Ministro de la Defensa acepta que un pandillero se infiltró en el Ejército

El ministro de la Defensa, Williams Mansilla, reconoció la falta de controles en el Ejército para el ingreso de personal, al hablar de la captura de un soldado que supuestamente distribuía armas al Barrio 18, y que podrían haber más pandilleros en las filas castrenses.

El soldado Luis Ángel Sierra Arévalo, pertenece a una pandilla. (Foto Prensa Libre: Policía Nacional Civil)
El soldado Luis Ángel Sierra Arévalo, pertenece a una pandilla. (Foto Prensa Libre: Policía Nacional Civil)

El funcionario habló este lunes después de la reunión del Gabinete General, y aseguró que se trabaja en la implementación de mejores controles.

La semana pasada fue detenido Luis Ángel Sierra Arévalo, de 19 años, soldado de primera que estaba asignado a la Brigada Militar Mariscal Zavala, después de un ataque armado en la zona 3, en el que fueron heridas al menos nueve personas.

De acuerdo a las autoridades, Sierra era un distribuidor de armas de grueso calibre y con fuertes vínculos con líderes de la Pandilla Barrio 18.

“Esto lo aceptamos, es una falta de filtros que tenemos en la captación del personal, eso se está mejorando”, expresó Mansilla.


El Estado Mayor de la Defensa cotiza “equipos modernos” para hacer la filtración de personal, y particularmente en el Mariscal Zavala ya se realizan pruebas “más rigurosas” para evitar que personas del crimen organizado de infiltren en la institución armada, informó el ministro.

“Eso es un hecho real como le puede pasar a cualquier institución, que lleguen individuos no deseados, y eso nos pasó a nosotros, pero estamos haciendo todos los esfuerzos por que no vuelva a ocurrir”, añadió.

Mansilla expuso que se cotiza un sistema que tiene acceso a varios “almacenamientos de datos de gente”, por ejemplo, con antecedentes penales y policíacos o con dados que hayan falsificado.

Si tienen voluntad los aspirantes de hacerlo, también podrán someterse a pruebas de polígrafo, dijo.

Al preguntarles si las pandillas se han infiltrado en el Ejército, el ministro de la Defensa respondió: “De aceptarlo tajantemente no le puedo decir, porque dentro de la captación de más o menos 22 mil o 23 mil hombres, el porcentaje diría yo que hay es mínimo, en asuntos de métodos de captación”, lo que supone un reconocimiento de que sí podrían haber más pandilleros.

En cuanto a Sierra Arévalo, Mansilla resaltó que lo primero que se investigó fue su entorno y los más cercanos, pero aún no se ha encontrado algo suficientemente contundente para presentar una denuncia.

Sierra, como cualquier otro integrante del Ejército que resulte procesado penalmente, solo será dado de baja si recibe una sentencia condenatoria firme.

Nota

  • Esta nota fue modificada el 2 de junio de 2017 por las siguientes razones:

 
A la redacción de Prensa Libre se presentó Raúl Estuardo Pacheco, abogado de Marcos Chub Caal, para aclarar que las fotos publicadas en la nota, “Ministro de la Defensa acepta que un pandillero se infiltró en el Ejército”, el pasado 29 de mayo son de él, mas no corresponden al nombre del aludido en la información, Luis Ángel Sierra Arévalo, detenido  por la Policía Nacional Civil con fusiles y en compañía de tres pandilleros.
 
De acuerdo con los documentos que presentó el abogado, su cliente sí prestó servicio en el Ejército de Guatemala, del 1 de febrero de 2014 al 30 de abril de 2016, pero no está involucrado en el caso que involucra a Luis Ángel Sierra Arévalo, quien según el ministro de la Defensa, Williams Mansilla, es un soldado de alta en la Brigada Militar Mariscal Zavala.
 
Para respaldar la versión de Chub Caal, el abogado presentó en la redacción de Prensa Libre, una certificación de servicio militar firmada por el Teniente Coronel de Infantería, Walter de Jesús Pérez Tomás, el documento certifica que el señor Chub Caal prestó servicio militar en las fechas antes descritas. 
 
Prensa Libre ofrece una disculpa al señor Marcos Chub Caal por el error cometido al incluir en su sitio web  y su edición impresa su fotografía, tomada de redes sociales.