Criterios encontrados entre exfiscales generales y MP sobre elección de cortes y antejuicio contra magistrados de la CC

MP asegura que actúa con autonomía, sin sesgos ni presión externa ante el proceso de elección de cortes que tiene 10 meses de retraso y que confronta a órganos de Estado.

El proceso de elección de cortes ha confrontado a la CC, Congreso, CSJ y MP. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El proceso de elección de cortes ha confrontado a la CC, Congreso, CSJ y MP. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Mientras las exfiscales generales Thelma Aldana y Claudia Paz y Paz critican que el Ministerio Público (MP) ha generado , esa institución sostiene que sus actuaciones son independientes y sin sesgo.

Paz (2010-2012) y Aldana (2012-2016) dialogaron este 14 de agosto en un Facebook Live en torno a la elección de cortes de Apelacionnes y Suprema de Justicia (CSJ), el antejuicio contra cuatro magistrados de la Corte de Constitucionalidad (C), la desobediencia del Congreso hacia el amparo de ese tribunal para detener los antejuicios y el papel que ha jugado la Fiscalía a cargo de María Consuelo Porras.

Al mismo tiempo en que se desarrollaba la transmisión el MP publicó en Twitter que es una institución “autónoma, objetiva, imparcial y sin sesgo que inicia en su labor analítica, técnica e investigadora, siempre apegada al principio de legalidad y alejada de presión externa”.

Paz y Paz señaló que el origen de lo que llamó crisis institucional fue un amparo a su favor donde la CC le ordenó al Congreso elegir magistrados con requisitos constitucionales de idoneidad, capacidad y honradez, algo que desde mayo no ha ocurrido.

“Su papel -del MP- es que se cumplan las decisiones de la CC y quienes han desobedecido enfrenten las consecuencias”, dijo Paz y Paz, en referencia a esos tres meses en los que los diputados no han votado por los jueces para la nueva magistratura.

Aldana criticó que el MP haya presentado solicitudes de retiro de inmunidad contra magistrados de la CC el 7 de agosto a causa de una denuncia de la Fundación contra el Terrorismo y cuatro ciudadanos por el amparo definitivo al MP que ordenó al Congreso la elección de cortes. Actos como este, según Aldana, muestran al MP con un sesgo y que no responde a los intereses de la ley.

De nuevo sobre la elección de jueces, y en el contexto de que el Congreso, según su apreciación, ha desobedecido cumplir con la votación y además no ha acatado los amparos provisional y definitivo de la CC que detuvieron el antejuicio contra cuatro magistrados constitucionales tramitado por magistrados suplentes de la CSJ, Paz y Paz sostuvo que configura un posible golpe de Estado blando que puede arrastrar al estado de Derecho, la independencia de poderes y en sí el sistema republicano.

Por su parte, Aldana señaló que el actual es un “conflicto institucional manipulado” que pone en riesgo a la población en general. Paz y Paz cuestionó: “Es inédito que las máximas autoridades sean perseguidas por hacer su trabajo para proteger los derecho de los guatemaltecos”.

La elección de los magistrados sigue detenida, actualmente por el riesgo de contagio de coronavirus entre los diputados, aunque un proyecto de sesionar en el Domo de la zona 13, donde hay más espacio, no ha prosperado. Cabe recordar que el presidente de ese organismo, Allan Rodríguez, sigue hospitalizado por el diagnóstico de covid-19. Además, los congresistas aprobaron un mecanismo de votación que haría que cada uno de ellos diga a viva voz si vota por determinado magistrado, lo que según analistas podría demorar meses, cuando los magistrados elegidos debieron haber asumido en octubre de 2019.

CIDH aboga por magistrados

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió este 14 de agosto al Estado de Guatemala a cesar los actos que amenazarían la independencia de los magistrados de la CC, ante el antejuicio que presentó el MP el 7 de agosto contra seis magistrados de la CC por denuncias de delitos como prevaricato y violación a la Constitución. Además, conminó al Estado a “abstenerse de promover diligencias de antejuicio basadas en el mero juicio jurídico de las y los operadores de justicia, así como a tomar medidas para garantizar el cumplimiento de las medidas cautelares otorgadas por la CIDH”.

Para la CIDH, esas diligencias de antejuicio ocurren en un contexto de ataques e injerencias a los operadores de justicia, agravado desde años recientes.