Ley ahuyenta quejas de robo de celulares

En los primeros 84 días de la vigencia de la Ley de Equipos Terminales Móviles, Decreto 8-2013, la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT) reporta un incremento en el bloqueo y extravío de celulares, en comparación con los registros de robo y hurtos en la Base de Datos Negativa (BDN), lo que evidencia una drástica disminución en casos de robo.

Publicado el
Internautas denuncian, a través de redes sociales, gran cantidad de  asaltos en motocicletas. En la mayoría de casos se  roban celulares.
Internautas denuncian, a través de redes sociales, gran cantidad de asaltos en motocicletas. En la mayoría de casos se roban celulares.

En opinión de especialistas, los afectados no culminan las denuncias debido a los costos y pérdida de tiempo que representa hacerlo, y por eso aumentan los expedientes por extravío de terminales.

La SIT registra por extravío y bloqueo 35 mil 947 aparatos, lo equivale en promedio a 12 mil celulares mensuales, mientras que por robo y hurto, 12 mil 724 casos, es decir cuatro mil 241 en promedio por mes.

La BDN contabiliza, entre extravíos, bloqueos, hurtos y robos, 48 mil 671 números consignados, del 9 de octubre, cuando cobró vigencia la ley, al 31 de diciembre del 2013. Eso significa que de cada 10 teléfonos incluidos en la BDN siete fueron extraviados y bloqueados, y tres, robados o hurtados.

La BDTR registró 83 mil 933 casos, de enero al 8 de octubre del 2013.

En diciembre último la BDN registró 12 casos de robo y hurtos, mientras que en octubre fueron seis mil 631 expedientes, y en noviembre, seis mil 81, respectivamente.

La SIT informó que las compañías operadoras no alimentaron la base de robo en ese mes, por lo que se les pidió una revisión.

Interpretación

Según Ricardo Flores, experto en telecomunicaciones, era de esperarse este comportamiento en la línea de robo, y no por la eficacia de la ley, sino por el cambio de procesos de denuncias por parte de los usuarios, que desestimula cerrar la acusación al Ministerio Público (MP).

Con la nueva normativa, explicó, una víctima de robo debe presentarse a una oficina de la compañía operadora, bloquear el IMEI —Identidad Internacional de Equipo Móvil— de su celular para recuperar el número, pero una vez que recobra su serie ya no concluye el proceso en el MP.

El consumidor obtiene su número para sus contactos cuando lo reporta como extraviado en la compañía operadora.

“El usuario tiene que acudir a dos lugares para el mismo trámite, y eso le representa tiempo y costos”, refirió.

El mismo criterio comparte Verónica Godoy, coordinadora de la Instancia de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública, quien subraya que para las víctimas es más sencillo y simple denunciar un extravío que un robo o hurto, por lo que las estadísticas no reflejan la realidad para combatir ese flagelo.

“Los afectados no cierran el círculo ratificando la denuncia ante el MP, pero una vez que obtienen el desembolso del reclamo o de nuevo su número, se desentienden del proceso”, dijo.

Godoy expresó que han escuchado casos en los que los mismos personeros de las empresas operadoras les recomiendan a los usuarios reportarlos como extravío, para obtener de inmediato la reposición.

“Representa tiempo, dinero y permisos en los trabajos para los afectados y hacer de nuevo la gestión en el MP, se mira como algo secundario”, aseguró.

Flores indicó que, pese a la nueva ley, persiste la activación, así como el trasiego de celulares que son robados en Guatemala y se destinan a otros países de Centroamérica.

Para hacer efectiva una política de control afirmó que se debe impulsar una BDN en Centroamérica, en la cual se intercambien las listas y no se activen.

Realidad

Ricardo Sagastume, director del Consejo General de Telecomunicaciones —oficina que representa a las compañías operadoras—, expuso que las estadísticas de la SIT reflejan la realidad de la mayoría de los casos, pues el usuario es más preciso en describir si fue robo o extravío.

Explicó que hay clientes que por cambiar de modelo reportan el aparato como robado, para obtener el reembolso —deducible— de la compañía.

“Los clientes ahora son más responsables y tienen un cambio de actitud en denunciar si el aparato fue robado o extraviado, y a eso se deduce los cambios”, subrayó.

La información de la SIT refleja un orden para transparentar el mercado de telefonía en ese aspecto, manifestó.

Otro elemento que ha incidido en la baja de robo, expuso, es que los motoristas están identificados y por eso hay una menor percepción de ataques contra los automovilistas.

“Estoy convencido de que cuando las víctimas son sujeto de robo lo denuncian y le dan seguimiento. Y como es usual, otros no denuncian por no hacer el trámite y adquieren otro aparato”, dijo.

El directivo indicó que las compañías telefónicas tienen competencia abierta y agresiva para mantener sus clientes y capturar nuevos con ofertas y promociones.

21 MILLONES de terminales móviles están registradas en la SIT.

95% DE CELULARES operan en la modalidad de prepago o tarjeteros.