Implicado en caso La Línea asiste a boda de familiar

Byron Antonio Izquierdo, quien guarda prisión por estar vinculado a la estructura externa media de la red de defraudación aduanera denominada “La Línea”, sorprendió este sábado a comensales al ser visto en una boda en un restaurante de la zona 11 capitalina, lo cual fue denunciado por usuarios de redes sociales. Según el Sistema Penitenciario, logró un permiso del juez del caso.

Publicado el
Byron Izquierdo fue capturado el pasado 16 de abril, implicado en la red de defraudación denominado La Línea. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Byron Izquierdo fue capturado el pasado 16 de abril, implicado en la red de defraudación denominado La Línea. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Byron Antonio Izquierdo, señalado por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) de pertenecer a la estructura externa media de La Línea, dedicada supuetamente a defraudar al Estado a través de las aduanas del país, asistió este sábado a una recepción familiar, con un permiso especial que habría sido otorgado por el juez del caso, Miguel Ángel Gálvez.

Llamó la atención en un centro comercial de la zona 11 el despliegue policial y un vehículo del Sistema Penitenciario en el parqueo de un restaurante. Izquierdo había salido de prisión por unas horas para asistir a lo que supuestamente se trató de la boda de un familiar cercano.

Según se constató, al salir del lugar el sindicado abordó el mismo vehículo del Sistema Penitenciario en el que llegó, y el cual lo habría llevado de regresó al Centro Preventivo de la zona 18, donde guarda prisión preventiva.

En el caso

En la investigación que presentaron el MP y la CICIG resalta que Byron Antonio Izquierdo participaba en la estructura  externa media de La Línea, junto con ocho personas más, entre ellas Francisco Javier Ortíz, alias Teniente Jeréz y Osama Ezzat Azziz Aranki.

Según se revela en escuchas y otros medios de prueba del MP, el 11 de agosto de 2014, Juan Carlos Monzón, ahora prófugo, sostuvo una reunión con Estuardo González, alias Eco, en donde habría pedido que Izquierdo sustituyera a Azziz Aranki como cabeza de la estructura externa que controlaba La Línea. Dos meses después, Izquierdo habría sido removido de ese puesto para que lo ocupara el Teniente Jeréz.

Según el MP, Izquierdo habría recibido hasta Q12 mil 600 semanales como parte de las ganancias que generaba la estructura ilícita donde también están implicados el ex presidente Otto Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti.