Jueza Reinoso señala venganza de Cicig

La jueza Jisela Reinoso, procesada por enriquecimiento ilícito, señaló este jueves que las imputaciones en su contra son por no querer colaborar con Cicig.

Publicado el
Jisela Reinoso comparece durante el primer día del juicio por enriquecimiento ilícito. (Foto Prensa Libre: Glenda Sánchez)
Jisela Reinoso comparece durante el primer día del juicio por enriquecimiento ilícito. (Foto Prensa Libre: Glenda Sánchez)

En el comienzo del juicio por enriquecimiento ilícito, en el Tribunal Tercero de Sentencia Penal, Jisela Yadel Reinoso Trujillo, quien tiene a su cargo el Juzgado cuarto de Sentencia Penal, hizo ver que es víctima de una persecución, tanto del Ministerio Público como de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

“Mi error no haber accedido a las peticiones de la Cicig en un caso de la fiscal general –Thelma Aldana–”, expresó, después de haber sido imputada por el Ministerio Público (MP).

El ente investigador tiene sospechas de cómo Reinoso compró una casa valorada en más de Q3 millones y varios vehículos.

Durante la audiencia, la jueza explicó que adquirió el inmueble con los ahorros que tenía como jueza de Paz, porque en ese tiempo ella no gastaba al reconocer que “la mantenían”, por lo que su salario “se iba al banco”.

“Yo nunca mentí, compré mi casa con mis ahorros, ahorros de mi salario de jueza de Paz”, aseguró.

Reinoso precisó que dio una primera cuota por la casa de Q25 mil, pero después entregó dos más de Q200 mil cada una.

Conforme sus ahorros se reducían, añadió, aceptó un préstamo “que le ofrecieron” para seguir con el pago de cuotas de la vivienda, préstamo que obtuvo de una de sus mejores amigas.

La jurista declaró que su amiga es propietaria de un autohotel, y que llegaron a tener mucha cercanía después de conocerse en la universidad y hasta fue su madrina de graduación.

Inclusive, Felícita Herenia Romero, amiga y supuesta prestamista de Reinoso, fue llamada como testigo, pero a la hora de declarar, negó que haya otorgado un préstamo a la jueza para comprar una casa.

Reinoso había señalado que el préstamo se concretó mediante recibos firmados por Romero, pero la testigo acepta que solo los firmó pero para hacer ver que se había hecho un crédito, sin realmente concretarlo.