Incautan carga con precursores para eleborar droga

Un cargamento de 320 toneles con precursores para la elaboración de droga sintética fue incautado ayer en la bodega nueve del puerto Santo Tomás de Castilla, Puerto Barrios, Izabal, indicó la División de Análisis e Información Antinarcótica (Daia).

Agentes fiscales recogen evidencias en los toneles que contienen precursores y se  incautaron en el puerto Santo Tomás de Castilla.
Agentes fiscales recogen evidencias en los toneles que contienen precursores y se incautaron en el puerto Santo Tomás de Castilla.

Las sustancias químicas procedían de Shangái, China, y tenían como destino una empresa hondureña.

Según las autoridades antinarcóticas, los 17 mil 600 galones de precursores químicos decomisados están valorados en Q46.7 millones.

La carga

Estas sustancias químicas llegaron a la terminal portuaria en el buque San Antonio, en su viaje 602, en los contenedores FCIU 2597512, TTNU1594712, GLDU 2305695 y TTNU 1684729, con 80 toneles cada uno.

El producto era dirigido a la empresa San Marcos, Ocotepeque Importadora y Exportadora, S.A., situada en la calle principal, frente al Hospital San Marcos, Ocotepeque, Honduras.

La sustancia identificada como monomethylamine tenía como remitente a la empresa Sunway Logistic, LTD RM 3008 News Building Road, Shenzen, China. Se trata de una sustancia prohibida en Guatemala.

Según las investigaciones antinarcóticas, ese tipo de sustancia química es empleada en supuestos laboratorios clandestinos para la fabricación de drogas sintéticas.

Un investigador de la Daia explicó: “El narcotráfico está buscando nuevas estrategias para traer materia prima para la elaboración de este tipo de droga.

“En la actualidad, los interesados en trasegar esos productos aprovechan que en Honduras no existe restricción para la comercialización, almacenaje e importación de estos químicos”, dijo el investigador.

Según la documentación de importación, el producto permanecería en Guatemala durante 17 días y luego sería traslado al sur del país para cargarlo en otro buque que lo llevaría a puerto Cortés, Honduras.

El investigador antinarcóticos refirió que quienes enviaron el cargamento incautado lo etiquetaron con el nombre de poliéster de uso industrial. “Creyeron que no sería revisado”, afirmó. Sin embargo, cada producto químico sospechoso que llega a los puertos del país es inspeccionado de manera minuciosa.