Muerte Luz María López: MP presenta imágenes que muestran los últimos traslados que hizo la víctima en el carro que conducía su esposo Jorge Zea Mejía

Tribunal Segundo de Femicidio retoma juicio por la muerte de la Luz María López y el MP muestra fotografías de la víctima en el vehículo que conducía su esposo, principal sospechoso del crimen.

Publicado el
Jorge Rafael Zea, esposo de Luz María del Rocío López, y principal sospechoso de su crimen. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)
Jorge Rafael Zea, esposo de Luz María del Rocío López, y principal sospechoso de su crimen. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)

Este martes 20 de septiembre se retomó, en el Tribunal Segundo de Femicidio, el juicio contra Jorge Rafael Zea Mejía, principal sospechoso del crimen contra su esposa Luz María del Rocío López Morales, una técnico en investigación criminalística del Ministerio Público, que fue hallada muerta el 22 de enero de 2020.

En la audiencia el Ministerio Público (MP) presentó una serie de imágenes que fueron captadas por cámaras de vigilancia que detallaron los últimos movimientos que realizó la víctima previo a su desaparición el 20 de enero del 2020.

Las cámaras de seguridad de un edificio donde Luz María López Morales realizaba diligencias como parte de su trabajo captaron que ella salió de ese lugar pasadas las 16 horas del 19 de enero de 2020, mientras que su esposo, Jorge Rafael Zea Mejía la esperaba afuera.

En otra imagen que presentó el MP, también se observa que Luz María se sube a un vehículo azul y se menciona que esa fue la última vez que se le vio con vida.

Según la fiscalía, el auto azul al que se hacía referencia era conducido por Jorge Zea, esposo de la víctima, quien enfrenta juicio por femicidio.

El martes 13 de septiembre de 2022, en una audiencia del juicio, el MP solo presentó una imagen en donde el sospechoso viajaba en el vehículo el 20 de enero de 2020 a las  7 horas con 59 minutos.

Ese día la audiencia se suspendió debido a la imposibilidad de reproducir el material en la sala y por eso se trasladó la diligencia para este 20 de septiembre.

El caso

Luz María López Morales era técnica de investigaciones criminalísticas designada a la Fiscalía de Niñez y Adolescencia del MP y como parte de su trabajo, López Morales tenía relación con la Dirección de Investigaciones Criminalísticas (Dicri) y el Modelo de Atención Integral para la Niñez y Adolescencia (Maina).

El 20 de enero de 2020, familiares de la mujer activaron una alerta Isabel-Claudina, con número 2021-104, en la que se mencionaba que la joven de 25 años había desaparecido ese día en la avenida Simeón Cañas, en la zona 2 de la capital.

Dos días después, los restos de la joven fueron localizados en un tragante e la zona 2 de la capital, a tan solo unas cuadras de donde ella laboraba.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses determinó que la mujer había muerto por asfixia por estrangulamiento.

El 23 de enero de ese año, la Policía Nacional Civil (PNC) detuvo a Jorge Rafael Zea Mejía, en la 15 avenida de la zona 1 capitalina por el delito de femicidio, pues era el principal sospechoso de la muerte de la investigadora del MP.

El 24 de enero, el Juzgado Femicidio de Turno, ligó a proceso a Zea por el delito de femicidio y dio un plazo de tres meses para que la fiscalía concluyera con la investigación.

Enviado a juicio

Jorge Rafael Zea Mejía fue enviado a juicio el  viernes 17 de diciembre de 2021 por el femicidio contra Luz María López Morales.

El cuerpo fue quemado

El martes 26 de julio de 2022 inició el juicio contra Zea Mejía y durante la acusación del MP se mencionó que la víctima murió asfixiada y luego su cuerpo fue quemado, envuelto en nailon y finalmente depositado en el tragante de la zona 2 donde fue localizada.

La Fiscalía de Femicidio del MP, a través del fiscal Marlon Ordóñez, describió que Zea, luego de haberle dado muerte a la mujer por asfixia por estrangulamiento, el señalado con la intención de evadir “su responsabilidad frente al femicidio de su esposa, ubica el cadáver en el patio delantero en esa residencia”.

Agregó que: “con el objeto de desaparecer el cadáver, que es nuestro indicio principal en este caso, vierte gasolina con acelerante sobre el mismo, enciende en fuego; sin embargo, ante esa situación apabullante que se observaba del humo, puesto que se logró establecer con peritajes físicos, químicos que el humo sube hasta la parte superior de malla que delimitaba el patio delantero”.

Luego el fiscal indicó que el sospechoso apagó el fuego ante vecinos que se encontraban enfrente, posteriormente envolvió en el nailon de una cama el cadáver semi carbonizado y luego introdujo el mismo en un vehículo, en la parte trasera.