte de la Consultoría Empresarial de Guatemala, que logró captar ahorros por más de Q30 millones desde el 2002, cuando fue creada.

Para Eusebio la condena de la madre, dos de sus hijos y el yerno es un buen precedente, pero también una alerta para evitar que más personas confíen en este tipo de entidades no reguladas por la ley.

En las audiencias las víctimas narraron la forma en que las persuadieron para entregar sus ahorros. El Ministerio Público (MP) pudo comprobarlo para que el juez tomara la decisión final.

Sin embargo, para llegar a ese desenlace hubo de todo en las jornadas judiciales. Temor, desmayos, gritos, inconformidades y mucha exigencia porque se hiciera justicia.

Consultoría Empresarial de Guatemala operó en tres municipios de Sololá por más de 20 años sin ninguna regulación financiera.

Logró captar a comerciantes locales y personas con familiares en Estados Unidos por las atractivas tasas de interés del 19 y 20 por ciento mensual sobre los saldos, y los regalos que ofrecían.

 

El origen

 

El fundador de Consultoría Empresarial de Guatemala fue Raúl Xitamul Yac, fallecido en el 2002, un egresado de la Escuela Politécnica que residía en el paraje Ciénaga Grande de la aldea Chuchexic, Santa Lucía Utatlán, Sololá.

Después de la muerte de Raúl, sus padres Pablo Xitamul y Rosalía Mercedes Yac Vásquez de Xitamul pasaron a dirigir la empresa que nació para recibir ahorros, otorgar préstamos, brindar seguros y cambiar los dólares recibidos por remesas familiares.

Al fallecer su hijo Rosalía Yac quedó como representante legal de esta empresa individual, según consta en el Registro Mercantil.

Raúl era uno de los siete hijos de Pablo y Rosalía y fueron los mayores, Édgar Baldomero y Óscar Melesio, quienes comenzaron a administrar los recursos que captaban por medio del cuñado, Luis Gabriel Chiyal Yaxón, gerente de una de las agencias.

La empresa inició operaciones en la aldea El Novillero, en Santa Lucía Utatlán. Conforme pasaron los años abrieron agencias en la cabecera departamental y en Nahualá.

Las víctimas como Eusebio recuerdan que los veían en vehículos de lujo y camionetas agrícolas. Algunos de los clientes estaban recibiendo los intereses del dinero que les habían confiado. No había quejas.

Este es el encabezado de una tarjeta de depósitos de esta entidad mercantil que estafó a más de 400 pobladores en Sololá. Foto cortesía.

Pronto se alejaron de la vida comunitaria y las personas en su entorno, según Eusebio, comenzaron a darse cuenta de que algo no estaba bien.

Algunos de los ahorrantes se percataron que su dinero no estaba disponible y les ponían todo tipo de excusas para no entregárselo cuando llegaban a retirarlo a las agencias.

Convencimiento

 

Eusebio relató que Chiyal Yaxón llegó a convencerlo de que depositara sus ahorros. Durante años, por su trabajo como comerciante, había reunido una suma considerable. El gerente de la empresa, “con mucha habilidad para la palabra”, señala Eusebio, le ofreció un interés mensual del 20 por ciento sobre dichos ahorros, que sumaban Q300 mil.

Pero, ¿por qué confiaron en esta empresa? Eusebio responde que cada mes le notificaban que tenía Q50 mil o Q60 mil de intereses por su dinero.

Otra de las víctimas le dio más credibilidad a esta empresa porque durante dos años tuvo su dinero ahorrado y cada mes solo iba por los intereses que le generaba. De eso vivía y podía estar tranquilo, recuerda.

La trama comenzó a descubrirse a medida que más personas llegaban a las agencias a retirar su dinero y no había disponibilidad de los recursos.

Los años que precipitarían el fin de Consultoría Empresarial de Guatemala fueron del 2011 al 2017. En ese período las personas se dieron cuenta que habían sido víctimas de un fraude.

Fue un efecto dominó. Una persona los denunció en el Ministerio Público (MP) y pronto el resto comenzó a sumarse para llevarlos ante la justicia.

En 2016 y 2017 se ordenó la aprehensión de los involucrados y desde entonces guardaban prisión preventiva, mientras se defendían a toda costa para salir en libertad. No lo consiguieron.

Este 1 de abril fueron condenados por un juez en Sololá. La Fiscalía Distrital de ese departamento pudo probar los hechos y ahora Edgar Baldomero Xitamul Yac y Yac Vásquez de Xitamul fueron sentenciados a 37 años y dos meses de prisión, y al pago de una multa de Q26 mil y US$23 mil 400 por los delitos de caso especial de estafa, intermediación financiera en forma continuada y uso de documentos falsificados en forma continuada.

Además, el tribunal condenó a 15 años y 10 meses de prisión a Óscar Melesio Xitamul Yac y Chiyal Yaxón por caso especial de estafa en forma continuada y uso de documentos falsificados en forma continuada.

Para Eusebio ganaron una segunda batalla, porque en el 2019, en otra sentencia, y otras 31 víctimas lograron que Rosalía Yac fuera condenada a seis años y 10 meses por caso especial de estafa en forma continuada, y su hijo Édgar Baldomero a cuatro años por falsificación de documentos privados.

Mientras las víctimas esperan por la fecha de la audiencia de reparación digna, las fuerzas de seguridad buscan a otro implicado, Edwin Xitamul Yac, que sigue prófugo.

Con información de Fredy de León.