Hay más asesinatos de sindicalistas y defensores de DDHH

El asesinato de Brenda Marleni Estrada es el último de una larga lista de casos de sindicalistas y defensores de Derechos Humanos asesinados en Guatemala.

El cuerpo de Brenda Estrada quedó en el interior de su vehículo el domingo en la noche. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
El cuerpo de Brenda Estrada quedó en el interior de su vehículo el domingo en la noche. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Estrada era abogada que asesoraba la negociación de pactos colectivos en fincas bananeras, por lo que movimientos sindicales y políticos condenan el asesinato y exigen, para variar, dar con los responsables, porque en la mayoría de casos no se identifican.

Entre 2004 y 2013 fueron asesinados 70 sindicalistas, de acuerdo a un informe de la Red de Defensores de Derechos Laborales de Guatemala, presentado en abril último.

De 2014 y 2015 aún no se tiene un número real, pero se calcula que el total estaría entre 75 y 80, número rojo en el que ya entraría el caso de Estrada, de 42 años.

Lo mismo ocurre con periodistas y activistas. El locutor Mario Salazar y el ambientalista Walter Manfredo Méndez fueron asesinados en marzo último, lo que motivó a un pronunciamiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Todo acto de violencia que queda impune es una invitación abierta a nuevos actos de violencia, y debilita la democracia y el Estado de Derecho. Confiamos en que las investigaciones que realiza el Ministerio Público puedan esclarecer prontamente estos hechos”, comunicó la ONU respecto a los ataques.

Según la Unidad Fiscal de Delitos contra Periodistas, en 2015 hubo 15 agresiones contra comunicadores, y 12 activistas de DDHH fueron asesinados, de acuerdo a la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos.

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos reportó que el año pasado mataron a 13 defensores y se produjeron ocho intentos de asesinato.

El partido Movimiento Político Winaq, informó este lunes que Estrada, asesinada el domingo en la noche, asesoraba junto a su padre, Jorge Estrada, la negociación de pactos colectivos en fincas bananeras a favor de trabajadores sindicalizados en la Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala (Unsitragua) en Izabal.

“Este lamentable hecho nuevamente enluta los sectores sindicales organizados por la defensa de Derechos Laborales y Humanos, intentando intimidar a todo trabajador organizado para desistir de todo derecho laboral”, dice el comunicado de Winaq.

Además, esa agrupación política demanda al Ejecutivo y al presidente Jimmy Morales disponer de “todas las instancias a su alcance” para la pronta captura de los sicarios y actores intelectuales.

A la Organización Internacional del Trabajo (OIT) piden que exprese su repudio y pida el esclarecimiento de este hecho, así como al Ministerio Público y de Gobernación demandan las investigaciones pertinentes.

“Nuestro muestra de condolencias al Jorge Estrada, luchador incluadicable por la defensa y lucha de los Derechos de los trabajadores de Guatemala y del mundo. Animo y fortaleza en estos momentos de dolor y sentimiento”, finaliza el pronunciamiento.

Estrada fue acribillada a balazos mientras conducía un vehículo corinto, en la 3a. avenida y 2a. calle de la zona 1.