Extinguen US$1 millón a favor del Estado

El Juzgado de Extinción de Dominio emitió una sentencia para que un vehículo y dinero en efectivo pasen a favor del Estado de Guatemala.

El dinero representa aproximadamente Q7.8 millones que administrará la Senabed. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El dinero representa aproximadamente Q7.8 millones que administrará la Senabed. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ministerio Público (MP) informó en un comunicado, de que esta decisión se produce a solicitud de la Fiscalía Contra el Lavado de Dinero u Otros Activos, quienes detectaron la actividad ilícita y procedieron a solicitar la extinción. 
El US$1 millón corresponde a aproximadamente Q7.8 millones que ahora administrará el país. Según la investigación, el 22 de octubre del 2014, las autoridades interceptaron en el kilómetro 20.5 de la carretera a El Salvador a Adán de Jesús Manchamé Castellanos a bordo de un vehículo con un millón y cuarenta dólares americanos sin declarar. 
El dinero iba oculto en una caleta debajo del asiento del conductor y, según la fiscalía, el detenido, que enfrenta un juicio por el delito de lavado de dinero u otros activos, “no tiene la capacidad económica para respaldar” la procedencia del efectivo.
Según la Ley de Extinción de Dominio, aprobada en 2011, se faculta a las autoridades para confiscar a los delincuentes los bienes adquiridos en actividades ilícitas y a su utilización por parte del Estado. 
Es la Secretaría Nacional de Bienes en Extinción de Dominio (Senabed) la que administra estos bienes, de acuerdo a lo establecido en el decreto número 55-2010 del Congreso, y su objetivo es mirar por su conservación, mantenimiento e inversión, atendiendo a los principios de interés económico, rentabilidad y transparencia

Bienes del narcotráfico

El 11 de junio último, unos cien muebles vinculados a Mario Ponce rodríguez, condenado en Estados Unidos por narcotráfico, fueron entregados a la Senabed para administración. 
Entre los bienes de Ponce destacan tres jacuzzis, un televisor, mesas, sillas, espejos enmarcados con maderas finas, y electrodomésticos. Así como una mesa de billar, un bar de madera y máquinas para hacer ejercicios. 
Los muebles estaban en las lujosas casas de las fincas Triunfo y Esperanza, ubicadas en Izabal. Esos inmuebles ya habían sido trasladados  la Senabed en abril de 2013. 
En 2 de julio de 2015, otras dos propiedades del narcotraficante fueron extinguidas a favor del Estado, la mayoría está ubicada cerca de la frontera con Honduras y eran utilizadas como centros de operaciones.